La visión de un experto mundial en movilidad y tránsito
Publicado en: mar, 01 ago 2017 05:00:00 -0500
El condecorado profesor Juan de Dios Ortúzar Salas.

El profesor e investigador emérito de Ingeniería de Tránsito y Logística de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Juan de Dios Ortúzar Salas, reconocido mundialmente por sus aportes a la ingeniería de transporte, recibió la medalla de Honor al Mérito Académico, Científico y Empresarial de la Universidad del Norte, que galardonó su trayectoria y contribución, especialmente en el fortalecimiento del grupo de investigación en transporte Tranvía de la institución y de los posgrados de Ingeniería Civil y Ambiental.

La condecoración la recibió el 27 de julio de manos del vicerrector académico, Alberto Roa, quien subrayó que la iniciativa nació de sus estudiantes. “Qué bueno contar con un profesor que hace escuela, que tiene gente que cree en él y se siente con su sello, con su legado. Este reconocimiento tiene que ver con eso, esos legados en sus alumnos son lo más valioso”, puntualizó Roa en el Salón de Artes, donde se realizó el acto.

Ortúzar Salas ha formado varias generaciones de profesionales y especialistas que se desempeñan en Latinoamérica y Europa, y ha publicado más de 170 artículos en revistas internacionales y diez libros. Entre estos, destaca Modelling Transport (Wiley) con más de 18 000 copias vendidas (en cuatro ediciones), que muestra el estado de la práctica y es un documento base en la mayoría de los programas de posgrado en su área.

También es coautor del juego de simulación Micro-GUTS para entrenar a planificadores urbanos, utilizado en más de 50 universidades a nivel mundial. Ha asesorado estudios de transporte en América Latina y Europa, involucrando la aplicación de técnicas avanzadas de modelación de demanda.

“Me siento sumamente honrado y agradecido. He trabajado con la universidad durante mucho tiempo y este galardón me anima a seguir trabajando más fuerte”, afirmó Ortúzar.

Tarificación vial

Horas antes expuso en la sala de proyecciones la conferencia: Entendiendo la congestión y cómo manejarla, donde abordó el costo social que implica la congestión vehicular, alternativas a una solución digna para los ciudadanos y los problemas que acarrea la restricción tipo 'pico y placa'.

“En la medida que aumentamos el 'pico y placa' la gente empieza  a comprar automóviles de segunda categoría, dos o un tercer vehículo. Más antiguos, mal mantenidos, producen más contaminación y la congestión no baja”, indicó.

La propuesta que ha planteado en países como Singapur e Inglaterra, explicó, es una política de ‘garrote y zanahoria en las vías’, que consiste en cobrar a los automovilistas un costo social: la diferencia entre el costo percibido y el que no, para que tomen decisiones de viaje, como modo, hora y ruta, “basadas en el costo real que experimenta la sociedad y no solo el privado de cada conductor”.

“Se le conoce como tarificación vial, el punto es cómo traducir el valor óptimo de esa diferencia entre costo social y privado a una tarifa práctica para implementar. Esto depende si solo queremos tarifar por congestión o comparar externalidades, como una mayor contaminación”, argumentó Ortúzar.

Lo que se implementa en estas situaciones, en general, es la definición de cordones alrededor del centro, que es la zona más congestionada de la ciudad, y permitir que la tarifa varíe en períodos concretos: mañana, mediodía y tarde. ‘La zanahoria’ en este caso consiste en proveer un sistema de transporte público digno, eficiente y seguro, que debe ser mejorado continuamente con los fondos que produce la tarificación.

“Esto erróneamente se puede percibir como un impuesto más y no lo es. En Inglaterra, por ejemplo, se formó una comisión que apoyó la política siempre que se presentara un marco legal que reemplazara el cobró de la tarificación, por lo que se pagaba por el derecho de circulación. Aquí el derecho de tránsito”, concluyó.

Por José Luis Rodríguez R.

Más noticias Más noticias