Red para el fortalecimiento del vínculo afectivo

Desde la más tierna infancia los cuidados de la madre, el padre y/o el cuidador son fundamentales para el adecuado transcurrir evolutivo de los niños y las niñas. El cuidado, sostén, las experiencias afectivas mediadas por las caricias,la mirada, las palabras, la sonrisa, la calidez del contacto físico, la expresión de ternura y cariño de la madre, el padre y/o el cuidador hacia el bebé, marcan el inicio de la construcción de los primeros vínculos afectivos.

 El vínculo afectivo humaniza y es uno de los pilares para la construcción de cualquier sociedad, este vínculo es esencial para pensar en sujetos sanos emocionalmente y en una sociedad en la que sus integrantes puedan gozar de una adecuada calidad de vida.

El interés por desarrollar estrategias que fomenten los lazos afectivos en la díada madre-bebé, padre-bebé y/o cuidador-bebé en los primeros años de vida, garantizando tempranamente un adecuado desarrollo psico-emocional en nuestros niños y niñas; nos lleva a pensar en la necesidad de generar e informar sobre proyectos, programas y demás actividades en un espacio que permita el compartir y publicar las experiencias significativas de distintos sectores de la sociedad que trabajan por la infancia, teniendo en cuenta la situación actual que viven nuestros niños y niñas, como los índices de maltrato infantil que se registran día a día, el abandono físico-emocional, la desnutrición y enfermedades por negligencia de los padres y/o cuidadores que incluso llega hasta la muerte de los más pequeños.

Reconocemos que si intervenimos tempranamente en estas situaciones propiciamos un mejor futuro para nuestros niños y niñas y sólo desde el fortalecimiento del vínculo afectivo, lograremos una adolescencia, adultez y senectud más sana.
 

 

La Red para el fortalecimiento del vínculo afectivo,  nace como respuesta a la necesidad de dar a conocer el proceso de desarrollo integral de los niños y niñas, su manejo apropiado, las formas en que se constituyen los vínculos humanos, la importancia del afecto en los primeros momentos de vida y el papel que ejercen las madres, los padres, los maestros y las demás personas interesadas en el cuidado y bienestar de los niños y las niñas,  al recorrer junto a ellos el caminito de la vida.

La Red se abre para Latino-América pensando en las problemáticas que existen en el contexto infantil y la vulneración de los derechos esenciales de todo niño y niña, llevando al encuentro directo con las diferentes formas de maltrato infantil  como el abandono, la negligencia, el maltrato físico y psicológico, abuso sexual entre otras formas, las cuales generan un deterioro marcado en las posibilidades de construcción afectiva del infante, que influyen en la adolescencia y en la edad adulta. Siendo la edad adulta la etapa para la evaluación final de lo que se ha logrado en la vida, se proponen nuevos retos desde el campo de lo afectivo.

 Esta relación tan especial entre las figuras significativas (la madre, el padre y/o el cuidador) y el bebé permite el establecimiento de un fuerte vínculo afectivo, constituyéndose en un factor esencial para la estructuración y organización de la personalidad y para los modos de relación del infante en las futuras relaciones con sus semejantes y con el entorno en general. Destacando La Infancia como la etapa de mayor indefensión del ser humano, en donde la satisfacción de los deseos, la satisfacción de las necesidades físico-emocionales y la regulación de las tensiones, dependen en gran medida de los primeros cuidadores y de la calidad del vínculo afectivo que se establezca en los primeros años de vida. La construcción del vínculo afectivo que toma sus cimientos en la infancia, continúa su ciclo en la pubertad y adolescencia, hasta llegar a la vida adulta.