Saltar al contenido
Carousel bootstrap 3 with 2.3.2 style and swipe compatibility - Bootsnipp.com

Todos los blogs Todos los blogs

Manuel Eduardo Moreno Slagter
Mensajes: 88
Estrellas: 1
Fecha: 22/04/21
Joven Uninorte
Mensajes: 51
Estrellas: 8
Fecha: 21/04/21
Ricardo Gonzalo Gutierrez De Aguas
Mensajes: 16
Estrellas: 0
Fecha: 21/04/21
Egresados Uninorte
Mensajes: 447
Estrellas: 3
Fecha: 19/04/21
Dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas
Mensajes: 3
Estrellas: 0
Fecha: 9/04/21
Jahir Enrique Lombana Coy
Mensajes: 15
Estrellas: 2
Fecha: 8/04/21
Camilo Antonio Mejía
Mensajes: 87
Estrellas: 0
Fecha: 7/04/21
Departamento Economía
Mensajes: 24
Estrellas: 1
Fecha: 6/04/21
Fabián Amaya Valdivieso
Mensajes: 10
Estrellas: 0
Fecha: 24/03/21
Derecho Internacional
Mensajes: 10
Estrellas: 0
Fecha: 23/03/21
Luz Marina Alonso Palacio
Mensajes: 29
Estrellas: 0
Fecha: 15/03/21
Jaime Escobar
Mensajes: 3
Estrellas: 1
Fecha: 28/02/21
Programa Sábado del Docente
Mensajes: 19
Estrellas: 1
Fecha: 19/02/21
Jairo Parada
Mensajes: 369
Estrellas: 2
Fecha: 11/02/21
Dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas
Mensajes: 1
Estrellas: 0
Fecha: 3/02/21

TODAS LAS PUBLICACIONES TODAS LAS PUBLICACIONES

Para repartir plata primero hay que ganársela, y sobre eso, que debería ser la médula de la discusión, reina un notable silencio.

No nos digamos mentiras. Si estuviese en nuestra manos, es decir, si por alguna razón cada ciudadano pudiese marcar en una casilla si quiere o no quiere pagar impuestos, probablemente la mayoría preferiría no hacerlo. Si al mismo tiempo a esos mismos ciudadanos les preguntaran si estarían de acuerdo con una renta básica general, con educación y salud gratuita, y demás beneficios relacionados con el llamado Estado de bienestar, es muy probable que contestaran que sí; claro, eso suena muy bien. Son esas dos preguntas fáciles, con respuestas automáticas, pero evidencian una contradicción que ha intrigado a las personas desde hace rato: aquella que enfrenta el deseo con la realidad, lo que se quiere contra lo que se puede. En nuestro país estamos viviendo uno de esos momentos, uno peligroso, en el que persiguiendo utopías improbables podemos terminar por descarrilarnos sin arreglo.

Hay una especie de falacia que parece colarse inadvertidamente en el discurso de casi todos los que plantean soluciones a nuestros problemas económicos, simplificándolos puerilmente: se da por sentado que en Colombia hay plata suficiente, pero el inconveniente es que está mal repartida y que, además, se la roban. Para lo primero se reclaman más impuestos, mientras para lo segundo se utiliza el popular comodín de la lucha contra la corrupción. Entonces se indica que si hacemos eso, si repartimos mejor la plata y milagrosamente desaparecemos a los corruptos, el país se arregla y habrá recursos para todo.

Claro que nos irá mejor con una mejor distribución de los recursos y sin corrupción, eso es una aproximación digna del gran Pambelé. Sin embargo ese escenario se enfrenta con dos obstáculos importantes. El primero, ya lo dije, es que nadie quiere pagar más impuestos, y los intentos por aumentar el recaudo motivan alharaca y gritería desde cualquier punto del espectro político o social, como estamos comprobándolo en estos días. El segundo es más complicado, porque hasta hoy nadie ha planteado una idea concreta sobre qué se supone que se debe hacer para disminuir, mucho menos acabar, la corrupción en nuestro país. Ya hay cárcel y duras penas para los corruptos, y un sinfín de instituciones que se supone que vigilan los recursos públicos (y que quizá han generado más corrupción), pero nada parece funcionar. No es que no se deba seguir intentando, el empeño no puede cesar, lo que sucede es que el camino es largo y culebrero, por lo que no podemos esperar cambios repentinos, ni contar con esos recursos en un plazo de tiempo sensato.

Lo que no se repite con suficiente insistencia es la necesidad de generar más riqueza. Para repartir plata primero hay que ganársela, y sobre eso, que debería ser la médula de la discusión, reina un notable silencio. En lugar de concentrarse casi exclusivamente en distribuir lo poco que tenemos, el gobierno y sus opositores deberían enfocarse en propiciar las condiciones que permitan el crecimiento económico de los ciudadanos, con seguridad, un marco legal confiable y mejoras logísticas. Podemos cortar el pastel de la forma que se nos ocurra, pero si no le metemos más harina, leche, azúcar, huevos y cocción, vamos a terminar repartiendo aire.

Fotografía tomada de https://www.unsplash.com

Publicado en El Heraldo el jueves 22 de abril de 2021

 

Seguramente ya lo sabes, pero queremos compartirte algunos métodos para que puedas prepararte para tus parciales finals de forma exitosa.

 

1. Ten en cuenta que los mejores apuntes empiezan antes de clase:

Repasa y conoce los contenidos con anterioridad. Para esto, revisa la parcelación de la asignatura para que puedas investigar y estudiar el tema que hablarán en la clase y puedas aportar al desarrollo de esta. ¡Recuerda leer las lecturas asignadas por tu profesor!

 

 

2. Durante la clase, presta atención escucha activamente, organiza selectivamente tus anotaciones. 

 

 

3. Después de clase, revisa, organiza, complementa y repasa tus apuntes.

¡De esta manera te aseguras de que has aprendido y entendido el tema de la clase!

 

¿Sientes que tienes problemas de atención? Aquí te compartimos algunas sugerencias para minimizar los problemas de atención:

 

- Ubica un espacio de estudio estable en tu casa, que sea respetado por las personas que viven contigo. Este debe ser cómodo, iluminado y aislado de distracciones.

 

- Prepárate emocionalmente buscando activar tu motivación interna. Evita estudiar apenas hayas comido, dormido, estés disgustado o te sientas enfermo. Practica ejercicios sencillos de respiración, que centren tu atención y te ayuden a “vaciar tu mente” y dejar de lado los problemas o pensamientos distractores. 

 

- Destina sesiones continuas de 90 minutos (lo mismo que dura un partido de fútbol), sabiendo que los primeros  quince minutos tu mente se está calentando, la siguiente hora es de máxima productividad y el tiempo restante está casi saturado. Evita distraerte y romper el nivel de concentración, de lo contrario, a tu cerebro le tocará empezar de nuevo.

 

¿Qué te parecen estas sugerencias? ¡Te animamos a ponerlas en práctica! Verás la diferencia al sentirte más confiado para presentar tus parciales! De hoy en adelante, vive la universidad de manera enfocada. 

Pero, si crees que lo has intentado todo y no logras concentrarte u organizarte… ¡No te preocupes! Recuerda que en Uninorte cuentas con el apoyo del Centro de Recursos para el Éxito Estudiantil (CREE), quienes están dispuestos a ayudarte con tu aprendizaje y experiencia de estudio. 

 

¡Haz clic aquí para saber más sobre este servicio que te ofrece tu Universidad!

En 1998, durante la ceremonia de graduación celebrada en la plaza frente a la casa blanca de Uninorte, el presidente del Consejo directivo, Álvaro Jaramillo Vengoechea, en su discurso expresó que, según le enseñó su padre, se sentía realizado y satisfecho en la vida porque había plantado un árbol, tenido un hijo y, aunque le faltaba escribir un libro, con su gestión y el apoyo de toda la comunidad universitaria se escribirían muchos libros en los que quedaría plasmado el sello Uninorte y la consolidación de ideas que aportarían a construir una sociedad de progreso y con visión de futuro.

 

Uno de los grandes problemas que afecta a la humanidad y aumenta el riesgo del mantenimiento de la vida en la tierra es el calentamiento global y el cambio climático. Está claro que uno de los factores que ha llevado a acelerar este problema ambiental es la tala masiva de árboles y la destrucción de bosques que contienen a una diversidad de especies en equilibrio dinámico, que de una u otra forma controlan la proliferación de especies parásitas o vectores transmisores de microbios que producen enfermedades infecciosas, como el Covid-19. En este sentido, la invitación es a sembrar muchos árboles de diversas especies y en nuestra localidad, en la medida de lo posible, árboles representativos del bosque seco tropical, el cual está considerado como uno de los ecosistemas más amenazados del planeta tierra.

 

Por otro lado, la labor de un profesor no sólo es la transmisión de conocimientos ya elaborados o considerados como verdades a media, sino que debe incluir la siembra de ideas o activar la mente de los alumnos para que ellos mismos generen sus propias ideas, las cuales aportarán a la construcción de un mundo mejor o sostenible en el tiempo. Una vez escuché una conversación, de un par de respetables docentes de Uninorte, en la que expresaron y compartían que las ideas luchan y unas van en avanzada y otras se van quedando en el tiempo. A mi eso me sonó un poco raro e incluso dije que no estaba del todo de acuerdo. Sin embargo, hoy estoy un poco más convencido que es posible que las ideas pasan por un proceso de resistencia y mantenimiento, al igual que los dos imperativos básicos de la vida: la supervivencia y la reproducción.

 

Esta reflexión surge de recordar que el 22 y el 30 de abril son el día de la tierra y del árbol, respectivamente. Como en la tierra ya estamos, aprovechemos para sembrar uno o muchos árboles (siembra de vida) y generar espacios de reflexión y esperanza para que surjan muchas ideas que algunas perdurarán en el tiempo y se harán visibles como proyectos de vida.

Johana durante su paso por la universidad siempre fue una estudiante muy participativa en las actividades y eventos que ofrece Uninorte; es por esto, que en una Cátedra Europa nace su interés por viajar y conocer Italia. 

 

“Mi deseo de aprender más me llevó al semillero de Italiano de Uninorte, con mucha dedicación todos los días a las 6:30 a.m. empezaba mis clases, ahí me acompañaron y guiaron en el fortalecimiento de mis bases y además de aprender el idioma”, comentó González. Ella también hizo parte de Bienestar Universitario, fue monitora, entre otras actividades, con el fin de enriquecer su hoja de vida. 

 

Pero el semillero era solo un escalón, su sueño era realizar un intercambio y en noveno semestre lo cumplió. La egresada afirmó que “al llegar a la universidad en Italia, comencé a valorar mucho más lo maternal que es Uninorte, ya que en esta nueva universidad no existía ese acogimiento y orientación como venía acostumbrada”. Pero nada de esto detuvo a Johana a alcanzar sus metas, después de cursar su último semestre académico en Italia, logró conseguir sus prácticas profesionales en una empresa en Bélgica; para este puesto le jugó a favor su experiencias en las actividades extracurriculares que tuvo en Uninorte. 

 

Posteriormente, la egresada realizó una maestría en Ciencias del Desarrollo y la Cooperación Internacional en la Universidad de Roma La Sapienza; esta es la mejor universidad de Europa y una de las mejores del mundo.

 

Hoy en día, Johana hace parte de la compañía Invitalia, la cual es la Agencia Nacional para la Atracción de Inversiones y Desarrollo Empresarial de Italia. “Me siento muy feliz de estar aquí, sigo enriqueciendo mis conocimientos cada día, sin embargo, en unos diez años me gustaría regresar a Colombia y poder aplicar todo lo aprendido en el extranjero, para poder promover el desarrollo del país, es algo que me llenaría mucho”, expresó la egresada. 

 

La egresada destacada está dejando en alto a la Universidad del Norte donde quiera que va, sin duda, aprovechó cada segundo dentro del campus no solo en las áreas de su programa, sino también recolectó muchas experiencias en otras áreas extracurriculares que sin saberlo más adelante le ayudaron a su formación en el exterior. 

 

“Como egresados uninorteños tenemos que ser solidarios entre nosotros, si tenemos la oportunidad de abrirle las puertas a nuestros colegas para que se desarrollen profesionalmente debemos hacerlo, es nuestro compromiso”, concluyó.

 

Por: María Paula Soleno

 

Si los congresistas disfrutan sin recato de los beneficios de sus cargos, deben, como mínimo, hacer su trabajo.

El pasado jueves, en la plenaria de la Cámara y por tres votos, se archivó el proyecto que pretendía reglamentar la práctica de la eutanasia en Colombia. De esta manera, nuevamente el Congreso le saca el cuerpo a un debate que tiene un atraso de 23 años, desde que la Corte Constitucional la despenalizó y le pidió al cuerpo colegiado que legislara sobre el tema. Con este, ya son trece los intentos que se han dado para atender esta obligación. En cualquier otro contexto tal nivel de ineficiencia sería castigada con severidad, no podría comprenderse que el establecimiento de una ley o de cualquier procedimiento, por difícil que sea, pueda tomarse casi un cuarto de siglo de revisiones sin ser adoptado. Pero aquí parece que no pasa nada.

Por supuesto, la discusión sobre la eutanasia es compleja y ciertamente no se podría tomar a la ligera ni concluir con afanes. Los dilemas éticos y religiosos que plantea la terminación voluntaria de la vida no son poca cosa; nada tan delicado como la injerencia del Estado en las creencias y convicciones de la gente, en la determinación y ejercicio del libre albedrío. Incluso en los países en los que este asunto está regulado hace rato, por muy modernos y liberales que sean, surgen de vez en cuando voces que invitan a una reapertura del debate.

Reconozco que no quisiera estar en la posición de los congresistas que deben zanjar este tema, sobre el que seguramente nunca van a cesar las controversias y que en cualquier caso dejará inconforme a una buena parte de los ciudadanos. Ese es el problema: la paradoja que supone que quienes necesitan el apoyo popular, manifestado a través de los votos, tengan que tomar decisiones impopulares, o que, como en este caso, dividirán radicalmente a la población. En cierta medida comprendo que dilaten la tarea, buscando que el guante caiga después y que le toque chantárselo a otros, evadiendo así los compromisos espinosos.

Comprendo pero no justifico, porque la dificultad del reto no los exime de su responsabilidad. Si los congresistas disfrutan sin recato de los beneficios de sus cargos, que no sólo son magníficos sino francamente exagerados, deben, como mínimo, hacer su trabajo. Tanta labia y pose, tanta falsa importancia, debería verse compensada con algo de esfuerzo y dedicación, de análisis sensato. Se da por sentado que están haciendo lo que les gusta, por lo que se batieron en una contienda electoral que siempre es difícil y costosa. Entonces que le pongan el pecho a los problemas, que no son pocos.

Hay excepciones, un manojo de congresistas que se lo toman en serio y que verdaderamente se preocupan y trabajan por ordenar el desorden. Pero lamentablemente sospecho que son una minoría, y que los demás viven con la calculadora electoral en la mano, sacando las cuentas necesarias que les permitan volver a ser elegidos, o contentar a sus jefes y amigos, buscando no contrariar en exceso ni hacer demasiado ruido, pasar de agache. Mientras tanto, seguimos en el limbo, sin reglamentar temas tan espinosos como el que he mencionado, el aborto, la dosis mínima y el matrimonio igualitario, entre otros asuntos que no encuentran solución o claridad. Así nos va.

Fotografía tomada de https://www.unsplash.com

Publicado en El Heraldo el jueves 15 de abril de 2021

RSS (Abre una nueva ventana)

Las opiniones expresadas por los blogueros no comprometen la posición de la Universidad del Norte. Este espacio garantiza la libertad de expresar ideas y opiniones de los miembros de su comunidad universitaria, así como la libertad de cátedra e investigación. Blogs Uninorte promueve el debate y la confrontación de ideas en el plano estrictamente académico. 

Si requiere información adicional sobre la estrategia de difusión y divulgación científica a través de la plataforma de Blogs institucionales comuníquese con nosotros.

Dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas
Teléfono: (575) 3509509 Ext. 3883
blogs@uninorte.edu.co

Volver al portal de blogs

Vigilada Mineducación

Km.5 Vía Puerto Colombia - Tel. (57) (5) 3509509 - Área Metropolitana de Barranquilla, Colombia © Universidad del Norte