Ningún puerto del país cumple condiciones para ser competitivo a nivel internacional
Publicado en: lun, 28 ago 2017 05:10:00 -0500
Estefanía García, investigadora de Fundesarrollo, durante su presentación.

Durante 2016, el movimiento de carga por el complejo portuario de Barranquilla cayó un 4%, luego de crecer un 0,2% en 2015. En esta zona, conformada por 24 concesiones portuarias, hoy solo operan trece por la falta de condiciones del complejo para garantizar una operación adecuada ante los problemas de dragado.

Estos fueron algunos de los principales temas tratados durante la conferencia Impacto económico del complejo portuario de Barranquilla, desarrollada por Estefanía García, investigadora de la Fundación para el Desarrollo del Caribe, Fundesarrollo; y gestionada por el Instituto Económico del Caribe (IEEC) de la Universidad del Norte.

La presentación, realizada el viernes 25 de agosto en el salón 12G2, detalló el impacto económico de la actividad portuaria en el departamento y caracterizó las pérdidas económicas por la crisis del calado del río Magdalena durante el primer trimestre de este año.

De acuerdo con Fundesarrollo, los líderes en movimientos de carga de hidrocarburos del país son: el puerto del Golfo de Morrosquillo, que mueve petróleo en el 99% de su carga; el de Bolívar (98%), Ciénaga y Santa Marta. Sin embargo, ninguno es considerado competitivo a nivel internacional porque solo tienen capacidad para operar este tipo de carga. Básicamente tienen como objetivo sacar toda la producción minero energética del país, pero no están siendo utilizados como puntos logísticos, “como debería pensarse una zona portuaria de desarrollo”, puntualizó la conferencista.

Por el contrario, el puerto de Barranquilla es multipropósito y cuenta con un muelle marítimo de 1508 metros lineales con seis puestos de atraque. Es la única zona del país que cuenta con una conexión río-mar y cuenta con 372 actividades de empresas relacionadas a ella.

Sin embargo, su calado siempre va a estar restringido, aunque puede tener obras que puedan mejorar esta situación. En promedio, está en 8,5 y 9,2 metros, sin ninguna intervención de dragado. García explicó que los primeros cargueros, que son de 1956, requieren un calado de 9 metros. Es decir que con un calado de 9,2 metros, cuya operación con dragado ha llegado a 9,75, la zona portuaria de Barranquilla solo puede mover este tipo de cargueros.

La última generación de barcos, de 2013, requieren un calado de 15,5 metros y la única zona portuaria del país capaz de movilizarlos es la de Santa Marta.

“El promedio global de los buques que se usan para mover cargas son los de 2000, que requieren un calado de 14,5 metros, dista bastante de lo que experimenta Barranquilla. Estamos cuatro generaciones de buques atrás en el movimiento global, por eso está lejos de ser competitivo en el mercado internacional”, argumentó García.

El puerto de Barranquilla está en sintonía con la economía departamental, a medida que crece en el Atlántico, crece el movimiento de carga en la zona portuaria de Barranquilla. Está en el puesto 7 de 11 de las zonas portuarias del país, y el 19% de la importación de Colombia se recibe en ella.

Historia

En las décadas de los años 50 se consolidaron los primeros territorios portuarios de Colombia. Santa Marta fue fundada como zona portuaria en 1730, Buenaventura en 1921, Cartagena en 1934 y Barranquilla en 1936, las primeras del país, pero se dice que se consolidan en los 50 porque se empezó a llevar un registro adecuado de aduana.

Desde 1959 hasta 1991 cada zona portuaria era administrada por Colpuertos, pero esta empresa entró en una crisis financiera en los 80 y fue liquidada en 1991 por tener el doble de la mano de obra (cerca de 8000 trabajadores) operando a la mitad, indicó García. Desde entonces se dejó la operación de la actividad portuaria a una razón mixta y se creó el Estatuto de Puerto Marítimos, que definió las sociedades portuarias regionales.

Por José Luis Rodríguez R.

Más noticias Más noticias