Blogs Blogs

Promotores de convivencia social y salud mental

 


El sábado 26 de agosto se dio inicio al proyecto promotores de convivencia social y salud mental, con los estudiantes de 5 colegios aledaños al Hospital de la Universidad del Norte (institución Educativa Miguel Antonio Caro, Institución Educativa Técnico Industrial del Atlántico, Nuestra Señora de Fátima, Francisco José de Caldas, Institución Educativa Politécnico).

El proyecto mencionado anteriormente consiste en capacitar a 6 estudiantes de cada colegio en salud mental y convivencia social, con el fin de construir un proyecto que ayude a promover estas mismas en sus colegios, con el apoyo del programa Psicología a la Calle del departamento de Psicología y el Programa Univoluntarios de la Universidad del Norte.

Para dicho, programa se realizaron cuatro sesiones en el Hospital de la Universidad del Norte, las cuales estuvieron  direccionadas a tres componentes: individuo, grupo social y experiencia práctica.

Cada sesión estuvo orientada a temas como: el bullying, el auto control, el manejo de emocionesla convivencia social y la promoción y prevención de embarazos no deseados. Adicional a esto en el componente teórico-práctico los estudiantes realizaron un análisis DOFA de sus colegios con el fin de identificar una problemática para abordar el desarrollo del proyecto.

Actualmente el proyecto está siendo desarrollado por los estudiantes  en sus instituciones educativas. Semanalmente los voluntarios tutores realizan acompañamiento en cada colegio  apoyando con el desarrollo de las actividades y con la aplicación del proyecto buscando un mayor impacto en la población a trabajar.

Los proyectos se presentarán el 8 de noviembre en la Feria INN de Proyectos Sociales, dirigida por el Programa Univoluntarios, y el 6 de diciembre se espera realizar la ceremonia de clausura, donde se certificará a los estudiantes líderes de cada proyecto.

Jóvenes Embajadores en Univoluntarios.

 

Jóvenes Embajadores, es un programa apoyado por la oficina para Educación y Cultura del Departamento de los Estados Unidos, la Embajada de este país en Bogotá e implementado por la Partners of the Américas. Este es un programa que va dirigido a jóvenes entre 15 y 17 años con capacidades de voluntariado y liderazgo. Durante cuatro semanas jóvenes escogidos de diferentes escuelas segundarias de Colombia, viajan a Estados Unidos, para aprender acerca de la cultura, afianzar lazos de amistad, practicar  su inglés,  y obtener herramientas de participación cívica y comunitaria. A su vez jóvenes estadounidenses viajan a Colombia para aprender un nuevo idioma, experimentar, construir tejido social y participar en voluntariados sociales que los ayuden a desarrollar habilidades comunitarias y fortalecer su intercambio cultural.

 

Un grupo de Jóvenes Embajadores se reunieron con el Programa Univoluntarios en la sala Mapuka de la Universidad del Norte, con el fin de compartir su experiencia. La actividad comenzó con una dinámica que consistía en jugar a tingo, tingo, tango y a quien le tocara la bola, debía ponerse de pie, decir su nombre y una señal que lo identificara y diferenciara de los demás, esto con el fin de generar un ambiente de confianza en los participantes de la actividad.

 

El Programa Univoluntarios les dio la bienvenida y les dio a conocer sus  proyectos, las comunidades en las que intervienen, así como las personas que pueden hacer parte del programa. Cada proyecto contó con la presencia de un líder voluntario, quienes hablaron de su experiencia como en el ejercicio del voluntariado, haciendo énfasis en su proyecto y sobre las motivaciones para ser voluntario

Los Jóvenes Embajadores compartieron  las experiencias de su viaje, todo el proceso que viven en su intercambio cultural y su adaptación en un nuevo país y una nueva casa, la motivación que los lleó a tomar la decisión de venir hasta Colombia, y cómo desde su experiencia el ser líder ha cambiado su vida, ayudándoles  a dejar huella y actuar en el mundo trabajando en equipo.

Varios de los jóvenes expresaron las ganas de trabajar con el Programa Univoluntarios, porque ven en este programa una forma de trabajar por la sociedad, aprender de la cultura colombiana y enseñar un poco de la estadounidense. Con esta actividad se busca brindar un programa de intercambio cultural, que motive al servicio comunitario, la diplomacia de los jóvenes ciudadanos, profundizando conocimientos culturales y compartiendo distintas perspectivas de vida, logrando una interacción entre ambos países aumentando el entendimiento mutuo.

Finalmente, un voluntario español, que se encuentra de intercambio realizando actividades en Univoluntarios, contó algunas de las experiencias que como voluntario vivió, y cómo lo errores se han convertido en lecciones, y los miedos a los cuales se puede ver enfrentado un joven cuando decide dedicar parte de su vida al voluntariado.

Univoluntarios se vincula al proyecto Tambores por la Paz

120 niños y jóvenes de los barrios La Luz y Rebolo tendrán la oportunidad de fortalecer sus competencias ciudadanas en el marco de la construcción de paz gracias al proyecto Tambores por la Paz, liderado por el Club Rotario Barranquilla Centro, que desde este año contará con el apoyo de Univoluntarios.

La iniciativa nació hace cerca de 15 años, cuando un concierto de percusionistas infantiles y juveniles, organizado por el club, tuvo tanto éxito que este decidió convertirlo en un programa social. Desde entonces, más de 1.500 niños y jóvenes de 26 barrios de Barranquilla han hecho parte del programa. 

Durante este tiempo han realizado 131 conciertos por la paz, han establecido varias escuelas de música en la ciudad y han llevado su talento a varias ciudades de Colombia y países como Venezuela, Aruba, Curazao, Francia, Bélgica y El Congo.

Sin embargo, el deseo del Club Rotario era llevar el programa más allá y que influenciara positivamente a más niños. Es así que participaron y ganaron una convocatoria mundial de Rotary Internacional, gracias a la cual recibieron financiación por valor de 68 mil dólares.

Esta nueva etapa de Tambores por la Paz tendrá un nuevo componente académico aportado por Univoluntarios. “Esta prestigiosa institución educativa capacitará a los beneficiarios del programa en las temáticas referentes a la paz, lo cual nos brindará la plena seguridad de que cumpliremos nuestro principal objetivo, que es desarrollar jóvenes entre 8 y 18 años en técnicas musicales como una estrategia para mantenerlos alejados de las pandillas y los conflictos urbanos”, explicó Ricardo Camargo, presidente del Club Rotario Barranquilla Centro, durante el lanzamiento del programa, llevado a cabo el 27 de julio.

Para él, más importante que la educación musical, es que los menores aprendan a evitar, prevenir y resolver conflictos en su barrio, con lo que concuerda María Amarís, directora de Univoluntarios y docente del departamento de Psicología de Uninorte.

“Fue una solicitud de Rotary Internacional como una garantía de que aquello que están aportándoles en cuanto a las competencias musicales, trascendiera en la vida de los niños, transformando su vida y su entorno, alejándolos de las problemáticas sociales que afectan sus comunidades”, detalló Amarís, quien explicó que los los beneficiarios se formarán en temas de ciudadanía, liderazgo para la transformación social, derechos humanos y construcción de un proyecto de vida.

En el evento también hizo presencia la Fundación Zona Franca de Barranquilla, organización que apoya el proyecto desde el 2013. “Conocemos a fondo este proyecto y sabemos que es muy importante y de gran impacto para estas comunidades. Es una manera de canalizar las energías de estos niños porque lo que queremos es que sean la semilla que luego sea nuestra carta de presentación para una mejor comunidad”, sostuvo Patricia Díaz, directora de la fundación.

Para ella, el fin de este tipo de proyectos es marcar una diferencia y, principalmente, “sacar a esos niños adelante” a través del poder transformador de la música y la educación, y considera que no hay mejor aliado para lograrlo que la Universidad del Norte a través de Univoluntarios.

La primera sesión académica del proyecto se realizó inmediatamente después del evento de lanzamiento del programa.

Por Melissa Zuleta Bandera

Como ser un buen voluntario

                                                               

Las aptitudes son talentos o habilidades que poseen los seres humanos, las cuales juegan un papel fundamental en su conducta. En todo lo que hacen se ven reflejadas las aptitudes, y son ellas las que pueden llevar a obtener el éxito o el fracaso en cualquier actividad que se realice. Las aptitudes de los voluntarios al momento de realizar una actividad garantizan la calidad y el éxito de la misma. Por lo anterior es importante resaltar ciertas aptitudes que se deben adoptar para ser un buen voluntario.


El voluntariado es una actividad que alimenta el alma. Cuando eres voluntario  tu labor es trasmitir alegría, tienes el placer de trabajar para ver sonreír a otros, tienes en tus manos la dicha y la satisfacción de poder ayudar a quien lo necesita. “Un voluntariado es transformador o emergente, se focaliza en reivindicaciones profundas de carácter social, basadas en una participación ciudadana activa como forma de inclusión social de diferentes sectores relegados de los procesos de cambio” (Muñoz Mayne-Nicholls, & Sepúlveda Miranda, 2009).

Cuando hablamos de voluntariado, estamos hablando de un grupo de acción que va de la mano con la realidad que viva la comunidad para la cual va dirigida una actividad, y un voluntario debe adaptarse fácilmente a el ambiente donde estará trabajando, debe enfocarse en que su labor principal es trasmitir su conocimiento apoyando de forma dinámica, para tratar de brindar una mejor forma de ver cualquier problema que enfrente la comunidad.

Según Alfaro (1990) para ser voluntario debes reunir una serie de valores que ofrece la posibilidad del cambio y crecimiento, porque la solución para los problemas actuales no es solo técnica, si no humana. Es esta parte humana la que se desarrolla más cuando eres voluntario, aprendes la importancia entre dar sin recibir nada a cambio, del ser, frente al aparentar, del denunciar valientemente y no dejar que todo suceda sin hacer nada, del poder cambiar así sea un poco la sociedad actual, de no dejar que la vida pase por tus ojos sin poder trabajar para ayudar a quien más lo necesita.  

Para ser voluntario, lo más importante, es que ames el voluntariado, para que puedas imprimir ese mismo amor en cada actividad en la cual participes. Es importante también que aprendas a trabajar en conjunto, un buen trabajo en grupo te llevará a obtener mayores ganancias de cada experiencia. Ser responsable y creativo son otras cualidades que te permitirán ser mejor voluntario. El truco ésta en tener una buena disposición para hacer algo por los demás y tiempo libre para ello.

 Referencias.

  • Alfaro, M. E. (1990). La formación del voluntariado social. Plataforma para la promoción del Voluntariado en España.
  • Sepúlveda Miranda, N., & Muñoz Mayne-Nicholls, A. (2009). Voluntariado y Edades: Observaciones desde la juventud, adultez y vejez voluntaria de la ciudad de Santiago. Revista Mad. Revista del Magíster en Análisis Sistémico Aplicado a la Sociedad, (20).

INNovación y cambio social

 

Nos encontramos en una crisis social, en materia de educación y economía; Sin embargo, cada vez más, ciudadanos del común, totalmente desligados a nexos políticos, están tomando la iniciativa de llevar a cabo proyectos de Innovación y emprendimiento social.

En la academia y en este caso, desde la Universidad del Norte, convergen diferentes actores que pueden contribuir para lograr un cambio en la sociedad; docentes, funcionarios, estudiantes. En esta oportunidad se llevó a cabo la Feria INN 2017 -1 , en la cual los protagonistas fueron los estudiantes, las comunidades y los proyectos de intervención que generan un impacto positivo en la sociedad.

El objetivo de esta Feria, no era solamente fomentar el liderazgo de estas iniciativas, sino hacer que los estudiantes comprendieran de qué manera el trabajo en equipo puede generar desarrollo en una comunidad.

La Feria INN no es una plataforma unidisciplinaria, aquí participan estudiantes de diferentes programas académicos: Ingeniería , psicología, pedagogía, diseño, cuyo criterio de participación es la cuota de desarrollo social impartido en los sectores intervenidos.

La oferta de los proyectos a exponer es muy variada, desde la implementación de dispositivos para convertir agua salada en agua potable, hasta la generación de estrategias para el desarrollo de nuevos productos  y técnicas de comercialización de emprendimientos femeninos  con sentido social.

Una de las iniciativas destacadas es Agua e mar, que busca implementar en las casetas de Salgar filtros de agua hechos con botellas plásticas y troncos para que las personas puedan lavarse las manos y los pies.

“Este autoservicio pretende darle un valor agregado a esa playa. Normalmente a las personas que van,  antes de irse les limpian los pies con agua potable. Los caseteros se están gastando demasiada plata en eso. Nosotros proponemos que lo hagan con agua de mar filtrada”, explicó Gabriel Romero, estudiante de Diseño Industrial.

Fueron 43 los proyectos presentados y sin duda alguna todas estas pequeñas acciones quedarán en la memoria de estos futuros profesionales que aprendieron más a cerca de cómo a enfrentar las problemáticas que nos aquejan como sociedad y abordarlas desde sus carreras.

Así es como se construye país

#ViveLaFeriaINN

#YoSoyINN

#YoSoyUnivoluntario

Vidas voluntarias cambiando realidades

 

En tiempos de incertidumbre y caos, de noticias tristes y decepcionantes sobre acciones de humanos contra humanos; tiempos en que el discurso de muchos de los poderosos y “líderes” mundiales incita a la división entre pueblos y entre personas; tiempos en que el panorama se ve oscuro. En momentos así la esperanza empieza a palidecer y comenzamos a cuestionarnos eso de lograr un cambio en el mundo es siquiera posible, si con nuestras “pequeñas acciones” podemos hacer la diferencia. Entonces, ¿sí vale la pena el ser voluntario?

 

La verdad es que no hay forma segura de saber que todo va a cambiar o que en algún punto las cosas serán mejor, pero hay algo de lo que sí podemos estar seguros: mientras hagamos algo al respecto existirá la posibilidad de lograr un cambio. La historia es un recordatorio de las más grandes tragedias humanas, pero de la misma forma, nos muestra y recuerda que en medio de tiempos oscuros siempre ha habido mujeres y hombres -personas- luchando por lo justo, haciendo el bien, levantando la voz por las buenas causas y manteniendo la esperanza.

 

La luz siempre brilla en medio de la oscuridad. Y si hay algo en este mundo que ofrece luz y representa un faro de esperanza, son todas las voluntarias y voluntarios que trabajan incansablemente por lograr la transformación social, son todas esas personas alrededor del mundo uniendo esfuerzos en causas de grande o pequeña escala, pero con gran impacto, porque el voluntariado es una gran fuerza provocadora de cambios, de transformación social y desarrollo que permite a las personas y comunidades participar en su propio crecimiento. El voluntariado, fortalece el compromiso cívico, protege la inclusión social, profundiza la solidaridad y permite la apropiación por parte de la comunidad de los resultados del desarrollo (UN Volunteers, 2017).

 

Desde luego, ser voluntario requiere coraje y un tipo especial de responsabilidad. No significa resolver todos los problemas del país o del mundo, pero sí implica asumir la responsabilidad humana, ética y moral de no quedarnos quietos y paralizados frente a los problemas y de no darle la espalda a quien necesite una mano de apoyo, sea niño, joven, adulto mayor, sea de otra especie o sea el planeta mismo. Siempre vale la pena hacer algo al respecto.

 

Luisa Alvárez Sanes 

 

Univoluntarios celebra con los más pequeños

 

Los niños son la esperanza del mundo. – José Martí.

 

Esta podría ser una de las frases más utilizadas para referirse a la niñez  y sin embargo, no por eso deja de ser menos cierta. Las acciones que emprendamos en pro de la niñez, serán las que tendrán repercusiones en el futuro de la humanidad,  es por eso que la celebración del día del niño sólo es una excusa más para reafirmarlo.

 

En el Día del Niño, 53 voluntarios del Programa realizaron diferentes actividades para conmemorar esta importante fecha. Ellos estuvieron preparándose con anticipación en la logística para brindarles a los niños una jornada memorable.

 

Los jóvenes voluntarios del Proyecto Goticas de Alegría visitaron a los niños del Hospital Universidad del Norte, en compañía de los voluntarios de la Fundación Bancolombia con su grupo de Medicina de la Alegría , y con disfraces y actividades lúdicas los hicieron reir, jugaron con ellos  y les  hicieron olvidar por un momento su difícil situación. El bienestar y la risa son ejes centrales del proyecto. Se ha evidenciado que la risa es buena para la salud por varios motivos. Según Robert McGrath, psicólogo de la Universidad Wisconsin, el humor reduce las hormonas del estrés. Una carcajada intensa aumenta el ritmo cardíaco, estimula al sistema inmune, potencia el estado de alerta  y nos hace ejercitar los músculos, además aumenta los niveles de endorfinas, el anestésico natural del cuerpo. Por lo anterior,  este tipo de actividades contribuye a acelerar la recuperación de los pacientes.

 

Por otro lado , el mismo día los voluntarios del Proyecto Yo Leo coordinaron una jornada de actividades en el Barrio Me Quejo, en la comunidad de Loma Roja. Con los niños estuvieron leyendo cuentos sobre sus derechos, se generó una conversación al respecto y a partir de esta hicieron dibujos sobre los Derechos de los niños. Este tipo de actividades se realizaron con el propósito de que los niños conocieran sus derechos de una manera lúdica haciendo posible su comprensión y posterior afianzamiento.

 

Asimismo, en el marco de la celebración del Día del Niño , se estuvo llevando a cabo un evento masivo en la Plaza de Salgar, en la que los voluntarios del Proyecto Scribble invitaron a los participantes a recorrer diferentes estaciones, cada una con su propósito particular. En la estación “Super Héroes de Lana” los niños podían coser su propio – Héroe de la vida real- Esta iniciativa mundial llamada Presencia, es liderada por la organización brasilera Red Solare. Los muñecos recogidos serán enviados para Mocoa. En la parada “Súper Galletas Al Rescate” se estableció una alianza con la Fundación Chukuwata, para hacer galletas de jengibre y darles a los niños la posibilidad de decorarlas a su gusto; la última estación consistía en preguntarles a los niños cuál es su poder para cambiar el mundo, fomentando así un espacio abierto para que desarrollen su creativa ideando cómo pueden construir una mejor sociedad.


Generar bienestar emocional y afianzar los conocimientos de los niños sobre sus derechos, es una manera de hacer que ellos enfrenten su vida cotidiana siendo conscientes de las situaciones en las que sus derechos están siendo vulnerados. Es preciso recordar que todas las pequeñas acciones que podamos hacer en pro de la niñez  si reunimos esfuerzos puede tener un gran impacto, después de todo, los niños son la esperanza del mundo.

Redefiniendo el concepto de liderazgo para el siglo XXI

 

¿Un líder nace o se hace? Esta es quizás la eterna pregunta, pero para llegar a ello es preciso contextualizar sobre lo que es el liderazgo. Podemos decir que este fenómeno sociológico, antropológico, biológico es inherente a todas las especies que viven en sociedad. Para que una estructura organizacional pueda lograr sus propósitos se hace necesario la existencia de un individuo de esa población que presente unos rasgos y unas características que le posibiliten las competencias para liderar. Entiéndase “liderar” como la competencia para guiar a otros, para orientar a los demás.

En el caso de los elefantes, por ejemplo, la elefanta más adulta ejerce este rol en las estepas africanas. En esos grupos la hembra de más edad- la matriarca- ejerce el liderazgo: juega un papel clave en la coordinación de los movimientos del grupo y en las respuestas a las amenazas. En este caso, su condición de líder obedece probablemente al hecho que, al ser la hembra de más edad, cuenta con más conocimiento ecológico en comparación al resto de miembros del grupo (McComb, K.,2011).

Hoy en día, el concepto de líder y liderazgo adquiere más relevancia por su necesidad social, sin embargo, podríamos decir que el liderazgo está en crisis.  De acuerdo con Drucker (1942) la crisis del liderazgo obedece a los errores que se presentan en la formación para el liderazgo, pues los esquemas de enseñanza no se han adaptado a los cambios y necesidades para los nuevos modelos de líderes que requiere el mundo en la actualidad, donde no solo se evalúan resultados a nivel económico, también relaciones interpersonales y desarrollo social.  

Para ampliar el concepto de liderazgo, es preciso definir las cualidades que un líder debe tener. Estas son: logro de resultados eficaces, capacidad de reacción, toma de decisiones, confianza, construcción social, ser un ejemplo a seguir, proyecto de vida ético, entre otras (Tobón, 2005).

Para desarrollar las competencias al servicio de la formación de líderes, es importante reconocer al ser humano como un ser holístico y precisar sus 5 dimensiones fundamentales: EL SENTIR, EL SER, EL SABER, EL SABER HACER Y EL TENER (Hernández, A.,2014) .

 

Hernández, A (2014)

Dentro de las principales dificultades que se encuentran para el desarrollo               de competencias al servicio de la formación de líderes se encuentran que la educación superior se enfoca en EL SABER, transmitiendo conocimientos propios de cada campo, y en el SABER HACER, pues el objetivo es que el profesional lleve a la práctica el conocimiento adquirido en el campo de acción para el cual se ha preparado, pero con dificultad se articula el SABER SER, pues el desarrollo de las competencias de actitud, de motivación, de liderazgo, de iniciativa, la capacidad de influir en otros por el logro de objetivos no se desarrolla desde la universidad.

 

Es por esto, que el siglo XXI nos desafía a seguir cuestionandonos, ¿el liderazgo nace?, ¿se hace? A lo que podríamos responder, nace, se forma y se proyecta. El reto es crear instituciones y entidades que asuman de por sí la iniciativa de estructurar currículos formales y no dejarlo como un fenómeno del azar, sino como un proceso de planificación cultural.

Es la educación superior en Colombia la llamada a generar los espacios formativos para líderes con competencias de liderazgo, donde se piense en un profesional desde su ser individual, pero también desde sus relaciones con los demás y bajo un contexto social que logre construcción de sociedad (Hernández, 2014).

Un caso que puede dar muestra de esto es la Universidad del Norte, que ha asumido dentro de su Misión Institucional el fomento de este fenómeno a través de distintas estrategias, una de ellas la creación del Programa Univoluntarios, específicamente a través del proyecto Red de Liderazgo Juvenil. Este proyecto busca capacitar a estudiantes que cursan noveno, décimo y undécimo grado y algunos de sus profesores, en competencias de liderazgo que le permitan construir proyectos y acciones de cambio en su vida cotidiana.

¿Cuál es la esencia de un líder?, ¿por qué es importante la cualificación de un ser humano en estas competencias? para dar respuesta a estos interrogantes, retomamos lo expuesto anteriormente acerca de que el liderazgo es el motor esencial para el desarrollo de cualquier proyecto humano. Según lo planteado por Peter Drucker, el papel del líder se considera determinante en procesos de cambios, pues requiere aprender nuevos conocimientos para enfrentar los cambios, pone a prueba su capacidad de reacción y oportunidad en la toma de decisiones eficaces, para obtener resultados, pero sobre todo para lograr una sociedad mejor (The Drucker Fundation, 1942).

Mucha es la literatura que se ha escrito sobre este fenómeno en los últimos cuarenta años y ya se ha construido un discurso argumental, en torno a la comprensión sociocultural de este fenómeno. Toda esta literatura nos indica cuál es el perfil de un líder, sin embargo, creemos que es importante llegar a depurar el concepto para un refinamiento que nos permita llegar, como plantea Emmanuel Kant, “a la esencia de las cosas”. Los criterios para definir un buen líder, son muchos y diversos: una buena gestión del talento, las competencias y las emociones.

La contemporaneidad nos demanda redefinir la misión de un líder y básicamente en concordancia con los postulados del filósofo alemán, reconocemos que el rasgo esencial de un líder del siglo XXI, es aquel que logra despertar el alma del otro. Un ser humano que se centre en esto tiene la esencia de un líder.

 

Referencias

Tobón, S. (2005). Formación basada en Competencias. Pensamiento complejo, diseño curricular y didáctica (Vol. Segundo). Bogotá, Colombia: Ecoe Ediciones.

Hernández, A (2014). Liderazgo, competencias  y educación superior en Colombia. Universidad  Militar Nueva Granada.

The Drucker Fundation. (1942). El líder del futuro. Claremont, California: Deusto.

Stephen P. Robbins, P. (2002). Capitulo 12: Temas contemporáneos del liderazgo. En P. Stephen P. Robbins, La verdad sobre la dirección de personas. Estados Unidos: Financial Times Press

McComb, K.Shannon, G., Durant, S., Sayialel, K., Slotow, R., Poole, J., & Moss, C. (2011). Leadership in elephants: the adaptive value of age Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 278 (1722), 3270-3276

 

Obras de caridad o Construcción Social

Voluntariado Pedra Viva, Belo Horizonte,  Brasil 2015

Por: María Celeste Lozano - Ex-participante Proyecto Scribble

En Colombia de acuerdo con el comité internacional de la Cruz Roja para el año 2016 los retos humanitarios eran cuatro: las personas desaparecidas, los artefactos explosivos, la crisis en las cárceles y la violencia que se origina por fuera del conflicto armado. Para entrar en contexto, primero entendamos a que se refieren con retos humanitarios. Según el portal web, Diario de la Ayuda Humanitaria,

El humanitarismo aplicado a una característica del individuo humano, podría definirse como una persona con principios filantrópicos y en todos los sentidos, humana. Que es consciente del sufrimiento de los humanos más desfavorecidos, y que actúa ayudando a los demás, y promoviendo la idea de que todos los humanos tengan a su disposición un mismo estado de bienestar (2015). De la mano con este concepto hay muchos otros asociados, como lo son: obras de caridad, crisis, construcción social, carencia entre otros. Sin embargo, resulta interesante como también el ayudar al otro es una frase que posee tantos trasfondos, esos que de una u otra manera permiten a los seres humanos sentirse identificados con la idea de ayudar o no ayudar.

Si nos remontamos a ciencias como la teología, vemos que la biblia, uno de los textos más sagrados en la historia de la humanidad, nos habla de ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’, estamos hablando en otras palabras de que, así como la persona se trata a sí misma, así debe tratar al resto que lo rodean, cualesquiera que sean las circunstancias.

Por otro lado, encontramos a las ciencias de la comunicación, desde donde se crea y reafirma la necesidad de una comunicación para el cambio social, que consiste básicamente en que a través de proyectos comunicativos, se debe construir una sociedad en igualdad de condiciones, permitiendo un entorno favorable, para todos aquellos desfavorecidos, pues son ellos la prioridad; dado que por desfavorecidos se entiende que son personas que no han tenido acceso a la educación, o no cuentan con recursos para sobrevivir o alimentar a sus familias. Por tanto, lo que se debe hacer es buscar alternativas, educando a través del edu-entretenimiento –estrategia comunicativa que promueve la enseñanza y el aprendizaje a través de productos, por ejemplo, audiovisuales de fácil construcción y promoción dentro de las comunidades- y publicar estas historias para que entes encargados- como el Gobierno- puedan proponer alternativas que mejoren la calidad de vida de las personas a nivel individual y colectivo.

El tema del humanitarismo, se ha tomado desde la religión hasta la academia. El problema no es que no se haya investigado o tratado, el problema es que la invitación aparente, se refiere a en otras palabras, prestar un servicio y nada más, ignorando el hecho de la necesidad de sumergirse en la situación e ir más allá de las noticias y entregar el diezmo todos los domingos en misa. La dificultad que hay es que el interés de ayudar muchas veces se queda en una banal obra de caridad –que, aunque muy bien recibida y agradecida- sólo soluciona el tema temporalmente, pero no de raíz. El problema de raíz nos está mostrando desinformación, falta de educación, falta de participación política ciudadana, entre otros.

La construcción social no puede ser un tema que sólo sea tratado desde los expertos o la academia, no puede ser que sólo sea interpretado como el dar una moneda o culpar al Gobierno. La construcción social más que un tema de moda, es un deber que todos como ciudadanos tenemos. Cuando votamos, cuando hablamos, cuando nos expresamos, cuando tenemos acceso a la educación y el poder de transmitir.

 

Para concluir, cito un ejemplo local. La  Universidad del Norte, a través del Programa Univoluntarios desarrolla Proyectos que tienen impacto social en comunidades de Barranquilla y algunos municipios del Atlántico, pero a pesar de esto sólo  4.099 de un estimado de 9.235 estudiantes en el campus siguen en redes sociales al grupo de voluntarios para enterarse de sus noticias y labores. De lo anterior, se puede concluir que todavía falta un mayor involucramiento por parte de la comunidad uninorteña en este tipo de iniciativas sociales. Los retos humanitarios no pueden centrarse únicamente en los conflictos más grandes que tiene un país, es necesario también fijar retos humanitarios en la cotidianidad, porque de aquello depende una sociedad integral, ejemplo de equidad. Allí radica la importancia de construir socialmente, del ser humanitario, de realizar una labor social.

 

Educación a Través del Intercambio Cultural

 

“¿No eres colombiana, cierto? ¿De dónde eres? ¿Porque tienes ojos así?” Son preguntas que oigo diariamente, pero son preguntas que no me molestan, ni siquiera un poquito. Soy una gringa (quizás la más gringa que hay) viviendo aquí en Barranquilla, y cada vez que alguien me pregunta esas cosas, sucede un intercambio cultural ¡Y eso siempre tiene valor!

Durante mi tiempito (solo diez meses) aquí, he tenido la gran oportunidad de ser parte del Proyecto Scribble a través del Programa Univoluntarios. Como Scribblers somos de cada rincón del mundo, somos estudiantes, somos profesionales y lo más importante, somos amantes del intercambio cultural como una forma eficaz de educación para niños.

            En Nueva York, mi ciudad de residencia, trabajo como profesora en una escuela primaria, y si le preguntaran sobre mí a mis estudiantes, ellos les dirían algo que yo siempre digo: “la gente más inteligente del mundo es la que conoce dos idiomas o dos culturas”. Mis estudiantes allá representaban más que 12 países y saben hablar múltiples idiomas. Y yo era la profesora más afortunada por tener la oportunidad de aprender con ellos cada día.

Aquí en Barranquilla, Scribble Project me ha dado la oportunidad de promover la importancia del intercambio cultural y lingüístico entre distintas personas. El proyecto Scribble trabaja en Salgar en la sede de la Fundación Siempre Vida, la cual nos ha abierto sus puertas y nos ha brindado un espacio para que sábado a sábado niños y jóvenes puedan vivir una experiencia multicultural.

En este proyecto, damos clases divertidas a través de la música y el juego en inglés básico a niños y jóvenes entre 4 y 14 años. Los niños de Scribble ahora son ciudadanos globales que han conocido a extranjeros, como yo, de todo el mundo- Alemania, Francia, y Estados Unidos, para nombrar algunos países.  Como voluntaria, el proyecto me ha brindado el espacio para conocer a niños y familias de la comunidad de Salgar y continuar trabajando en la educación infantil. Lo más importante, mi experiencia con Scribble ha fortalecido mi creencia en el valor inmensurable del intercambio cultural como una forma de educación.  

Heather Flaherty,

 

La Región Caribe, el reto de la educación

 

Colombia es un país diverso lleno múltiples paisajes, clima cálido, personas alegres y trabajadoras, posee múltiple diversidad de fauna y flora y cuenta con una ubicación geográfica privilegiada en el globo terráqueo lo que influye positivamente en el clima y calidad humana de su gente. Colombia cuenta con 6 regiones naturales, pero indudablemente de las regiones de Colombia donde más se evidencia estos factores es en la región caribe. Esta región que a pesar de haber sido azotada por violencia, injusticia, deserción escolar y desigualdades sociales, ha sabido sobreponerse.

 

Según la cámara de comercio, la Región Caribe es una de las regiones colombianas que más ha invertido en los últimos años en contextos económicos, sociales, educativos y de cultura ciudadana; Por un lado están las empresas que cada vez más están implementando prácticas de Responsabilidad social y Empresarial que sirvan a las comunidades más vulnerables. Por otro lado las Organizaciones No Gubernamentales que contribuyen al desarrollo y mejoramiento de la región desde el aspecto social, económico y educativo.

Entre los aspectos a mejorar dentro de la situación de la Región Caribe, es la educación. Pero,  ¿Qué implica una educación óptima y de calidad?  Implica un proceso que permita responder a la diversidad de necesidades de todos los alumnos y alumnas a través de prácticas en las escuelas, las culturas y las comunidades reduciendo así la exclusión dentro de la educación, sintiendo la diversidad como un rasgo positivo del colectivo y logrando a través de las prácticas inclusivas un enriquecimiento en todos los sujetos implicados”. Además de lo anterior “es necesario tener  cambios y modificaciones en el contenido, los enfoques, las estructuras y las estrategias de la enseñanza, con una visión común que alcance a todos los niños de la misma edad y con la convicción de que es responsabilidad del sistema educativo ordinario educar a todos los niños, dándoles las mismas oportunidades de calidad y gratuidad” (Valencia., J 2016)

 

Son muchas las dificultades a las que se ha enfrentado la región caribe a lo largo de los años y en la actualidad, sin embargo, afortunadamente se ha ido tomando más consideración frente a la situación y se ha ido implementando un nuevo régimen educacional para mejorar la calidad estudiantil de la región caribe. Faltaría más acompañamiento y seguimiento en cuanto a las nuevas implementaciones de las organizaciones sin ánimo de lucro para hacerlas cumplir a cabalidad  y con alta veracidad, manteniendo la idea de mejorar la educación en el caribe con más fuerza y compromiso.

 

 

 

 

Referencia

Cámara de comercio de barranquilla (2015). Avanza el Desarrollo Económico en la Región

Caribe. Barranquilla, Atlántico: camarabaq. Recuperado de:

http://www.camarabaq.org.co/avanza-el- desarrollo-economico- en-la- region-caribe/

 

Valencia., J (2016). Elementos de discusión para la mejora de la calidad del servicio

educativo en la región caribe colombiana: una mirada desde los indicadores.

 

Hacer voluntariado y sus beneficios para la salud

 

Cortesía fotografía: Unicef

 

 

¿Sabías qué ser Voluntario/a contribuye a largo plazo a mejorar tu bienestar general? Un estudio realizado por la Duke University School of Law, encontró que el ayudar a los demás le permite a los individuos desarrollar redes de contactos, y a su vez, disminuye el estrés y reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

 

Para Phyllis Moen en un estudio realizado en 1986, las mujeres que hacían  labores voluntarias de manera regular, presentaban un puntaje más alto en habilidad funcional que aquellas que no lo hacían. Se evidenciaba además el riesgo de enfermedades crónicas a largo plazo porque mejora los factores psicológicos relacionados a la sensación de bienestar general y la autorrealización y estos factores son predominantes en personas saludables y felices.

 

A pesar que estudiar la relación entre la labor voluntaria y la salud no es algo sencillo, hay una relación que podría ser más evidente y es el voluntariado y la actividad física. Acciones de voluntariado que involucran construcción, limpieza de lugares como playas y realizar actividades lúdicas con los niños, son maneras de contribuir positivamente al estado físico. Teniendo en cuenta, que uno de los factores que mejora notablemente la salud y disminuye la probabilidad de tener enfermedades crónicas a largo plazo es el ejercicio.

 

El contribuir con una causa social, puede generar un sentido de pertenencia, la sensación de pertenecer a algo más grande. Participar en un voluntariado podría mejorar una serie de procesos de salud mental y física; el compartir con los demás un propósito de vida, podría mitigar los riesgos de contraer depresión

 

Estudios de la Universidad British Columbia de Vancouver, Canadá demuestran que las personas que han hecho trabajo voluntario en su vida, presentan una tasa menor de mortalidad con respecto a la población que no lo ha realizado. Asimismo,de acuerdo con estudios realizados por la Escuela de Medicina de Monte Sinaí en New York, el participar en actividades de voluntariado, contribuye a la autorrealización y aumenta progresivamente la confianza en sí mismo, es decir, ¡ser Voluntario/a cambia tu vida!


Vol. 62, No. 4, Amateurs in Public Service: Volunteering, Service-Learning, and Community Service (Autumn, 1999), pp. 141-168

VOLUNTARIADO, Paradigma social de educación

 

 

Los grupos sociales cada vez más se estructuran diferentes y la educación a su vez estructura una serie de hechos que divergen de las metodologías comunes y tradicionales que han existido a lo largo de la historia, a partir de este hecho, se puede decir entonces que las metodologías y los paradigmas educativos cada vez más están asumiendo variables y dinámicas propias de las problemáticas sociales, enfatizando en estás, para poder así de esta forma darle una solución y finalmente una forma de comprender más allá estas mismas problemáticas (Aranguren, 2012); El voluntariado en este caso, no juega un papel de acción o de intervención dentro del campo social, se puede decir de esta forma que el voluntariado asume formas educativas, donde el voluntario o la voluntaria comienza a asumir un rol activo dentro de la problemática para poder de esta forma cambiarla, de hecho, el voluntariado se puede tomar como una actividad educativa, de acuerdo con Aranguren (2012), el voluntariado se estructura como un verdadera paradigma educativo donde los individuos asumen una serie de conocimientos que finalmente se ven aprendidos, ya que pueden ser ejecutados o dotados una vez más; de esta forma se debe entonces decir que dentro del proceso educativo el voluntariado es una forma de apostarle a reeducar y a concentrar un proceso que este centrado en la consciencia social y a la resolución de problemáticas sociales.

 

De esta forma se debe asumir entonces que los paradigmas educativos dejaron las aulas de clase y se centran más allá, en los grupos sociales y sus problemáticas, de hecho, el decir que el voluntariado se convierte en un paradigma social educativo, es decir en sí que el voluntariado es una herramienta o una forma de educación que va más allá del conocimiento y que se estructura con la vida, relacionándose así con los verdaderos procesos que se deben llevar en la educación dentro de la educación del siglo XXI, finalmente se debe mencionar que aunque si bien es presuntuoso hacer estas declaraciones, hablando desde la experiencia se debe decir que son hechos que finalmente se contrastan en la vida de las personas que fueron y son voluntarios y voluntarias.

 

#YoSoyVoluntario

 

Mujeres en el Voluntariado: La empatía como motor social

 

 

A lo largo de la historia han surgido líderes femeninos que han impulsado grandes movimientos sociales y que han marcado un hito para la humanidad;  La científica Merie Curie,  Virginia Woolf, escritora; Juana de Arco, heroína; además de Teresa de Calcuta e Indira Gandhi, estas últimas dos, conocidas por sus labores altruistas, en pro del bienestar social, inspirando a miles de mujeres a seguir sus pasos  en el voluntariado.

 

Actualmente existen cientos de Organizaciones No Gubernamentales como Mercy Corps , Cure Violence, Care International , Green Peace , y la participación de las mujeres en estas es considerable. En el Programa Univoluntarios de la Universidad del Norte el 75,5% de los voluntarios son mujeres.  Las cifras a nivel mundial no son muy diferentes, según un estudio efectuado por  la Asociación para la Integración  y progreso de Las Culturas Pandora, el 80% de las personas que realizan voluntariado son mujeres.  ¿A qué se debe este esto?, ¿Por qué las mujeres sienten mayor afinidad con este tipo de acciones?.

 

Este es un fenómeno que puede ser abordado desde diferentes enfoques. Desde la perspectiva sociológica y antropológica, el rol de la mujer en la sociedad ha sido por miles de años, el de cuidador, procurar por el bienestar de su núcleo social, esto se ha evidenciado incluso desde que la humanidad presentaba comportamientos nómadas. Las mujeres cuidaban los hijos y a los adultos mayores. Hoy en día este rol  se ha transformado considerablemente. Esas mismas tareas se comparten con el género masculino, buscando la equidad. Sin embargo, las mujeres desde su propia revolución y a través del empoderamiento siguen  emprendiendo iniciativas y movimientos sociales que responden a sus propios instintos primigenios, es decir, iniciativas que proporcionen el bienestar social.

 

Desde la biología también hay estudios que respaldan el porqué de este patrón de comportamiento en el género femenino, en un estudio realizado por Simón Baron Cohen de la Universidad de Cambridge, El cerebro femenino está predominantemente estructurado para la empatía. El cerebro masculino está predominantemente estructurado para entender y construir sistemas. Dado que la empatía es la  capacidad de ponerse en el lugar del otro, comprender sus emociones, atender sus necesidades. Se hace evidente la razón por la que las mujeres están más inclinadas a hacer labor social como voluntarias.

 

El rol de las mujeres en la sociedad, seguirá transformándose, la buena noticia, es que el instinto de procurar el bienestar de los demás está codificado en su código genético y tendremos mujeres voluntarias empoderadas de sus movimientos sociales…¡ Para rato!



 

Carnavalito "Yo Leo"

Carnavalito Yo Leo

 

 

Barranquilla, la Puerta de Oro de Colombia, está próxima a iniciar su famoso Carnaval, sin embargo, esta festividad se vive en todo el año y en cualquier rincón de la ciudad. En esta ocasión, se vivió de manera diferente, teniendo presente la alegría pero combinándola con la labor social, esa misma que busca mejorar la calidad de vida de nuestro entorno, especialmente los niños de comunidades vulnerables, a los cuales el país les debe mucho en materia de educación. Para atender esas necesidades surgen iniciativas no gubernamentales como el Programa Univoluntarios de la Universidad del Norte, que ha organizado de forma sistemática la acción solidaria desde el 2009.

 

En esta ocasión la jornada se estuvo llevando a cabo en el barrio Me Quejo en la Institución Educativa Manuel Zapata Olivella Sede No II H . El evento fue organizado por los voluntarios del Proyecto Yo Leo, el cual pretende , el cual pretende fomentar en niños y niñas, a través de la lectura, el desarrollo de su creatividad, imaginación, ciudadanía y pensamiento crítico. Para lograr este objetivo es preciso la utilización de herramientas lúdicas que promuevan la conexión emocional y así lograr un aprendizaje mucho más significativo.  

 

El tema de la inauguración del Proyecto fue “Carnavalito Yo Leo”, en el cual todos los Univoluntarios fueron vestidos con ropa de carnaval y así lograr la integración de los niños y niñas beneficiarios con los nuevos y antiguos univoluntarios.

Para llevar a cabo la dinámica se tuvo como referencia algunos juegos típicos y tradicionales como “El quemado”. Otra de las actividades fue la presentación de la Reina Andrea, quién llevaba un disfraz impresionante. El llevarles una reina a su colegio es un hecho que los motiva y emociona, puesto que muchos de ellos viven en una situación de vulnerabilidad tan alta que no cuentan con los recursos de acceder a las festividades del Carnaval. Esto nos lleva a reflexionar sobre si realmente para la celebración de estas festividades existe una división de clases que limita la integración de los diferentes sectores sociales de la ciudad de Barranquilla.

En el Carnavalito Yo Leo, se borraron las etiquetas, las edades y los géneros y hasta la nacionalidad pasó a ser un segundo plano, ya que se tuvo como invitado al voluntario internacional Geoffroy Pages, quien dejó su país (Francia) temporalmente para aventurarse a las experiencias que sólo se viven en Latinoamérica, particularmente en el caribe colombiano. Geoffroy tuvo la oportunidad de ser el rey momo y de bailar por primera vez una cumbia colombiana, a lo que consideró como una revelación de un talento escondido. Con respecto a su experiencia en la inauguración del Proyecto Yo Leo, este joven manifestó lo interesante que fue la experiencia de descubrir nuevas personas y niños con tanta energía, y no sólo la posibilidad de brindarles un momento de felicidad, sino llevar a cabo actividades estructuradas con objetivos puntuales trazados para lograr en ellos ese aprendizaje de manera lúdica y alternativa.

Una de las actividades principales era un Rally, y en la estación Cuento, se buscaba fomentar en los niños ese pensamiento crítico, la empatía y otros valores. En esta actividad era fundamental tener en cuenta El sentido de pertenencia, (el valor del mes), los niños pudieron leer un cuento con esta temática. Fomentar en ellos ese sentido de pertenencia es fundamental pues generalmente por el nivel de educación de su entorno familiar, no se le presta atención al cuidado de las cosas que nos pertenecen a todos; es común ver en su colegio las paredes rayadas, los pupitres quebrados y marcados con todo tipo de lapiceros.

En cuanto a la importancia de hacerles llegar a los niños una inauguración orientada a la festividad del Carnaval, Nathalie Torres, líder del Proyecto Yo Leo comenta que este evento tradicional en Barranquilla desde sus inicios ha sido una experiencia de aprendizaje cultural e invitación para no olvidar nuestras raíces, salvaguardando los bailes folclóricos. Por esta razón el recrear la experiencia de carnaval en el Proyecto Yo Leo, permite a los niños aprender de una forma dinámica la historia y cultura de nuestra Región Caribe. A su vez, desarrollar competencias en el lenguaje, pensamiento crítico tras cada representación. Esta experiencia es un medio para formar ciudadanos con sentido de pertenencia, entusiasmados en el cuidado por nuestra ciudad y amor a nuestras raíces. Es empezar a educar a los niños en ciudadanía responsable, motivarlos intrínsecamente a participar en los escenarios de carnaval responsablemente, y fortalecer una identidad social positiva.

En este tipo de actividades se puede analizar lo sucedido desde diferentes perspectivas, y en esta en particular, para Nathalie , en nombre de los voluntarios del proyecto, fue una oportunidad para recordar la historia del carnaval y permitirse volver a ser niños y  a comprender que después de todo las diferencias entre los seres  humanos no son tantas, porque todos tenemos dignidad, y compartimos las mismas emociones. Esa posibilidad de ser empáticos nos permite aprender sobre los otros y en el camino, aprender sobre nosotros mismos.

Al final de la jornada, llegó el momento de la retroalimentación, en esos momentos en los que se puede identificar que la labor ha valido la pena. Los niños tuvieron la posibilidad de aportar qué cosas les habían gustado, y cuales habían aprendido, respondieron que era importante cuidar su colegio, no rayar las paredes, no pelear y que hay que tener sentido de pertencia. Al final se hizo un abrazo grupal como celebración de la pasión y entrega por parte de los voluntarios y la disposición de los niños a lo largo de la jornada.

Estamos motivados por el desarrollo de esta actividad, esto es sólo una pequeña entrega de todas las cosas que hacemos en Univoluntarios, y solo resta por decir que las pequeñas acciones son las que llevan a los grandes resultados.

 

#YoSoyVoluntario

Por:

Isabella Mendoza

Evany Amor

 

 

Scribble: Una Aventura en Salgar

11 de Febrero 2017

En un día soleado como hoy se estuvo llevando a cabo  el segundo encuentro del proyecto Scribble, esta vez con los nuevos Univoluntarios. ¡Fue toda una aventura, nos encontramos en la biliblioteca de la Universidad del Norte, tomamos un bus de Salgar y veníamos compartiendo  algunas anécdotas y conociéndonos un poco entre nosotros y disfrutando del paisaje del camino, y de repente ¡El bus se baró! , el inicidente se prestó para muchas risas, afortunadamente no tardamos mucho y pudimos llegar a tiempo. Al llegar, los niños nos recibieron con la mejor disposición  y con muchos abrazos , al cabo de unos  minutos nos reunimos en un círculo e hicimos nuestra una dinámica, la cual consistía en que alguien se iba  del grupo y mientras tanto en la ronda se  escogía entre todos un líder oculto , y los demás tenían que imitar lo que este líder hacía. Luego venía la persona que se había ido y tenía que adivinar quién de todos era el líder. Los niños se divirtieron mucho, y fue una manera de integrarnos todos.

 

Terminada la dinámica, nos reunimos con los chicos nuevos y les ofrecimos la posibilidad de escoger con cuál de los tres niveles querían trabajar: Básico, intermedio, avanzado.

Las actividades que se aplicaron fueron las siguientes, en el nivel básico, se les explicó a los niños el tema de las emociones, se les puso algunos videos y ellos debían colorear las caras que representar cada emoción con su respectivo nombre en inglés abajo.

En el grupo intermedio, los niños tenían una hoja con un árbol genealógico impreso y los chicos debían ubicar los nombres de la familia en inglés en los recuadros correspondientes. Luego cuando hicieron esa actividad procedieron a identificar con unas flashcards los animales y cuando se habían aprendido los nombres de los animales con su respectivo nombre en inglés, hacían una fila y dibujaban en el tablero un animal y los demás niños podían adivinar  que animal era.

Para el grupo avanzado, la actividad consistía en que un niño se iba con un voluntario y escuchaban una frase en inglés, y el niño tenía que volver a su grupo y escribirla en un tablero tal cual la escucho, ganaba el equipo que escribía la frase más rápido y que estuviera correcta. Y de la mejor manera.

La jornada finalizó con la merienda, y la retroalimentación de los nuevos Univoluntarios que fue considerablemente positiva, nos despedimos de los  niños y quedó la satisfacción de haber puesto un granito de arena más para hacer de Colombia un mejor país.

Jornada de capacitación pedagógica de los voluntarios de Scribble

 

El día 21 de Enero se llevó a cabo una capacitación sobre distintas herramientas

para la enseñanza del inglés a niños. El objetivo de esta jornada era orientar a los

Univoluntarios del proyecto Scribble en diferentes ítems pedagógicos para

optimizar el desarrollo de las actividades que se llevan a cabo todos los sábados

en la comunidad de Salgar.

 

La charla fue dirigida por la profesora de inglés Heather Flaherty, quien es docente

en la Universidad del Norte y también desempeña labores como voluntaria en el

Programa Univoluntarios. La profesora contó algo de su experiencia y dijo que

trabajar con los niños de Salgar le trae recuerdos de los niños con los que trabajó

en el Bronx de Nueva York , también siendo niños en una situación de

vulnerabilidad. La actividad también fue dictada por Lorena López y Steffany

Vizcaino quienes han estado desarrollado de manera consecutiva el proyecto

Scribble y han adquirido la experiencia del día a día con los niños de esta

comunidad.

 

Momentos previos a la capacitación se les preguntó a los asistentes las

motivaciones personales que tenían para participar en Scribble. Uno de ellos,

Alejandro Ladrón de Guevara, egresado de Negocios Internacionales dijo: “Me

llamó la atención enseñar inglés a personas que no tienen las opciones para

hacerlo y también he trabajado con niños y lo hago porque pienso que aunque

pueda sonar cliché, son el futuro y si se les brinda una buena formación

definitivamente serán mejores personas y el inglés es una parte vital de eso”.

Entre las demás motivaciones, los voluntarios siempre coincidían en el aporte a la

sociedad, en lo interesante que es trabajar con niños, la posibilidad de aprender

enseñando y aplicar los conocimientos de una segunda lengua y los de sus

respectivas carreras.

 

Luego de lo anterior se procedió a brindar las pautas para mejorar la enseñanza

del inglés a niños como: fomentar espacios interactivos, lúdicos, de creatividad e

imaginación. Los voluntarios recibieron una guía y una lista de páginas web para

mejorar la interactividad de las actividades. Recordarles la importancia de

representar a través del lenguaje corporal el vocabulario para que los niños

asocien el sonido de la palabra con lo que están viendo y facilitar su aprendizaje.

Los voluntarios tuvieron la oportunidad de reunirse en grupo para planificar como

sería un día de Scribble y se recogieron muy buenas ideas que cada grupo fue

planteando.

 

La jornada finalizó con un cierre de retroalimentación sobre el aprendizaje y la

planificación sobre las próximas reuniones.

Conoce el proyecto Scribble

¿Quiénes pueden participar en Univoluntarios?

Estudiantes, docentes, egresados y personal administrativo interesado en realizar acciones voluntarias.Se constituye en un espacio de formación desde la acción, basado en estrategias de enseñanza-aprendizaje; orientado a generar un voluntario crítico, capaz de construir soluciones y sobrellevar obstáculos.

Navegación Navegación