Blogs Blogs

Wanna Cry: vulnerables por negligencia

Nuevamente el mundo fue testigo de un ataque informático de proporciones globales. Esta vez, por medio de un malware llamado Wanna Cry (quiero llorar). Este tipo de virus se instala en los equipos y literalmente “secuestra” la información de los usuarios pidiendo una suma de dinero que debe ser pagada en bit coins, una moneda virtual que se usa en algunos medios en Internet). Es decir, es un secuestro extorsivo.

Lo peor de todo esto es que Microsoft, empresa que desarrolla los sistemas operativos Windows, que son los que se han vulnerado con este ciberataque, ya había puesto a disposición de sus usuarios un parche que sirve para contrarrestar las fallas de Windows que permiten la ejecución de Wanna Cry. Sin embargo, vemos los resultados de no haber atendido este requerimiento por parte de los administradores de sistemas y las consecuencias han sido catastróficas. Esto demuestra que la tragedia informática que se ha presentado, se ha causado más que todo por negligencia de los administradores de sistemas que por cualquier otra cosa.

El tema de la seguridad informática es crítico y no es un lujo. Mantener seguros los sistemas de información es una real necesidad. Y cuando hablo de mantener seguros los sistemas de información, no hago referencia únicamente a la confidencialidad de la información, pues este es únicamente uno de los pilares de la seguridad informática. Lastimosamente los encargados de la seguridad ponen tanta atención al tema de la confidencialidad que olvidan los otros dos pilares: la integridad y la disponibilidad.

Curiosamente, los últimos grandes ataque informáticos que han sido noticia mundial no han vulnerado la confidencialidad de la información. Recordemos a finales del año pasado el ataque hacia una serie de servidores DNS que mantuvo caídos por un periodo de tiempo los servicios de Whatsapp, Facebook, Netflix, entre otros. En el caso de Wanna Cry, tampoco fue vulnerada la confidencialidad, puesto que nadie ha tenido acceso indebido a la información de los sistemas víctimas del ataque.

En estos dos casos, la vulnerabilidad ha sido hacia la disponibilidad. Los usuarios de los equipos afectados con Wanna Cry no han podido acceder a sus datos y para hacerlo, deben pagar una recompensa, pero nadie ha logrado acceder indebidamente a su información (confidencialidad) ni han dañado o producido cambios a sus datos (integridad).

El mundo de la informática tiene un gran reto en los temas de seguridad. No solo en desarrollo de soluciones que protejan los sistemas, sino también en fortalecer la cultura de la seguridad informática como una práctica común. De nada sirve desarrollar soluciones si no las ponemos en práctica y dejamos nuestros sistemas a la intemperie para que cualquier ataque nos afecte nuestros datos.

En Colombia por ejemplo, el propio Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones informó que fue atacado por este malware. Sin embargo, expresó que ninguno de estos ataques fue efectivo. Esta es una muestra que si se tienen las cosas bien organizadas en los sistemas de información, no se tiene por qué sufrir con este tipo de situaciones.

Es inadmisible que hospitales y otras entidades a nivel mundial no hayan instalado a tiempo el parche ofrecido por Microsoft. Es increíble que un malware que ya tiene solución haya hecho tanto daño alrededor de todo el mundo. ¿Qué ocurrirá entonces cuando se inventen un ataque realmente nuevo?

Uber: la solución no es bloquear

Ya estamos acostumbrados a que cada cierto tiempo vuelve a ser vigente la polémica por el servicio prestado por Uber, la plataforma tecnológica que permite el uso compartido de vehículos para desplazarse de un lugar a otro.

Muchas personas a favor del servicio, otras en contra. Que si es legal, que si es ilegal. Que si la empresa y la aplicación es legal, pero que el servicio que se presta no lo es. Son muchas preguntas con muchas posiciones en las que, como en todo, no hay un acuerdo global. Ni siquiera el mismo gobierno se pone de acuerdo entre sus diferentes actores, puesto que mientras que el Ministerio de Transporte insiste que Uber no debe seguir prestando su servicio, el Ministerio de las TIC se mantiene en que la aplicación es totalmente legal.

Incluso, hace un par de semanas, el Ministerio de las TIC respondió a una solicitud del Ministerio de Transporte que pedía bloquear la aplicación dentro del territorio colombiano. La respuesta fue muy clara, contundente y regida de acuerdo a las leyes colombianas y principios internacionales.

El principio de Neutralidad de Internet, contemplado en el artículo 56 de la Ley 1450 de 2011, expresa que el Estado debe garantizar a los ciudadanos el acceso y uso a cualquier contenido o aplicación que se brinde a través de la red. El único contenido que es posible bloquear es el de sitios y aplicaciones que promuevan la pornografía infantil, de acuerdo a la Ley 679 de 2001.

Estas leyes deben ser tenidas en cuenta a cabalidad por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, ante el cual fue interpuesta la demanda por parte del Ministerio de Transporte y que esta semana debe pronunciarse sobre el fallo que haya determinado.

Lo curioso es que la voz de los usuarios del servicio, sigue defendiendo a la plataforma, incluso cuando se han armado polémicas por los excesivos cobros de las famosas tarifas dinámicas, que surgen para motivar a que más conductores se conecten a la aplicación cuando la demanda del servicio crece. Al parecer, la mayoría de los usuarios insiste en que el servicio tradicional de taxi debe tener muchas mejoras y que no satisfacen las necesidades de buen servicio.

Respecto a ese tema en particular, yo personalmente pienso que el servicio tradicional de taxi y el servicio que prestan plataformas como Uber o Cabify, no son competencia tan directa y que pueden convivir perfectamente en el mercado.

Esperemos la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, y esperemos también que sea un fallo determinado en derecho y teniendo en cuenta las leyes que son muy claras. Esperemos que el Ministerio de Transporte, más que preocuparse por eliminar cualquier aproximación de competencia para los servicios tradicionales, se preocupe por garantizar que esos servicios tradicionales tengan la calidad que requiere el usuario.

La tecnología es global. La educación también.

Las tecnologías de información y comunicaciones han generado lo que conocemos como la tercera globalización. Esa que ha colocado en el contexto global no solo a los países y a las empresas, sino incluso a las mismas personas. La tecnología ha convertido al mundo en un lugar donde estar conectado implica tener acceso a la información global, que al ser bien aprovechado, puede convertirse en conocimiento, o incluso en sabiduría.

Sin embargo, muchas veces no solo es suficiente la información para adquirir este conocimiento y esta sabiduría. El vivir experiencias es una de los pilares fundamentales para contrastar conocimientos, generar nuevas ideas y lograr una visión cosmopolita de lo que se puede aprender.

Es así como las experiencias internacionales se convierten en un eslabón de gran importancia en el proceso educativo de los estudiantes.

Actualmente está abierta la convocatoria del programa Semillas del Futuro del Ministerio de las TIC en alianza con Huawei para estudiantes de carreras TIC (Ing. Electrónica, Ing. de Sistemas, y afines). Se trata de un intercambio cultural y tecnológico que viven los estudiantes en China durante 20 días. En él, los estudiantes aprenden un poco de mandarín, de escritura china, visitan lugares emblemáticos de este país y aprenden muchísimo de la tecnología de los equipos Huawei, gracias a las visitas y experiencias a las distintas plantas corporativas.

En la presentación de la convocatoria a los estudiantes de la Universidad del Norte, pudimos contar, a través de videoconferencia, con la presencia de José Rodríguez, estudiante de Ing. Electrónica que fue beneficiario de este programa el año pasado. Jose nos contó su experiencia. Vale la pena mencionar que actualmente se encuentra hoy en día en Alemania en un intercambio académico a través del programa de Jóvenes Ingenieros del gobierno alemán.

En su relato, hizo mención a todo lo aprendido en las plantas de Huawei. El haber podido comprobar con sus propios ojos cómo funciona todo lo que estudió con el tablero y con laboratorios de pruebas en sus clases y que ahora lo estaba viviendo con equipos reales. Todo lo que significó esto para su aprendizaje profesional.

Pero llamó la atención la particular pasión con la que habló de otro tipo de experiencias. Las visitas a los lugares emblemáticos, el disfrute de la gastronomía, el aprendizaje del idioma y el intercambio de culturas. Pero no hablaba como un simple turista que fue a conocer cosas nuevas. Su historia era la de alguien que creció como persona y profesional gracias a estos momentos vividos.

Los procesos de internacionalización son de gran importancia. Pero no solamente por los aprendizajes académicos que se puedan adquirir gracias al intercambio de conocimientos, sino más que todo por las experiencias y los intercambios culturales que fortalecen la formación integral del estudiante haciéndolo una mejor persona, para así lograr ser un mejor profesional.

Sigamos con Ser Pilo Paga

Desde el año 2015 se viene implementando una política pública de educación superior que el gobierno llamó Ser Pilo Paga. En estos tres años se han beneficiado un poco más de 30.000 estudiantes en todo el territorio nacional gracias a una inversión de más de $700.000 millones que les garantiza la matrícula durante todos los semestres de su carrera, más una pequeña cuota de sostenimiento. Estas cifras muestran que no será muy difícil llegar en 2018 a la meta propuesta de 40.000 beneficiados por dicho programa.

Esta semana, se anunció desde el Congreso de la República un debate acerca de la conveniencia de Ser Pilo Paga para el fortalecimiento educativo del país.

¿Alguien puede dudar que darle educación de alta calidad a estudiantes que tenían muy pocas opciones de acceder a ella no es conveniente para nuestro fortalecimiento educativo?

El gran éxito de Ser Pilo Paga se resume en lo siguiente: le da la posibilidad de estudiar en la universidad que quiera y la carrera que quiera, al estudiante con excelentes resultados que no tiene los recursos para hacerlo.

Algunos alegan que el programa debilita a las universidades públicas y lleva todo el dinero a las universidades privadas. Proponen que esta inversión debe llevarse hacia fortalecer la educación pública. A pesar de ser un argumento muy respetable, hay dos puntos que deben tenerse en cuenta respecto a eso.

El primero es que las inversiones que Ser Pilo Paga financia las matriculas en las universidades acreditadas en alta calidad por el Ministerio de Educación Nacional. Lastimosamente, a pesar de parecer ilógico, no todas las universidades públicas del país están acreditadas en alta calidad, por diferentes motivos. Algunas por casos de corrupción interna, otras por falta de gestión administrativa, entre otras razones más. 

Se podría pensar que entonces que el gobierno debería intervenir a las instituciones que presenten este tipo de casos, pero por temas de autonomía universitaria, no puede el gobierno inmiscuirse en estos asuntos. Por tal motivo, el mensaje es claro: si quieren obtener recursos por matrículas de Ser Pilo Paga, póngase las pilas y acredítese. Por fortuna, algunas instituciones con nuevas administraciones han venido tomando en serio los procesos de acreditación estando ya a punto de obtener este reconocimiento.

Otra realidad es que todas las universidades públicas no tienen toda la oferta educativa que le puede interesar a todos los estudiantes. Supongamos un estudiante del Atlántico que quiera estudiar Ing. Electrónica o Ing. de Sistemas. La institución pública en la que le correspondería estudiar es la Universidad del Atlántico. Supongamos que la UA ya obtiene su acreditación de alta calidad (que ya está pronto a obtener), igual no ofrece ninguna de estas dos carreras. Le tocaría al estudiante entonces resignarse a cursar una carrera distinta. ¿Es justo que le suceda esto a un estudiante que ha demostrado tener un alto potencial académico?

Ser Pilo Paga no es un programa perfecto, como no lo es ninguno. Probablemente habrá que ajustar algunas cosas, pero lo que es cierto y claro es que sí aporta al fortalecimiento educativo del país. El debate jamás se debe concentrar en la continuidad o no de Ser Pilo Paga. Si se va a hacer algún debate, que se haga para ver cómo se fortalece el programa y cómo se ajusta para generar una mayor equidad entre todos los estudiantes.

Ciencia y Tecnología: presupuesto en contravía

En las últimas dos semanas se han conocido dos noticias bastantes contradictorias una y la otra respecto al manejo de la ciencia y la tecnología en el país. En primer lugar, la comunidad científica celebró el nombramiento de César Ocampo como nuevo director de Colciencias. Una persona con un gran recorrido dentro de la ciencia que incluso ha trabajado con la NASA. Pero por otro lado, el gobierno central anunció el recorte de los saldos del Sistema General de Regalías de Ciencia, Tecnología e Innovación de los años 2015 y 2016, para asignarlos a la construcción de vías terciarias en el país.

¿Qué son las regalías de Ciencia y Tecnología?

Desde el año 2012, se definió por mandato constitucional que el 10% de los recursos que el Estado colombiano recibe por la explotación de los recursos naturales no renovables deben ser invertidos en Ciencia y Tecnología. En este sistema, a diferencia de los recursos que tradicionalmente ha administrado Colciencias (y que fueron recortados considerablemente desde la creación de este fondo), todo el proceso de evaluación de proyectos, selección de ejecutores e interventoría, no es responsabilidad exclusiva de esta entidad. Ahora las decisiones son acordadas entre los gobiernos territoriales, las universidades y el gobierno nacional.

Este proceso se ha traducido en una gran dificultad para sacar adelante proyectos a través de este fondo, no porque no hayan buenos proyectos de ciencia y tecnología que generen desarrollo en las regiones, sino por procedimientos administrativos. Pocos departamentos han podido aprovechar correctamente estos recursos, traduciéndose esto en que muchas veces algún porcentaje del dinero destinado se acumula para el año siguiente y así sucesivamente.

Resulta que ahora, al gobierno central se le ha ocurrido que, como supuestamente no hay buenos proyectos de ciencia y tecnología para aprovechar estos recursos de regalías, los saldos que quedaron de los años 2015 y 2016 se van a reasignar hacia inversiones en vías terciarias. Esto significa que, en casos como el Atlántico que ha sido juicioso, el recorte representaría un 20%, pero en otros casos alcanzaría hasta incluso un 90%.

¿Estamos realmente pensando en el desarrollo del país a largo plazo?

Sí. Son necesarias las vías terciarias, como son necesarias inversiones en infraestructura de educación, salud, y muchas áreas más. Pero también es necesaria la inversión en ciencia y tecnología. Colombia invierte menos del 0.2% del PIB en investigación y desarrollo,  frente al 1.6% que invierten en promedio los países desarrollados. Incluso, estamos muy por debajo del % del promedio mundial e incluso del 0.8% del promedio de Latinoamérica. Cuando analizamos estos datos, es posible que nos preguntemos: ¿son países desarrollados porque invierten en ciencia y tecnología o invierten en ciencia y tecnología porque son países desarrollados? Sin tener clara hacia dónde está la causalidad, lo cierto es que hay una directa relación entre las dos variables.

La solución para un aprovechamiento efectivo de los recursos de regalías de Ciencia y Tecnología no debe ser jamás el recorte de este rubro para asignar los recursos a otra destinación. La solución es replantear el proceso para asignar y ejecutar estos recursos para así generar desarrollo social y económico a través de la ciencia, tecnología e innovación.

Hay que fortalecer los Datos Abiertos

Llegó el cierre del año y, al ser primer año de gobiernos locales y departamentales, los medios de comunicación, analistas y ciudadanos en general empiezan a evaluar las gestiones de los distintos mandatarios. Por su puesto, hoy en día la veeduría ciudadana es más activa gracias al poder del Internet y en especial las redes sociales, pero tenemos las herramientas para lograr una interacción y una comunicación más efectiva.

 

En la actualidad los gobernantes tienen un canal de comunicación muy directo con la ciudadanía. Las redes sociales permiten que los mandatarios nos mantengan informados, no solamente de sus opiniones frente a distintas situaciones, sino también las obras que planean hacer, los logros obtenidos y las metas alcanzadas. Todo esto convierten a Facebook, Twitter e Instagram en una especie de rendición de cuentas permanente.

 

Sin embargo, la fuente más objetiva para evaluar la gestión de un gobernante es su plan de desarrollo y la forma más eficiente de medir el cumplimiento es comparando los indicadores y metas propuestas con los logros alcanzados. Incluso, con la información organizada hasta tal punto de poder hacer fácilmente gráficos, tablas y demás herramientas comparativas. Esto hace que las redes sociales, si bien son un canal de comunicación masivo e inmediato, no sea el más indicado para evaluar el cumplimiento de un mandatario.

 

La solución entonces es la implementación de herramientas de Datos Abiertos, que consiste en que determinado tipo de datos esté disponible en forma libre para cualquier persona. ¿Qué más datos que la información del cumplimiento de las metas de los planes de desarrollo para encontrarse de manera libre en Internet?

 

Ya es necesario que los ciudadanos tengamos a la mano este tipo de datos para poder forjar un criterio respecto a la gestión de quienes lideran el desarrollo de nuestras ciudades, regiones y país. Que tengamos una aplicación móvil en la que podamos revisar en tiempo real el grado de avance de cada una de las metas de los planes de desarrollo. Que no tengamos que esperar a una rendición de cuentas cada año para poder estar enterados de si se nos está cumpliendo con los logros ofrecidos al inicio de los gobiernos.

 

En Colombia se ha creado un portal de Datos Abiertos y se están apoyando emprendimientos relacionados con ofrecer a los usuarios la facilidad de obtener información pública a un solo clic. En el portal www.datos.gov.co, del Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones se encuentran cerca de 4.000 datos publicados de casi 1.000 entidades públicas de todo el país. Además, hay más de 400 visualizaciones comparativas realizadas a partir de estos datos.

 

Es necesario que haya un compromiso decidido por parte de todas las entidades públicas, ya sean entes territoriales, corporaciones públicas, institutos descentralizados, entre otros, para alimentar constantemente la información de los avances de las distintas metas de sus planes de desarrollo para que así sea posible el desarrollo de distintas aplicaciones para que el ciudadano tenga a la mano esta información y así poder evaluar sus gestiones en base a resultados objetivos.

Colombia: escalando en el cierre de brechas digitales

En el artículo anterior, El acceso a las TIC como medida de progreso social, expliqué la pertinencia de medir el acceso a servicios de información y comunicaciones para aportar a una medida integral de desarrollo social como el IPS (Índice de Progreso Social). De hecho, analizando el ranking del IPS y comparando el puntaje global de cada país con el obtenido en el componente de acceso a la información y las comunicaciones, se tiene entre estas dos variables una correlación positiva alta, lo cual deja ver que el progreso social sí está relacionado directamente con el acceso a este tipo de servicios.

 

Recapitulando, el componente de acceso a la información y a las comunicaciones consta de tres indicadores: penetración de Internet, entendiéndose como el número de suscripciones de Internet fijo por cada 1000 habitantes; usuarios de telefonía móvil, midiendo el porcentaje de hogares en los que por lo menos un miembro cuenta con un teléfono celular; y uso de PC en los hogares, siendo el porcentaje de hogares en los que por lo menos hay un computador de uso familiar.

 

rEn el ranking del IPS, Colombia ocupó el puesto 48 de 133 países medidos, puesto que baja al 63 si tenemos en cuenta solo el componente de acceso a la información y las comunicaciones. Esto no parece ser un buen resultado. Sin embargo, teniendo en cuenta que, si bien el acceso a las TIC es una gran herramienta para disminuir brechas sociales y así generar desarrollo social y económico, esto hace parte de un círculo virtuoso en el que el despliegue de infraestructura necesaria para brindar este acceso también depende en gran medida del desarrollo económico.

 

Vale la pena resaltar que en Latinoamérica Colombia ocupa el puesto 7 en este componente, superando, por ejemplo, a México que históricamente ha tenido mayor despliegue de tecnología. Cabe anotar también que las velocidades promedio de acceso a la red han mejorado en el país, siendo actualmente superadas en Lationamérica solo por Uruguay, Perú y Chile.

 

Además, analizando los datos oficiales de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), se observa que Colombia viene creciendo rápidamente en las variables medidas por el IPS en este aspecto, superando el promedio de los países en vía de desarrollo e incluso el promedio global. Esto en las tres variables relacionadas en el IPS e incluso en porcentaje de habitantes que tienen acceso a Internet, que es la real medida del acceso a servicios informáticos, en la que Colombia ya alcanza más de un 55%, teniendo en cuenta los usuarios que acceden a través de centros comunitarios y no están cubiertos por la medida del IPS, que solo mide las suscripciones residenciales.

 

Colombia viene ejecutando importantes esfuerzos en materia de acceso a servicios TIC desde hace varios años. Estos esfuerzos ya van dando algunos resultados que se reflejan en la disminución de brechas digitales y el posicionamiento en los rankings regionales. El reto ahora es empezar a lograr posiciones aceptables a nivel global.

El acceso a las TIC como medida de progreso social

Ayer fue la presentación del Índice de Progreso Social Colombia 2016, trabajo realizado gracias a la alianza de entidades tales como la Red de Ciudades Cómo Vamos, Universidad del Norte, entre otras. El IPS es una medida de desarrollo creada en 2013 en la Universidad de Harvard y, a diferencia del PIB, no solo contempla el aspecto económico sino también otras variables sociales que, aunque algunas se relacionan directamente con la economía, no lo hacen todas y sí son parte de la satisfacción y calidad de vida de las personas.

 

Dentro del IPS, se analizan 12 componentes clasificados en 3 dimensiones: Necesidades Básicas Humanas, Bienestar Fundamental y Oportunidades de Progreso. Uno de los componentes que incluye el Bienestar Fundamental es el Acceso a la Información y las Comunicaciones.

 

Alguien podría decir que el acceso a la información y las comunicaciones no es realmente un aspecto de bienestar fundamental, sino un lujo que nos podemos dar. Sin embargo, hay teorías y realidades que justifican la aparición de este componente dentro del IPS, confirmando así la relevancia que tienen las TIC en el desarrollo económico y social de las comunidades.

 

A mediados de los 90, las TIC tuvieron un crecimiento que les permitió ganar una gran importancia en el contexto de desarrollo social y económico, hasta el punto que en 1998, la Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo publicó un informe en el que analizaba la relación entre las TIC, el desarrollo social y económico y la posible creación de sociedades de conocimiento innovadoras.

 

El impacto social que ha tenido la conectividad llegó al punto que en octubre de 2005 se celebró por primera vez el Día del Internet en España, lo que hizo que en noviembre del mismo año la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información iniciara gestiones en la Asamblea General de Naciones Unidas para que se decretara el 17 de mayo, anterior día de las Telecomunicaciones, como el Día Mundial de la Sociedad de la Información, con el fin de dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y sus ciudadanos.

 

El IPS contempla el Acceso a la Información y las Comunicaciones como un componente en la dimensión de Bienestar Fundamental, midiéndose a través de tres indicadores: penetración de Internet, entendiéndose como el número de suscripciones de Internet fijo por cada 1000 habitantes; usuarios de telefonía móvil, midiendo el porcentaje de hogares en los que por lo menos un miembro cuenta con un teléfono celular; y uso de PC en los hogares, siendo el porcentaje de hogares en los que por lo menos hay un computador de uso familiar.

 

Aunque los indicadores que miden el acceso a la información y las comunicaciones para el IPS pueden ser debatidos, sea porque solo consideren lo más básico del acceso a las TIC, o sea porque no muestran una relación directa de la conectividad con el número de personas de la comunidad, es un avance importante que ya este tipo de índices de desarrollo incluyan el acceso a las TIC como uno de los factores que influyen en el desarrollo de una sociedad.

Reforma tributaria para las TIC

La economía en el país ha sufrido muchos cambios. Los mercados internacionales han tenido nuevas dinámicas y el petróleo, uno de los principales actores de los ingresos de la nación, ha sufrido unas caídas en sus precios que han impactado negativamente al presupuesto estatal. Por tal motivo, el gobierno central ha propuesto una reforma tributaria que se encuentra actualmente radicada en el Congreso de la República.

 

Esta reforma tributaria plantea grandes cambios en la manera de tributar sobre distintos productos y servicios. Algunos expertos plantean que es conveniente, otros que no tanto. Con seguridad, la inclusión de nuevos impuestos siempre es visto como algo negativo para el contribuyente que es el que finalmente ve afectadas sus finanzas. Pero más allá de todo eso, el interés de este artículo es analizar el impacto que trae esta reforma para la prestación de servicios y la comercialización de productos de tecnología de información y comunicaciones.

 

Uno de los nuevos impuestos más sonados ha sido el de los computadores y teléfonos celulares. En el caso de los computadores, por ejemplo, hoy en día se encuentran exentos del IVA todos los que no superen los $2.300.000 aproximadamente, precio que puede tener un equipo con buenas especificaciones y sin necesidad de ser lujoso. Con la nueva reforma, todos los computadores que cuesten $1.000.000 en adelante pagarán el 19% del IVA. Es decir, solo los computadores totalmente básicos quedarán exentos del IVA, incrementando en un 19% el valor de la gran mayoría de los computadores del mercado.

 

En el caso de los teléfonos celulares, aquellos cuyo valor supere los $650.000 tendrán un incremento en el IVA del 16% al 19%. Los teléfonos móviles con valor inferior a este, quedarán exentos de IVA. Esto significa que solo un reducido número de celulares quedaría sin el incremento, y por lo menos todos los de las marcas más reconocidas y preferidas por los usuarios, como los iphone, y Samsung Galaxy, tendrán un aumento en su precio final.

 

Uno de los puntos más polémicos es el artículo 178, que habla del impuesto a servicios electrónicos prestados desde el exterior. Esto significa que servicios como Netflix, Spotify, Amazon, e incluso hasta Uber estarían siendo gravados con el IVA del 19%. En algunos de estos casos, pienso que incluso es hasta necesario por dos razones. La primera es que mantiene una equidad frente a servicios ofrecidos dentro del país a los cuales la metodología de estas aplicaciones les aventaja en costos (aunque realmente esto haría parte de las ventajas competitivas de cada quien dentro del libre mercado) y la segunda es que sería una forma de que muchas empresas que obtienen sus utilidades para el extranjero sin producir tributos ni empleos en Colombia le retribuyan algo al país.

 

Sin embargo, la pregunta es, si Uber supuestamente presta un servicio ilegal como lo ha manifestado el Ministerio de Transporte, ¿cómo el Ministerio de Hacienda le va a colocar un impuesto? ¿Será que se viene el anuncio de que Uber ya estará regulado en Colombia?

 

Otro gran interrogante que queda es que si el Ministerio de las TIC está promoviendo los nuevos negocios basados en la economía digital, ¿cómo se promueve un sector de la economía gravando o incrementando impuestos a los insumos básicos de este sector de la economía?

 

Es necesario que el gobierno nacional se ponga de acuerdo internamente en cuanto a si desea masificar el uso del internet y los medios digitales como bien se ha esforzado el Ministerio TIC en hacerlo, o si gravará con más impuestos los dispositivos básicos de acceso a estas tecnologías.

Pilas con los ciberataques

La semana pasada el mundo fue testigo del ataque informático de mayor impacto en los últimos años. Se trató de un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS por sus siglas en inglés) contra los servidores de Dyn, una empresa que ofrece el servicio de gestor de tráfico y servidores DNS, afectando el acceso a concurridos sitos como Twitter, Spotify, The New York Times, entre otros.
 

Se ha hablado mucho sobre las causas y los posibles autores intelectuales de este hecho. Incluso, se ha puesto sobre la baraja la posibilidad de un ataque orquestado por el gobierno ruso contra los Estados Unidos, creciendo así la tensión en una nueva guerra fría. Pero más que los motivos económicos, políticos o de cualquier índole que hayan podido generar esta situación, me parece importante comprender algunos conceptos para reflexionar sobre lo que sucedió y las posibles afectaciones que podamos sufrir en un futuro a corto, mediano o largo plazo.


En el ámbito de la seguridad informática, se habla de tres pilares: la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de la información. La confidencialidad refiriéndose a que la información solo esté disponible para los usuarios que se haya estipulado que puedan acceder a ella; la integridad como la capacidad de la información de permanecer correcta y completa, y la disponibilidad como la posibilidad de acceder a la información cuando se requiera hacerlo. En este caso, los ataques fueron dirigidos a esta tercera característica.


¿De qué trata un ataque de denegación de servicio distribuido - DDoS?


Son actos vandálicos informáticos que consisten en sabotear un dispositivo conectado a la red enviándole una serie de información basura de manera muy seguida haciendo que el equipo víctima se dedique a procesar cada uno de los paquetes recibidos, lo que hace que se vuelva demasiado lento o incluso pierda la conexión. Estos ataques eran muy comunes hace más de una década, haciendo que los ingenieros de seguridad informática prepararan sus servidores haciéndolos robustos frente a estas situaciones.


¿Cómo pudieron entonces vulnerar un servidor tan importante hoy en día?


Anteriormente, quienes desarrollaban los ataques DDoS preparaban un código malware en unos cuantos computadores generando la serie de paquetes basura para dirigir al servidor víctima. Como mencionamos anteriormente, hoy en día esta serie de paquetes no tiene la capacidad para suspender la operación de un servidor por los sistemas robustos que se han implementado. Sin embargo, el Internet de las Cosas (IoT) abrió una puerta muy peligrosa. Los responsables del ataque ingresaron a una gran cantidad de cámaras Web que tenían un pobre sistema de confidencialidad (los usuarios habían dejado el mismo usuario y contraseña que viene de fábrica), instalaron los códigos malware en estos dispositivos y los usaron para atacar a los servidores de Dyn desde ellos.


¿Cuál es la gravedad de atacar a Dyn?


Dyn es un proveedor de servicios DNS. Esto significa que es un “traductor” de las direcciones que los humanos conocemos a las direcciones IP, que son las que comprenden las máquinas. Es decir, cuando un usuario digita en su computador www.google.com, lo primero que hace el dispositivo es averiguar la dirección IP de Google en un servidor DNS que le da como respuesta la dirección 209.85.195.104 y así el dispositivo puede conectarse con el sitio Web requerido por el usuario. Al caer el servidor DNS, los dispositivos no pudieron traducir del “lenguaje humano” al “lenguaje computador” y les fue imposible conectarse a cualquier sitio.


Este episodio nos debe dejar la reflexión acerca de la importancia de trabajarle al tema de la seguridad informática, más aún si el mundo está entrando a la era del Internet de las Cosas, en la cual muchos procesos se desarrollan de manera autónoma con dispositivos que toman decisiones basados en la información que intercambian y analizan a través de Internet. Precisamente, el Internet de las Cosas fue el que abrió la puerta a este gran ataque.


Imaginemos si el ataque hubiera sido contra los servidores o dispositivos de alguna de las siguientes situaciones:


¿Qué hubiera pasado si el ataque hubiera sido contra una torre de control de un aeropuerto que trabaje de manera automática con información analizada a través de IoT?


¿Qué hubiera sido de los pacientes de una UCI que reciben su medicación y oxigenación a través de máquinas automáticas basadas en IoT?


¿Estamos listos en materia de seguridad informática para asumir todos los retos tecnológicos que nos plantea el mundo de hoy?

La era de la Economía Digital

La era de la Economía Digital

La masificación del Internet, y en general las Tecnologías de Información y Comunicaciones ha producido un gran despliegue de todo tipo de negocios, no solo del sector de las telecomunicaciones, sino también de cualquier tipo de sector económico pero contando con un gran componente digital. Surge entonces el término “Economía Digital” refiriéndose a la utilización de distintas plataformas tecnológicas para el impulso de nuevos negocios.

Son varias las ventajas que presenta la economía digital frente a la economía tradicional. La primera es que, al negocio no requerir necesariamente una oficina física para la realización de sus ventas o su servicio al cliente, fácilmente puede desplegarse por varios países, incluso por todo el mundo. Prácticamente, quien tenga acceso a Internet, podría tener acceso al servicio ofrecido.

Veamos dos casos puntuales: Netflix y Amazon respecto a BlockBuster y Borders.

En el caso de BlockBuster, la gran video tienda que contaba con presencia en todo el mundo, somos testigos de cómo poco a poco fue desapareciendo, hasta el punto que de las 9.000 tiendas que tenía en todo el mundo en 2.004, hoy solamente quedan 13 en los Estados Unidos. ¿El por qué? El formato de BlockBuster de hacer que el cliente deba desplazarse hasta una tienda a elegir la película y luego volver nuevamente al local para devolverla, incluso implementando después un servicio de mensajería que le evitaba el desplazamiento al cliente, no fue nada competitivo con formatos como Netflix en los que, desde la comodidad del sofá, simplemente eliges la película que quieres ver y la disfrutas al instante, sin mencionar otros valores agregados como el pago de una suscripción fija que permite el acceso a toda la gama de contenidos.

Tal vez no muchos conocen Borders. Una librería que operaba en los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Singapur. Sin embargo, no era cualquier librería. Era la librería más importante de los Estados Unidos, con cerca de 700 tiendas en 2.010. ¿Qué pasó? A la gente le dejó de parecer entretenido ir hasta un local a ver qué libro comprar, corriendo el riesgo de no encontrar el que estaban buscando, y les empezó a parecer más útil entrar a Amazon y comprarlo digital o, si preferían tenerlo impreso, encargarlo para que le llegara directamente a su casa.

Esta es precisamente otra de las ventajas que otorga la economía digital a los clientes. Les ofrece nuevas formas de acceder a los servicios, más cómodas y rápidas. Solamente haciendo un clic desde su computador o celular.

Y es que no solamente la compra, venta y alquiler de productos son los negocios que se han transformado con la economía digital. La manera de conseguir un vehículo para transportarse, por ejemplo, ha sido revolucionada con Uber, hasta el punto de generar todo tipo de polémicas en varios países sobre la regulación de la prestación del servicio de transporte.

Estos y muchos ejemplos más, muestran cómo la economía digital ha marcado un hito en la historia global reciente, generando nuevas grandes empresas que soportan sus servicios en las tecnologías de información y comunicaciones, y desplazando grandes empresas que eran las número 1 en sus respectivos negocios pero, al no evolucionar y no facilitar procesos a sus clientes implementando canales de comunicación, venta y/o prestación de servicio a través de Internet, perdieron terreno hasta el punto que algunas empezaron a desaparecer.

El iPhone sigue a la vanguardia

Año a año, el lanzamiento o de un nuevo producto Apple es un evento de alto ranking a nivel global. Hace una semana, por ejemplo, el mundo fue espectador de la presentación del nuevo iPhone 7, con su hermano mayor el iPhone 7 Plus, y el nuevo reloj iWatch 2. Este ha sido desde entonces, el tema de conversación entre aficionados a los productos de alta tecnología y amantes de la marca de la manzana, más aún cuando su principal competencia, Samsung, vivió una semana difícil por el retiro del mercado de millones de ejemplares del Samsung Note 7 por un error de fabricación que generaba una probabilidad de explosión.

En este caso, el nuevo teléfono sigue manejando la misma apariencia de su predecesor, el iPhone 6s y 6s Plus, pero siendo un poco más liviano y ofreciendo algunas mejorías como lo son el procesador de cuatro núcleos, que permite un incremento del 40% de rapidez en la realización de distintas tareas, la cámara frontal que pasa de 5 a 7 megapixeles y una mejora en la eficiencia de la batería, aspecto duramente criticado de los dispositivos Apple. Además, se puso al día con uno que otro detalle que la competencia había logrado en productos ateriores, como lo es la capacidad de resistencia al agua.

Con esto, se confirma Apple con su iPhone 7 en lo más alto del pódium de los teléfonos móviles. Manteniendo su favoritismo entre quienes tradicionalmente han preferido a la manzana y cautivando nuevos clientes que se empiezan a enamorar de la tecnología centrada en el usuario que ha sido la constante ruta de innovación de la compañía.

Es precisamente este el aspecto que ha marcado la diferencia entre los iPhone y los demás dispositivos. El que se enfoca no tanto en la tecnología que usa en sus productos sino en la experiencia que viven los usuarios al utilizarlos. No se centran en las medidas del procesador, memoria y tarjetas, sino en cómo el usuario se siente al utilizar las distintas funciones. La facilidad para hacer las diferentes tareas, la estética de los íconos de la pantalla y otros detalles que, más allá de la tecnología como tal, hacen que el usuario se sienta feliz de utilizar un dispositivo.

Además, presentan la ventaja de que el hardware es hecho a la medida para el software que llevará instalado. Esta es la razón por la que vemos que otros teléfonos tienen mejores procesadores, pero son más lentos para distintas tareas. El sistema operativo Android es el mismo para una gran cantidad de fabricantes, cada uno con su distinto tipo de procesador, memoria y demás componentes, y este sistema operativo debe funcionar igual de bien en todos y cada uno de estos dispositivos, mientras que iOS solo trabaja con los dispositivos iPhone y es desarrollado para trabajar estrictamente con las especificaciones de sus componentes.

Desde la creación del iPhone, sigue despertando amores y odios. Apple se ha consolidado como la marca más apetecida del mercado de teléfonos móviles. Por algunos momentos, ha sentido más de cerca la sombra de sus competidores, pero cada vez que lanza un nuevo producto demuestra que su liderazgo no es momentáneo.

La tercera globlalización

La palabra “globalización” se viene usando hace tiempo refiriéndose a la forma como las culturas, productos y economías han dejado de tener una connotación local en los distintos pueblos del mundo y han pasado a tener una connotación global. Es mucho lo que se ha hablado y escrito sobre este término. Por ejemplo, Thomas Friedman en su libro La Tierra es Plana, plantea que han ocurrido tres globalizaciones en la historia. La primera, iniciada por Colón en 1492 descubriendo América y abriendo el comercio entre el Viejo y el Nuevo Mundo. La segunda, entre 1800 y 2000, tuvo como gran protagonista a la empresa multinacional, generando cercanías entre los distintos países a través de las empresas que se instalaban o tenían algún tipo de presencia en varios de ellos. La tercera, que vivimos actualmente, tiene como protagonistas las plataformas informáticas y de telecomunicaciones, colocando en el contexto global no solo los países, o empresas, sino las personas.

Leer completo.

 

Tecnología para la inclusión

Los beneficios que traen las Tecnologías de la Información y Comunicaciones no son solamente en el ámbito del consumo y el futurismo. Hay una función social muy importante que cumplen estas herramientas y es la de la inclusión a personas en condición de discapacidad, permitiéndoles así el acceso a la información y a muchas actividades que históricamente les han sido limitadas.

Colombia es un país que ha apropiado muy bien este tipo de tecnologías en la discapacidad, especialmente en los casos de la visual y auditiva. Es importante tener en cuenta que en nuestro país existen alrededor de 2.9 millones de personas con algún tipo de discapacidad, 43% de los cuales presentan discapacidad visual y un 17% presentan discapacidad auditiva. Estaríamos hablando entonces de una población de más de millón y medio de personas que podría facilitar su vida y tener menos limitaciones con ayuda de las TIC.

Resulta que el Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones lleva algunos años trabajando por la inclusión de estas personas y por esta razón desarrolló el proyecto ConverTIC, a través de el cual se adquirieron 32 mil licencias de los software Jaws y Magic. El primero  consiste en un lector de pantallas que traduce códigos y textos en audios para que la persona, sin necesidad de ver, pueda obtener la información que se muestra en la pantalla. El segundo permite aumentar el tamaño de la imagen hasta 60 veces, dando así accesibilidad a personas con baja visión.

¿Podríamos imaginarnos el impacto que generan estos software en las personas con limitaciones visuales?

Estamos hablando de que ahora no hay barreras para el acceso a la tecnología por parte de los ciegos y de las personas con baja visión. Lo que significa que pueden tener acceso sin barreras a la educación, al trabajo, a la diversión y a muchas actividades más.

Pero no solo la discapacidad visual es la que se puede mitigar a través de las TIC. El Centro de Relevo es una herramienta que permite a personas sordas realizar llamadas telefónicas a sus familiares, pedir citas médicas, entre otras más.

¿Cómo lo hacen?

Este proyecto surgió hace 15 años y, en sus inicios, la comunicación era a través de teléfonos de texto, en el que los usuarios se comunicaban con un operador a través de un chat, y desde allí se hacía la llamada al destino de la comunicación, al cual se le hacía llegar el mensaje vía telefónica. Sin embargo, solo el 65% de los sordos en Colombia sabe leer y escribir, lo que hacía de la herramienta una solución incompleta.

Desde el 2009, se incursionó en una gran evolución que permitió iniciar una video llamada entre la persona en condición de discapacidad y el operador del centro de relevo, logrando el alcance de transmitir hacia el destino de la llamada, no solo la información sino también el tono y la emoción con la que la expresa el usuario. Hoy en día, incluso, el centro de relevo funciona en doble vía. Es decir, no solo las personas sordas pueden llamar a un oyente, sino que cualquier persona puede también hacer una llamada a una persona sorda a través del centro de relevo.

Pero la inclusión no se trata solamente de permitir o facilitar la comunicación. Inclusión es darles las facilidades y oportunidades que tenemos todos. Por esta razón también existe el programa Cine Para Todos, en el cual algunas películas que se encuentran en el mercado son adaptadas para que personas con capacidad visual puedan disfrutar de ellas el último sábado de cada mes. Y lo mejor, totalmente gratis.

Además de todo esto, y conscientes de que una verdadera inclusión es la que permite la accesibilidad, no solo a través de un dispositivo electrónico, sino en cualquier entorno, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones viene adelantando campañas con empresas privadas para aprovechar todos estos proyectos dentro de una estrategia integral que permita la inclusión de personas en condición de discapacidad en cualquier ambiente de la empresa, sobre todo, en los relacionados con el servicio al usuario. Esto incluye, capacitación del personal de ventanillas, seguridad y oficinas de servicio en el uso de todas estas herramientas, adaptación de los sitios web en ambientes accesibles, entre otras estrategias más.

Talento TI, una oportunidad para TI

En estos días, cuando empiezan las épocas de inscripciones en las universidades, algunos futuros estudiantes universitarios tienen muy claro qué quieren estudiar, otros están un poco indecisos entre 2 o 3 programas académicos y algunos otros solo saben qué no quieren estudiar. Uno de los criterios de selección que tienen los estudiantes para la escogencia de la carrera profesional es obviamente que les guste el perfil profesional de la carrera a tomar. Otro es que sus habilidades y destrezas estén acordes a los conocimientos en los que debe profundizar en esta profesión. También un criterio es la facilidad de vincularse al mundo laboral, ya sea empleándose a una empresa o emprendiendo un negocio propio. Lastimosamente, por último, pero en algunos casos frustrando los sueños del estudiante, se encuentran sus posibilidades económicas para estudiar esta carrera en alguna universidad.

Hoy en día, cada vez hay más amantes de la tecnología, que sueñan con ser los creadores de las futuras herramientas digitales y que ven en Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Bill Gates, entre otros, referentes de lo que es darle al mundo la oportunidad de mejorar el nivel de vida a través de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

Además, en el caso específico de nuestro país y nuestra región, los estudiantes que vienen graduándose del colegio tienen claro las oportunidades laborales que tienen los profesionales de carreras relacionadas con las TIC, tales como Ing. Electrónica, Ing. De Sistemas, entre otras, no solo por la gran demanda que ha venido teniendo la industria del sector y que cada vez más va a seguir creciendo, sino porque la masificación de las TIC, no solo como herramientas de consumo, sino también como herramientas productivas, ha permitido que se faciliten las oportunidades de crear pequeñas empresas que rápidamente van creciendo, convirtiendo los pequeños emprendedores en empresarios exitosos.

Lastimosamente, muchos de estos bachilleres que sueñan con convertirse en grandes ingenieros del mundo digital, tienen muchas dificultades para ingresar a un programa universitario por motivos económicos y se ven obligados a renunciar a su sueño.

La buena noticia, es que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones, ha lanzado nuevamente la convocatoria Talento TI, en la que ofrece créditos condonables para aquellos estudiantes que cursen programas académicos relacionados con las tecnologías de la información.

Gracias a este programa, los estudiantes tienen la oportunidad de estudiar sin ningún costo carreras como Ingeniería Electrónica, de Sistemas, y algunas más que se encuentran en este enlace: https://www.icetex.gov.co/dnnpro5/es-co/alianzas/alianzaminticmenicetex.aspx. Las condiciones para la condonación son simples: mantener un promedio académico responsable, culminar el programa académico obteniendo el título profesional y desarrollar en su proyecto de grado alguna aplicación que le sea de utilidad a alguna entidad pública.

De esta manera, aprovecho este artículo para invitar a todos aquellos que por algún motivo, sobretodo económico, no han podido ingresar a estudiar en la universidad, a que no dejen pasar esta gran oportunidad de convertirse en los excelentes profesionales del sector TIC que la industria necesita. También, si conoces algún familiar, amigo, conocido o cualquier persona que sepas que tiene ese sueño de ser profesional TIC y no ha podido iniciar sus estudios, infórmale de esta convocatoria e invítalo a participar!

Cambiemos fusiles por computadores

Es mucho lo que se ha hablado del proceso de paz en La Habana. Semanalmente nuevos rumores sobre lo que se está negociando se publican en los diferentes medios de comunicación y nos hacen tomar una posición tanto a favor como en contra del proceso. Algunos colombianos se han mantenido firmes en su desacuerdo, otros se han mantenido firmes en su apoyo y algunos todavía prefieren esperar la publicación final de los acuerdos para definir una posición.

Lo cierto es que más allá del proceso que se vive en la capital cubana, la paz no es algo que se firme o que se acuerde entre dos bandos, en este caso Gobierno Nacional y guerrilla de las Farc. La paz es un estado que construimos todos los colombianos y que requiere del aporte de todos y cada uno de nosotros para que sea duradera.

Algunos de los pilares de esta construcción de paz son mayores oportunidades de empleo y mejores oportunidades de educación. Ambas convergen en lo que llamamos la disminución de brechas sociales. Y en esto el Internet, y en general las Tecnologías de Información y Comunicaciones, pueden jugar un papel clave de acuerdo a lo que expuso el ministro de las TIC David Luna en su visita a la Universidad del Norte para el Foro TIC y su aporte a la construcción de paz.

La base de todo está en pasar del Internet del consumo al Internet de la producción. Esta consigna que viene trabajando el ministro Luna nos hace reflexionar acerca de la importancia de no quedarnos solo en comprar el último teléfono móvil, estar al día con los relojes inteligentes, dotar nuestro carro de la más alta tecnología y muchas cosas más, sino realmente apropiarnos de todas estas herramientas para volvernos más productivos, no solo a nivel personal y profesional, sino a nivel social, impactando de manera positiva nuestra ciudad, departamento, región y por ende, nuestro país.

Colombia ha sido uno de los países de mayor crecimiento en la región respecto a conectividad de Internet. Es uno de los países de Latinoamérica con mayores velocidades promedio de Internet. El apoyo a emprendimientos digitales ha desembocado una gran cantidad de nuevos empleos basados en el desarrollo de tecnología y además en la solución de distintas situaciones sociales y productivas gracias a este tipo de herramientas. La apropiación de tecnología es usada para soportar procesos de educación y salud. Estos son solo algunos de los ejemplos de cómo las TIC vienen ganando un espacio importante en el desarrollo del país.

Por todas estas razones no es descabellado pensar lo que vienen proponiendo algunos líderes del sector TIC tanto de la empresa privada, como de la academia y el Estado: Colombia debe pasar de la bonanza minero-energética a la bonanza digital.

Para que todo esto sea posible, es necesario que la gran mayoría de los colombianos seamos ciudadanos digitales. Es decir, ciudadanos que no solo sepamos usar el computador, el celular y navegar en Internet, sino que también nos apropiemos de todas estas tecnologías para hacer nuestras tareas más eficientemente y nuestra vida más fácil. Tengamos una mejor calidad de educación; podamos acceder a mejores oportunidades de empleo, incluso, desde nuestro lugar de origen en caso de que sea distante de las grandes ciudades; facilitemos el cuidado a nuestra salud; entre muchas actividades más.

En este orden de ideas, me atrevo a proponer que una de las primeras actividades que se hagan con los militantes de las Farc que se reincorporen a la vida civil sea un gran programa de capacitación en el uso y apropiación de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. De esta manera, no solo tendrán capacidades para facilitar el entrenamiento en actividades laborales para iniciar una vida productiva, sino que tendrán herramientas para iniciar la vida productiva misma, dando por hecho que en el mundo digital está el futuro económico de nuestro país.

Impulsando el empleo con las TIC

Se han llevado a cabo las elecciones locales, los colombianos hemos elegido ediles, concejales, diputados, alcaldes y gobernadores. Un importante reto que tienen los nuevos dirigentes de las ciudades y departamentos es la generación de empleo, que conlleve un desarrollo económico en las distintas regiones.

 

Las tecnologías de información y comunicaciones son una herramienta clave para lograr una revolución, no solo en la generación, sino en el fortalecimiento de los empleos ya existentes, para producir un incremento en los ingresos de los ciudadanos, sobretodo los menos favorecidos por el sistema económico.

 

Anteriormente hemos analizado en este blog cómo el uso apropiado de las TIC puede ser relevante para fortalecer la productividad de los pescadores, de los campesinos y pequeños comerciantes en general. Además, cómo a través de las TIC, trabajadores que residen lejos de sus lugares de trabajo pueden tener una mejor calidad de vida gracias al teletrabajo.

 

Lo cierto es que las tecnologías de información y comunicaciones son un eje transversal a todos los sectores de una sociedad, y esta realidad se ve reflejada también en la consecución de empleo y en el incremento de la productividad de las distintas áreas.

 

Sin embargo, el propio sector TIC debe marcar un protagonismo importante dentro de las estadísticas de empleabilidad de nuestra sociedad.

 

Nuestro gobernador electo, Eduardo Verano, ha manifestado en varias ocasiones que impulsará la consolidación del Atlántico como el Silicon Valley de Colombia. Para esto es necesario una gran articulación entre universidades, empresas y gobierno, logrando así estructurar una sociedad basada en el desarrollo de tecnología.

 

¿Cuál sería la fórmula para lograr que una región sea líder en el desarrollo y aplicación de la tecnología?

 

Más desarrollos tecnológicos que despierten la demanda de nuevas tecnologías para el agro, el turismo, el comercio, la salud, etc, incrementando así la producción de las empresas del sector TIC y en consecuencia incrementando la demanda de más ingenieros. Para que todo esto fluya acertadamente, debe existir una gran cultura de avanzar tecnológicamente entre las empresas de los demás sectores, y una buena motivación de los nuevos estudiantes universitarios a escoger carreras TIC como su opción de vida. Desde el gobierno, la ardua labor será la de dirigir esta articulación y propender porque se den las condiciones necesarias para cumplir con las diferentes expectativas.

 

Las tecnologías de información y comunicaciones, tanto en su propio desarrollo, como en su aplicación transversal a toda la sociedad, se consolidarán como una de las principales herramientas para la generación de empleo.

Pescando con redes móviles

La semana pasada se celebró el Congreso Internacional de TIC en Cartagena y aunque podría dedicar no una sino varias entradas de blog para hablar sobre los últimos avances de la tecnología de consumo, prefiero hablar de un proyecto cuyo propósito he mencionado tangencialmente en algunas entradas anteriores, pero que ya he escuchado de testimonio propio de un beneficiario.

 

Una alianza entre entidades públicas y privadas como MinTIC, CINTEL, la Institución Educativa de La Boquilla, Fundación Proboquilla, Fundación Telefónica Colombia, Qualcomm Wireless Reach y USAID han permitido que pescadores de La Boquilla en Cartagena, Tumaco y la isla de Providencia, se capaciten en el uso de las TIC para incrementar la productividad de sus actividades laborales.

 

Pescadores que en su gran mayoría no alcanzaban la educación media y con muy pocas posibilidades de acceder a oportunidades de educación superior, pero con un gran espíritu de aprendizaje y ganas de optimizar sus labores para ser más productivos, se propusieron convertirse en ciudadanos tecnológicos y con ayuda de las TIC mejorar sus labores de pesca.

 

Don Winston, uno de los pescadores beneficiarios del programa en el sector de La Boquilla de Cartagena, me contó de su experiencia y todo lo que puede lograr gracias a las aplicaciones móviles que utiliza en su tableta, que a propósito, domina con toda propiedad.

 

En primer lugar, me contó don Winston, ingresa a una aplicación que le da toda la información sobre el pronóstico de velocidad y dirección del viento, temperatura y corrientes de agua. Con esta información, puede ir tranquilo a realizar su faena de pesca. Una gran ventaja con la que cuenta ahora, puesto que anteriormente iban al mar sin saber las condiciones con las que iban a contar y muchas veces se encontraban con que estas condiciones no eran aptas para la pesca y lastimosamente perdían el viaje.

 

Luego de realizar su faena y obtener una pesca productiva, proceden a relacionar sus gastos de producción y el inventario de la pesca obtenida en otra aplicación que ya tiene configurados  y actualizados los gastos de la gasolina de la embarcación, los utensilios requeridos para la operación, entre otros. Además, tiene relacionados los valores en los que se vende cada una de las especies para, una vez inventariados cuántos kilos de cada pez se obtuvo, se calcule automáticamente el valor total producido.

 

Se tiene previsto para un futuro cercano, que la aplicación permita la comunicación directa con restaurantes y almacenes de cadena para que los pescadores mismos puedan vender su producción directamente y por ende a un mejor precio.

 

¿Qué se necesita para hacer realidad este proyecto en nuestro departamento?

 

En primer lugar, un buen programa de capacitación para los pescadores para que, en primer lugar, le pierdan el miedo al uso de las herramientas tecnológicas, y en segundo lugar se conviertan en unos expertos en el uso de las aplicaciones destinadas para este fin.

 

Se requiere también dotar a los pescadores beneficiarios con su dispositivo para la utilización de las aplicaciones que soportan los distintos procesos de pesca que se optimizan gracias a la tecnología.

 

Por su puesto, se requiere contar con la conectividad en la población en la que se encuentren los pescadores beneficiarios. Claro que esto no es gran problema en el Atlántico, puesto que desde hace ya más de 4 años todos nuestros municipios están conectados a Internet. Se requeriría entonces garantizar un punto de conexión WiFi para los pescadores.

 

Por último y con una gran importancia, se requiere una gran voluntad política, gobernantes convencidos y comprometidos con el desarrollo social y económico de nuestras comunidades con procesos soportados con las TIC.

Impulsando el Teletrabajo

Cuando escuchamos la palabra “teletrabajo” se nos vienen a la mente aquellas personas que están contratadas por una empresa para desarrollar alguna labor específica y que cobran por trabajo realizado mas no por tiempo laborado: los llamados “freelance”.

En Colombia, está regulada ya la modalidad de teletrabajo para personal de nómina en una empresa, en la que los empleados pueden trabajar desde sus casas, ya sea por la totalidad del tiempo o por algunos días de la semana. En esta regulación se determinan algunas especificaciones que se deben cumplir en el lugar de trabajo del teletrabajador para que sus labores se realicen de manera adecuada. Por ejemplo, la empresa debe definir la conexión que debe tener el trabajador, debe verificar que el escritorio y la silla a utilizar cumplan con las condiciones ergonómicas necesarias, puede definirse un subsidio por conexión a Internet o por utilización de los equipos, o si la empresa le suministra el equipo al trabajador, entre otras cosas.

El teletrabajo, según diversos estudios conlleva a un aumento en la productividad tanto para la empresa como para el empleado. Empecemos a enumerar los beneficios que a simple vista conlleva la aplicación del teletrabajo: ahorro en dinero y tiempos de desplazamiento del empleado hasta la empresa y regreso, menor daño al medio ambiente al disminuir el uso de transporte, disminución del estrés por causa de trancones en la vía, ahorro de espacio de planta física en la empresa, ahorro en algunos casos de costos de alimentación y muchos más.

Sin embargo, estos mismos beneficios y muchos más presentan un mayor impacto cuando hablamos de largas distancias entre la empresa y el domicilio del empleado o cuando hablamos de ciertas características que pueda tener el empleado.

Consideremos primero una persona en condición de discapacidad que tenga dificultades para movilizarse en transporte público y no tenga los recursos para tener su vehículo propio. El poder trabajar desde su casa le brindaría la posibilidad de tener acceso a un empleo a justado a sus limitaciones de movilidad.

Como segundo ejemplo, consideremos ahora el caso de una persona que trabaje en una empresa en Barranquilla y tenga su domicilio el algún municipio del departamento del Atlántico: Juan de Acosta, Santo Tomás, Sabanalarga o cualquier otro. Esta persona debe despertarse por tarde a las 4:00 am, costear por lo menos unos $10.000 diarios solo en transporte, costear además el almuerzo y regresar a su casa a las 8:00 pm o 9:00 pm, en muchos casos, para trabajar sentado en un escritorio y en frente de un computador, realizando tareas que muy bien puede realizar desde su casa.

Sumémosle ahora algunos agravantes al caso. Supongamos que esta persona es una madre cabeza de familia, con niños pequeños. Muchas veces no tendrá con quién dejar a sus hijos, algunas veces le tocará pagar a alguien que los cuide. En muchas ocasiones algunas tendrán que renunciar a su trabajo porque no tienen con quién dejar a sus niños.

Vemos entonces cómo la aplicación del teletrabajo se empieza convertir en una gran estrategia social y a traducir en una mejora en la calidad de vida de las personas. Ya sea que el empleado sea asignado a una modalidad de teletrabajo el 100% del tiempo o algunos días de la semana. Por estos motivos, debemos academia, estado y sector productivo deben estar comprometidos en promover la aplicación del teletrabajo en busca de un aumento en la productividad y del desarrollo humano en la sociedad.

Ciencia, Tecnología e Innovación, impensable sin las TIC

Esta semana se desarrolló el taller para la definición de lineamientos para la inversión de Ciencia, Tecnología e Innovación en el Atlántico para los próximos 4 años, organizado por Colciencias y al cual fueron invitados distintos sectores de la industria, la academia y de la representación pública.

 

Apartando el hecho de que si se iban a definir lineamientos del departamento en los próximos 4 años hubiera sido bueno desarrollar el evento después de las elecciones del 25 de octubre y con la participación del gobernador electo, fue una jornada muy productiva en la que en diferentes mesas de trabajo se trabajaron las líneas base que regirán la inversión de regalías en el departamento para el próximo cuatrienio.

 

Previamente, la gobernación había definido algunos focos estratégicos en los cuales centrar la inversión: logística, medicina-química-farmacéutica, agroindustria, foros hídricos y turismo.

 

Si hablamos de las prioridades de ciencia, tecnología e innovación, ¿no estaría faltando un sector que se ha convertido en una base fundamental en la innovación del país como las tecnologías de información y comunicaciones? La respuesta a este cuestionamiento fue que las TIC son un eje transversal y por tanto no era necesario incluirlo explícitamente.

 

Afortunadamente, los focos estratégicos planteados por la gobernación no eran última palabra y gracias a la organización articulada de varios representantes de los tres pilares (academia, empresa, Estado) y a una gran coordinación de CaribeTIC logramos incluir a las TIC como un sexto foco estratégico. Y es que el sector TIC se ha venido posicionando como un eje de la economía del país ganando espacio dentro del PIB nacional, y esta realidad no puede ser desconocida en nuestro departamento, excluyendo la prioridad de invertir en desarrollo de tecnología como tal, sin importar el sector de aplicación.

 

Luego, en el desarrollo de las distintas mesas de trabajo para 4 áreas de inversión, fue confirmada la necesidad de incluir las tecnologías de información y comunicaciones como un foco estratégico: fortalecimiento institucional, producción científica, empresas innovadoras y cultura de ciencia, tecnología e innovación.

 

¿Cómo podríamos pensar en un fortalecimiento institucional de las entidades del Estado si no soportamos los procesos con herramientas TIC? Transparencia, optimización de procesos, facilidad de documentación y comunicación, todo esto requiere de las TIC, sin necesidad de trabajar en el agro, medicina, turismo, logística o foros hídricos.

 

Lo mismo podemos analizar en producción científica, en fomento de empresas innovadoras, y ni hablar de cultura de la ciencia, tecnología e innovación, donde es netamente necesario que los ciudadanos adquieran una cultura desde niños y jóvenes de involucrar el uso y apropiación de las TIC como soporte de la innovación para aumentar la productividad y la efectividad de sus labores, dependiendo de las diferentes vocaciones económicas del municipio en el que residan.

— 20 Items per Page
Mostrando el intervalo 1 - 20 de 53 resultados.