Filosofía y Humanidades Filosofía y Humanidades

El blog 'Tales por cuales' es uno de los espacios donde estudiantes y profesores del Departamento de Filosofía y Humanidades comparten sus textos que van desde la filosofía y pasan por la literatura, el arte, la política y demás intereses particuales de cada uno de sus creadores. 

 

 

 

Blogs Blogs

Entradas con etiqueta cuento .

No salir del baúl

     

Por Yojan Murcia

Era una historia difícil. Él no sabía cómo contarla, solo conocía unas cuantas ideas, lo básico. Era una historia de amor, sí, eso era. Dos amantes, un hombre y una mujer.  Él había sido rechazado porque no le gustaba a la madre de la joven, lo cual hacía más frenético su amor. Él aseguraba que no era falta de química entre ambos, sino que había intrusos que arruinaban todo, por ende debía seguir luchando de manera interminable hasta lograr conseguir a su amada. Pero para ella las cosas no eran así, él era un Montesco y ella una Capuleto, una historia  digna de Shakespeare, que iba a terminar consumiendo el uno al otro hasta el suicidio o peor aún, la locura.   ¿Locura peor que muerte? Para ella era bastante claro que: -La muerte no le duele a uno, le duele al otro, al que está cerca de ti, son las personas las que sufren la pérdida, para uno es demasiado tarde para sentir-.

 
Por lo tanto, la joven se rehusaba a seguir en ese cauce, que la enfrentaba ante lo absurdo del mundo, contra una madre que no la hacía feliz, pero que ella debía obedecer;, porque era su madre, debía honrarla, debía. Que linda sería la vida sin deber algo, si ella se pudiera entregar sin responsabilidades, si pudiera estar en los brazos de él, pero no. Debía dejar de pensar locuras y eso era producto de esa locura, pero ella no era una loca, no, ella no. Ella estaba bien. Debo obedecer a mi mamá, es lo correcto, haz lo correcto- se repetía hasta recostarse en su cama después de ignorar los mensajes que había recibido de él. Pero él ¿qué pensaba? ¿Qué todo iba a cambiar por unas palabras? Ya lo habían intentado y era suficiente. Para él no, pero para ella ya todas las balas del cartucho habían sido disparadas. Se habían visto muchas veces, se habían besado hasta hinchar los labios, habían hecho el amor una y otra vez, incluso el narrador desconoce muchas de esas veces que se habían visto a escondidas.  Pero ya era tiempo, era tiempo de cortar de raíz antes de volverse loca.


Él no le tenía miedo a la locura., Ya él estaba loco, lo estaba desde el momento en que la vio por primera vez. -Es tan corto el amor y tan largo el olvido- se decía a sí mismo, como si fuese el mismísimo Neruda en esa noche, donde los versos más tristes de la humanidad fueron escritos . Él no sabía qué hacer, lo había intentado todo. Bueno, no todo. Porque él entendía que dentro de la palabra ‘’todo’’ estaba el secuestrarla. Él sintió una patada en el baúl –Mierda- ¿Lo había hecho?  Él no era capaz de muchas cosas. De las mil cosas que a las que él  se había inscrito a lo largo de su vida,  desde deportes hasta cursos de guitarra, todas las había dejado, con la excusa de que le gustaba probar varias cosas.- Pero él sabía que era un inútil, sabía que su existencia se resumía en un malgasto de oxígeno, un metabolismo dopado, que lo hacía defecar tras cada comida, esteroides y mucho alcohol. Había defraudado a sus padres, tal vez ellos no murieron en un accidente, tal vez ellos vieron el hijo que tenían y decidieron arrojarse a ese camión a 120 kilómetros por hora. 


Pero ella no, ella lo amaba. Él no sabía qué veía ella en él, pero no quería que lo dejaraá de ver. Él no nació el día que su madre lo expulsó por  su vagina, él había llegado a la vida el día que se besaron en esa fiesta, el día que ese reguetón pegajoso, los envolvió como en un baile de cortejo de colibrís. Así lo veía él, pero a decir verdad fue tener sexo con ropa . Incluso, ella no lo besó por pasión, no lo besóo porque él le pareciera lindo a pesar de tener brazos abultados y tríceps definidos, solo lo besóo porque era su forma de rebelión contra su madre., Ootra vez su madre , la que quería una hija santa, una hija sin clítoris, una hija que hiciera todo lo que ella quisiera, una extremidad de ella. Pero ella era una puta, ella lo sabía, ella disfrutaba excitarse, disfrutaba ver cómo los hombres se excitaban al verla, disfrutaba la erección que provocaba en los hombres al bailar, llegaba al éxtasis de placer con solo imaginarse que su mamá la descubriera haciéndole sexo oral en el baño a Mr tríceps. Pero no debía, no debía sentir eso, estaba mal... eso decía su madre y debía hacerle caso.


Estaba seguro. Lo había hecho, él recordó todo, incluso mejor que el narrador, todo gracias a la canción de esa cantante morena de una isla del caribe, que gozaba de mover sus caderas de manera fascinante en todos los vídeos, haciendo un himno al capitalismo ‘’Trabajo, trabajo’’. No es que él fuera un devoto del capitalismo, todo se debía a que esa morena era la cantante favorita de ella, pero de seguro a su madre no le hubiera gustado, porque no era el ejemplo que debía seguir su hija  -Aunque esperen , dijo el- ¿Esa perra gusta de todo el mundo, menos de mí? “Debí haberla matado a ella, después de todo no es culpa de nosotros, es culpa de ella, solo de ella, la química aún está”-. La palabra química le recordó la botella de Cloroformo que había en la guantera. Frenó un poco y estacionó en un borde de la carretera, tenía el deseo de no  encontrarla ahí. Cruzaba sus dedos para que el ruido del baúl no fuera ella, que todo fuera una ilusión. Que todo fuera un efecto del pudín feliz que había comido el día anterior para olvidarla. Se armó de valor y decidió abrir la guantera, y ahí lo encontró, la botella y el pañuelo. Lágrimas comenzaron a caer de sus ojos, sintió otro ruido en el baúl, ya la había perdido, no lo iba a perdonar, nadie perdona un secuestro, bueno tal vez el gobierno de su país , que adelanta un proceso de paz con un grupo guerrillero, y ha decidido juzgar los secuestros, al igual que se juzgaría a una persona que intenta robar algo en un súper mercado. Pero ahora estaba demasiado jodido como para pensar en el bien de su país ¿Quién pensaba en él? Nadie ¿Por qué debería preocuparse por otros? Lo que importaba ahora, era que ella estaba en el baúl y que ya estaba 10 kilómetros fuera de la ciudad. Debía arrojarla por el barranco, sería lo correcto, para él, pero  ¿Lo sería para ella? Ellos se debían amor, tenían que estar juntos, pero si ella se enterara de aquel rapto, ella lo denunciaría y llamaría a la perra de su madre. Él, no podía permitirse eso, por ella, por los dos, ella no debía odiarlo, ellos tenían que estar bien, debía arrojarla y marcharse.

Procedió al baúl. Primero miró para todos lados para asegurarse de que no hubiera nadie viendo. Lo abrió y cuando se vio así mismo lleno de sangre lo recordó todo. Lo recordó todo, incluso el corte en su garganta. Lo recordó justo en el momento en que la cantante morena dejó de repetir trabajo, trabajo, como si padeciera un retraso mental. Justo en ese momento recordó que él había sido el que había ido a trotar con la esperanza de mejorar más aun su cuerpo para que ella sufriera y fuera a sus brazos por lo ‘’sexy’’ que estaba. Cuando estaba trotando que vio que alguien manejaba su Ford Fiesta blanco que había comprado en navidad y en el instante que se acercó a la ventana un cuchillo le atravesó la garganta. El verse ahí, casi muerto, frío, morado y maloliente, se sentó en la silla de atrás. La miró, llena de sangre y temblando. Así que ella lo había hecho, ella le había dado fin, pero sonrió, me mató por amor, pensaba, lo hizo porque me amaba y la única forma de dejar de amarme era recurriendo al homicidio. Él sonrió y siendo consciente del amor de su amada, en un instante trascendió, a un lugar donde ni siquiera los filósofos pueden pensar, dejando solo oscuridad en la silla trasera. Mientras ella solo repetía: -No hay testigos… No hay testigos… Es lo que hubiera hecho mamá, es lo que ella hubiera hecho, era mi deber hacerlo o yo iba a terminar loca y mamá no quiere una hija loca, está bien, tranquila, todo estará bien, ahora solo debo asesinar al narrador y todo quedará listo .