Bibliotecas abiertas para promover la lectura recreativa
Publicado en: vie, 17 mar 2017 05:30:00 -0500
Los estudiantes pueden hacer sugerencias bibliográficas a los promotores de lectura a cargo del estante móvil.

“La lectura debe ser una forma de felicidad”. Esta frase del escritor argentino Jorge Luis Borges resume el propósito que la editorial, el CREE, la biblioteca, Du Nord y el Departamento de Español tienen con la iniciativa Bibliotecas abiertas: sacar la lectura de los espacios netamente académicos para promoverla como una opción de entretenimiento.

Si bien este proyecto empezó hace dos años distribuyendo pequeñas colecciones de libros en distintas partes del campus, desde el semestre pasado lo componen tres actividades interactivas, que son el Club de Lectura, el Cineclub Literario y la Promoción de lectura.

“De nada sirve que estén los libros ahí afuera si no se incentiva a los jóvenes, si no se crea una especie de ruta de las palabras”, contó Josef Amón, profesor del Departamento de Español. Con este término se refiere a recomendaciones que se hacen a partir de los gustos de cada quien, para que un libro lleve a otro similar y se vaya creando un hábito.

“Siempre he sido un creyente de que cuando alguien dice que no le gusta leer, es mentira. Hay libros para todo tipo de gustos, solo hay que saber encontrarlos”, manifestó Amón.

Es precisamente esta ruta de palabras lo que busca hacer en el Club de Lectura, del cual está a cargo. “Lo que yo hago es escoger textos cortos, en una hora leerlos y charlarlos con un enfoque de recomendar autores similares. El taller es auto contenido, es decir que no hay que leer nada previamente ” explicó.

Todos los miércoles a las 4:30 de la tarde estudiantes de todas las carreras, amantes o no de las letras, están invitados a hacer parte de este club (que también hace parte del proyecto Agenda Ñ) en donde se lee a un artista distinto en cada sesión.

Para seguir con la idea de crear espacios de lectura en todo el campus se creó la Promoción de lectura. Esta consiste en un carrito móvil portador de libros que suele pasearse por la universidad para que los estudiantes puedan acceder a literatura, poesía, novelas gráficas y demás en sus ratos libres.

Así mismo, tres promotores de lectura están por turnos a cargo del móvil, cuya estación principal es el comedor de los estudiantes. Estos son pares académicos que recomiendan a los jóvenes libros para leer y escuchan sus sugerencias.

“La idea es tener textos cortos que se puedan leer en una sentada. Si se quiere seguir leyendo se pueden hacer préstamos en la biblioteca”, contó Camilo Pinzón, quien hace parte del equipo del CREE y está a cargo de coordinar esta actividad.  

Según relató, los preferidos de los estudiantes son los libros de cuentos de Chejov, de Dostoievski y de Bukowski. “También escogen mucho lo gráfico, los cómics japoneses (manga)”, añadió.

Pinzón también es el encargado de dirigir el Cineclub en donde se proyectan películas inspiradas en obras literarias. Con un mes de anterioridad se anuncia el evento y se comparte en formato digital el texto con los interesados en asistir.

El día de la proyección se brinda información acerca del autor y el director de la película. Antes de verla, mediante preguntas, se abre un debate en el que se discuten las posibilidades de una buena adaptación. Finalmente se hace la proyección.

Shakespeare es el protagonista de este semestre, en donde se presentarán películas inspiradas en sus tragedias. En la primera sesión fue Macbeth y el jueves, 6 de abril, se proyectará Ricardo III.

“Con esta actividad buscamos fomentar la lectura por placer. Hacer visible la marcada influencia de la literatura en expresiones artísticas populares como el cine”, puntualizó Pinzón.

Por Oriana Lewis

Más noticias Más noticias