|

  

#ExperienciasPisotón #ExperienciasPisotón

Atrás

El desarrollo emocional: Una apuesta hacia la construcción paz

Por: Ana Rita Russo de Sánchez, Viana Ángela Bustos Arcón y Beatriz Prada Villegas

*Articulo publicado en el Boletín Colpsic del mes de marzo

                             

El desarrollo humano se concibe como un proceso de co-construcción entre los factores constitucionales y adquiridos en el devenir evolutivo del individuo. Dichos factores van sucediendo en un continuo relacional en compañía de padres, sustitutos, pares, maestros, escuela y comunidad.

El desarrollo psicoafectivo es un factor importante que atañe al desarrollo emocional y a la estructuración de la personalidad mediante expresiones, regulaciones y resoluciones de conflictos. Los cuales —al ser inherentes a la condición humana— tienen a su vez un papel organizador del desarrollo humano, ya que al presentarse a lo largo del proceso evolutivo de los niños y niñas permiten enfrentar, expresar y generar herramientas de regulación emocional.

Es así como Winnicott (1970) sostiene que “…las pautas básicas se establecen durante el proceso de maduración emocional, y los factores más influyentes son los que actúan al comienzo” (p. 48-49). Es decir, el desarrollo emocional se organiza durante los primeros años de vida, cimentándose las bases de las relaciones afectivas que inician con los vínculos con los padres y que luego se desplazan al ambiente y a los pares. Luego emerge el proceso de regulación y finalmente el proceso de socialización para consolidar la identidad, y así “…ordenar el universo de las impresiones emocionales y sensoriales del niño…” (Segal, 2008, p. 40), todo lo anterior favorece los cimientos de la constitución de la personalidad.

La personalidad se constituye a través de momentos, situaciones, relaciones y sensaciones placenteras o no que hacen parte del proceso evolutivo. Los ámbitos físico, cognitivo, psicosocial y emocional trazan las huellas en el desarrollo psicoafectivo de cada uno de los individuos. Es por esto que se requiere un conocimiento integral en todos aquellos quienes acompañan el desarrollo psicoafectivo de los niños y niñas para su adecuada comprensión, protección y atención de necesidades y conflictos de su organización afectiva.

Sin embargo, situaciones como el maltrato, el rechazo, la pobreza, la violencia o el conflicto armado (i.e., condiciones de vulnerabilidad extrema) se convierten en interferencias que podrían afectar el desarrollo psicoafectivo. Lo cual genera mecanismos de defensa inapropiados y dificultades para la resolución adecuada de los conflictos, que en algunos de los casos se constituyen en daños irreversibles en todos los ámbitos del desarrollo humano. Frente a estas condiciones de vulnerabilidad extrema resulta importante la comprensión, protección y atención de niños y niñas. Lo anterior, a través de la implementación de programas centrados en el desarrollo psicoafectivo que favorezcan respuestas adecuadas ante las condiciones de la realidad, el reconocimiento del sí mismo y su entorno, la resolución apropiada de sus conflictos y relaciones afectivas sanas.

 

Un programa para facilitar el desarrollo emocional de la infancia

El Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional, Pisotón, de la Universidad del Norte, deseoso de facilitar el desarrollo psicoafectivo adecuado de niños y niñas hace 20 años, ha diseñado, implementado y perfeccionado un programa de desarrollo psicoafectivo desde el marco de la psicología dinámica, los procesos maduracionales y constitucionales de la infancia a través de técnicas lúdico-educativas. Entre estas técnicas se encuentran el cuento, el psicodrama, el juego y el relato vivencial que desde la gestación hasta los 9 años, el apoyo de las figuras vinculares (e.g., padres, maestros y cuidadores), que propende por la maduración emocional, la expresión de emociones, el conocimiento de sí mismos y la resolución de conflictos.

El Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional ha desarrollado diversas investigaciones haciendo frente a las necesidades de los niños y niñas, los cambios sociales y el contexto del país. Es de destacar el Estudio longitudinal del Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional (2011- 2014) cuyos resultados piloto evidencian que en gran parte de la población se favoreció el fortalecimiento del yo, la adecuada expresión de emociones y la sana adaptación al medio. No obstante, un número significativo de la población participante no pudo lograr una adecuada resolución de los conflictos ni el fortalecimiento del yo. Estas dificultades se debieron a interferencias en el desarrollo psicoafectivo en estos niños y niñas en condiciones de vulnerabilidad extrema tales como: agresión-maltrato en un 35%, abandono-negligencia en un 27%, desplazamiento forzoso por violencia en un 23% y abuso sexual en un 15%.

Lo anterior justifica la necesidad de generar acciones de intervención en el desarrollo psicoafectivo en condiciones de vulnerabilidad extrema, específicamente en interferencias en el desarrollo. El Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional de la Universidad del Norte, entendiendo esta necesidad, ha diseñado el Programa de Recuperación Psicoafectiva con el ánimo de promover el curso esperado del desarrollo psicoafectivo en circunstancias adversas, facilitando el reconocimiento, expresión y elaboración afectiva; es decir la reconciliación, resiliencia y resignificación.

 

Acompañamiento a los niños que han vivido interferencias

El Programa de Recuperación Psicoafectiva comprende temáticas de: abandono, agresión, abuso, maltrato y desplazamiento. Los cuales están centrados en factores internos referidos a la dinámica intrapsíquica como compulsión a la repetición y mecanismos de defensa que facilitan la elaboración psíquica y finalmente la resiliencia y la reconciliación. O sea que el Programa como sostiene Winnicott (1963), propende por “la tendencia a la recuperación…” (p. 85); es decir, al restablecimiento del desarrollo emocional.

Las temáticas comprenden un dispositivo de elaboración psíquica que va del reconocimiento a la expresión y de la expresión a la resignificación de experiencias. La implementación del Programa de Recuperación Psicoafectiva se realiza a través de técnicas lúdicoeducativas: cuento, psicodrama, juego o actividad de resignificación y relato vivencial. Lo anterior facilita la sana resolución de conflictos, el fortalecimiento yoico y la adaptación a la realidad. Este programa solo puede ser implementado por profesionales que integran equipos psicosociales luego de su formación en desarrollo psicoafectivo y en la implementación del programa.

El Programa de Recuperación Psicoafectiva tiene la siguiente estructura:

Temáticas

Cuento

Actividad de Resignificación

Abandono

Una segunda oportunidad

Participación-Acción

Agresión-Maltrato

El día que Miguelito volvió a sonreir

Participación-Acción

Abuso

Yo supe decir no

Participación-Acción

Desplazamiento

El sol siempre va conmigo

Participación-Acción

Compulsión a la repetición (recordar para no repetir)

El imán ha perdido su fuerza

Juego: Rompamos cadenas

Mecanismos de defensa

La capa protectora

La tienda de disfraces

Juego: Las paletas defensivas

Resiliencia

La otra orilla

Juego: La clavé está en ti

Reconciliación

Una visita inesperada

Juego: Conciliemos nuestras diferencias

 

Una apuesta a la construcción de paz 

El Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional y El Programa de Recuperación Psicoafectiva responden a una necesidad nacional en un contexto adverso y en el anhelo de una Colombia en paz. Para ello es preciso construir paz desde la infancia, aprendiendo a reconocer las diferencias y comprender nuestros sentires.

La paz no se refiere al fin del conflicto, por el contrario, el conflicto hace parte de la condición humana. Lo que es necesario es aprender a resolverlo de forma pacífica y justa. Es primordial conocer, identificar, expresar y regular las emociones de forma adecuada, a través del conocimiento del desarrollo psicoafectivo y la atención de las interferencias en el desarrollo. La paz se construye desde los cimientos, así como la personalidad inicia muy tempranamente en la consolidación de los vínculos afectivos. El camino hacia la paz se encuentra en el desarrollo psicoafectivo y en la recuperación psicoafectiva de los niños y niñas de Colombia.

 

Referencias:

  • Segal, H. (2008). Introducción a la Obra de Melanie Klein. Buenos Aires: Editorial Paidós.
  • Winnicott, D. (1963). El valor de la depresión. En: El hogar, nuestro punto de partida. Ensayos de un psicoanalista. (84-93). Buenos Aires: Editorial Paidós.
  • Winnicott, D. (1970). Vivir creativamente. En: El hogar, nuestro punto de partida. Ensayos de un psicoanalista. (48-65). Buenos Aires: Editorial Paidós.
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.