Atrás

APUNTE SOBRE EL LIBRO

 

Comenta Borges que de los numerosos instrumentos del hombre, el más asombroso, maravilloso, es, sin duda, el libro. Mientras que los demás se pueden considerar como extensiones de su cuerpo, el libro es una extensión de la memoria y la imaginación[1].

Ese ‘libro’, el de hojas y páginas, el actual que conocemos, no surgió con la invención de la imprenta[2]. En realidad emerge en Europa entre los siglos II y IV con la invención del codex -códice-, al sustituir el ‘rollo o volumen’ por esta nueva forma de organización y presentación[3]. Innovación que permitió nuevas prácticas en la lectura: hojear el libro, localizar fácilmente un pasaje, utilizar un índice, escribir leyendo[4]. Este nuevo formato es el que asumió la imprenta. La nueva invención, la prensa de impresión y los caracteres móviles, la de Gutemberg, surge a mediados del siglo XV (1450). Como efecto no inmediato de ésta, más textos fueron puestos en circulación y cada lector podía encontrar un número mayor de ellos. Sin embargo, valga decir, con la imprenta, por lo menos en sus primeros cuatro siglos de presencia, la comunicación y la publicación manuscrita no desapareció del todo[5].

En el pasado siglo XX asomó una nueva innovación con el desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), la aparición del computador y las zonas wifi. La textualidad electrónica, con su nuevo soporte, impacta en nuestros días sobre la escritura y la lectura. Novedosa técnica y modalidad de inscripción, de difusión y de apropiación de los textos. En la pantalla se conjugan escritos, imágenes, sonidos, gráficos, tablas, en dos y tres dimensiones, los textos se enlazan con otros textos mediante conexiones lógicas: el hipertexto. ¿Estaremos siendo testigos con esta textualidad electrónica o digital ante la presencia del portentoso libro de arena descrito por Borges en su estupendo cuento?

Por: Luis Alberto Tarazona 

[1] Borges, Jorge Luis. El libro. Obras completas. Ed. Emecé, buenos Aires, 2008.

[2] Chartier, Roger. El libro y sus poderes. Ed. UdeA, 2009.

[3] El Códex, según la RAE, es un ‘libro manuscrito’ anterior a la invención de la imprenta. Se compone de hojas y paginas cosidas y encuadernadas. Regularmente, se puede escribir en ambos lados de cada hoja (paginas), pudiendo ser enumeradas (Wikipedia).

[4] Chartier, Roger. Obra citada.

[5] Ibid

Siguiente
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.