Idioma Idioma

español español

Blogs Blogs

La Felicidad en "Morirse de Hambre": Vivir de la Música, Pt. 1.



(Esta caricatura, viralizada en redes sociales, es un ejemplo muy pertinente de los prejuicios que rodean la decisión de optar por una formación profesional en Música. "Esto es un Atrapa-Sueños". Se deshace de los malos sueños", dice el personaje en la primera viñeta, entregándole el objeto a una Madre preocupada por el bienestar de su Hijo, quien finalmente renuncia a su "mal sueño" para asumir la vida "normal" que ella desea para él. Fuente: pbfcomics.com (http://pbfcomics.com/comics/dreamcatcher/)


- "Vas a morirte de hambre".
- "La música no da para vivir".
- "Pero, ¿Y por qué no estudias algo de verdad, y mantienes la música como un hobby?
- "Los músicos son marihuaneros, su ambiente no es un espacio para potenciar todas tus cualidades, vas a desperdiciar/desaprovechar tus talentos/capacidades".
- "Vas a desaprovechar tu vida".


Si alguna vez usted ha escuchado alguna de estas frases, si se la han dicho, o mejor, si alguna vez usted se la(s) ha dicho a alguien, convencido de ello y se cree en capacidad de respaldar con veracidad cada palabra, este blog está pensado, escrito y dirigido para usted.


Este escrito, de bastante carga emotiva y quizás una redacción pasional, dista de cualquier idealismo infantil, o pensamiento/conciencia "rosa". Llevo 21 años ejerciendo de manera profesional la música, trabajando en varios campos dentro de ella, y nunca me ha faltado nada. Y más allá del listado de créditos y reconocimientos artísticos y profesionales, del inventario de instrumentos y posesiones materiales de los cuales pudiera ufanarme para tratar de respaldar mi argumentación, de los ejemplos/testimonios de vida de colegas, es la felicidad de ser yo mismo, de sostener un hogar de manera honesta, de trascender de las barreras y límites de lo local compartiendo con culturas y personas de todo el mundo, suficiente aliciente para afirmar de manera categórica que los músicos no somos muertos de hambre, no es una profesión de mentiras, no es un hobby para mantener engavetado, no es una segunda opción para quien ha sentido el llamado del Arte de las Musas. Uno no escoge a la Música, la Música lo escoge a uno. Es apenas lógico y consecuente pretender prepararse de la mejor manera para responder a este llamado.



Y si alguien me preguntara, por supuesto que han habido momentos difíciles; instancias donde el sistema y la ilógica del contexto afectan y cuestionan el quehacer, la dignidad y el autoestima (Reaggaeton, te estoy mirando ¬¬). "Que difícil se me hace mantenerme con coraje lejos de la transa y la prostitución, defender mi ideología, buena o mala, pero mía, tan humana como la contradicción (...) Que difícil se me hace seguir pagando el peaje de esta ruta de locura y ambición; Un amigo en la carrera, una luz y una escalera y una fuerza de hacer todo a pulmón" (Alejandro Lerner, 1983).


La Música es una opción de vida válida, una profesión digna como cualquier otra, con amplio potencial de mercado y para el desarrollo personal y profesional, al cubrir muchísimos campos y ámbitos, cada vez aún más en estos tiempos de la "Aldea Global" y las Tecnologías de la Información y Comunicación -TIC-. Como en cualquier oficio, el éxito de su ejercicio dependerá de la experticia, conocimiento y preparación que se tenga para desenvolverse en cualquier contexto o situación y contar con el respaldo de un grupo o comunidad de pares que te reconozcan y acepten.


"A Spirit with a Vision is a Dream with a Mission" (Neal Peart, 1987). Un Espíritu con una Visión es un Sueño con una Misión. Y los Sueños no se negocian. Sin embargo, sí se puede negociar con ellos. Esta es la clave para ser exitoso en el emprendimiento de un proyecto de vida alrededor de la música, primer y principal aspecto en el que quiero concentrarme, siendo la preocupación de una prospectiva económica el principal temor de padres, familias y demás personas vinculadas al entorno inmediato de alguien que decide/desea estudiar y vivir de la música.


Me refiero en esta oportunidad al campo/área del performance, que involucra aspectos como la composición, interpretación y producción. "Everytime the music gets played, someone gets paid" (John Kellog, 2015). Cada vez que la música suena, alguien recibe dinero por ello. Si tu Música suena, ¿Estás recibiendo la retribución que mereces y necesitas? (No necesariamente esta será siempre económica, muchas veces puede ser difusión, publicidad y figuración en medios, eventos, patrocinio y endorsement de productos, etc).


La música es una Industria Cultural. Este término, acuñado a mediados del siglo XX por la Escuela de Frankfurt (Adorno, Horkheimer, entre otros), es preocupación y tema obligatoro en la agenda de países y múltiples organizaciones. "Hoy en día, los países latinoamericanos han superado, en parte, la tendencia reinante de los años ochenta que concentró sus acciones en defenderse de la amenazante “invasión de las industrias culturales” extranjeras, por medio de un discurso contestatario, más no, de acciones concretas como la generación de contenidos y medios de circulación propios. En nuestros días, la tendencia regional encuentra que fomentar y fortalecer las industrias culturales y creativas propias, basadas en la valoración y valorización de los activos culturales locales, caracterizados por la pluralidad en las manifestaciones, es una oportunidad para alcanzar el desarrollo sostenible de la población de cada país. Hacemos parte de una aldea global cuya economía ha migrado hacia la producción intelectual" (Política para el Emprendimiento y las Industrias Culturales, Ministerio de Cultura).


Esta migración asegura un portafolio de estímulos, convocatorias y políticas para la difusión, asesoría, protección y formación de muchos de los emprendimientos que hoy en día conocemos y apreciamos. Muchas bandas y proyectos que figuran en la actualidad han tenido el impulso y beneficio de acceder/recibir alguna de estas ayudas, cada vez más de carácter mandatorio en la constitución de lo público."El aporte de la economía creativa es cada vez más fuerte y significativa para el desarrollo de los países. Según el Informe de Economía Creativa de la Unesco, el comercio mundial de bienes y servicios creativos alcanzó la cifra récord de US$ 624 mil millones en 2011, que demuestra que en general el comercio mundial de productos creativos se ha duplicado de forma sostenida entre los años 2002 y 2011.Otra cifra importante ha sido la de las exportaciones de los países en desarrollo, que ha alcanzado una media de crecimiento de 12,1% anual. Este tipo de exportaciones de bienes y servicios creativos logró US$ 227 mil millones en 2011, que corresponde al 50% del total mundial" (Diario El País, 2014).


Es decir, una idea bien planteada, un proyecto ejecutado a cabalidad, puede contar con el respaldo económico para ser sostenible y asegurar su viabilidad y comercilización, sin necesidad de caer en las trampas del sub-desarrollo y los rezagos de la "mentalidad de empleado", propias de los remanentes de la colonia en Latinoamérica. La Música es empoderante, y bien asumida, es la clave a una independencia económica exitosa. Una idea como proyecto de vida.


Por supuesto, el quehacer musical es mucho más que el dinero, pero hay que pensarlo y tenerlo en cuenta. Pero al final, si la felicidad estuviera en lo material, fenómenos como la corrupción no existirían, cada vez más frecuentes y cotidiana en la realidad del país, y Latinoamérica. El afán del tener es esclavizante e infinito. Hay gente tan pobre que solo tiene dinero.


La verdadera felicidad (en opinión de quien suscribe estas palabras) es ser, hacer y estar donde se desea y visiona. Y solamente hay una vida para esto (si usted cree en la reencarnación, la Constitución lo protege y está en su derecho, pero eso no es excusa para desaprovechar este "turno al bate"). No debería haber reproches para ser feliz, no se debería pelear contra el impulso vital, la intuición de la realización personal. Y por supuesto, el miedo, la ansiedad, el exceso de futuro, no puede ser el determinante de una vocación, de una de las decisiones más importantes en la vida de cualquier persona. Un Músico tiene tanta posibilidad de morirse de hambre como un Médico, Abogado, Ingeniero, Psicólogo, etc. Lo determinante no es su vocación, sino su capacidad, porque siempre la disciplina vencerá al talento.


No conozco a nadie que se haya entregado a la Música al 110% que no sea próspero y feliz. Y conozco muchos músicos, de muchos lugares, nacionalidades, crrencias y etnias. Lo más cercano a Dios es la Música, y ella velará siempre por aquellos quienes bien le hemos correspondido y le servimos. En las palabras del recién fallecido (y por siempre controversial) Hugh Hefner: "Life is too short to be living somebody else's dream" ("La vida es muy corta para estar viviendo el sueño de otro").


Gracias por tu tiempo y atención. En una próxima oportunidad espero poder seguir compartiéndote mis experiencias y apropiaciones viviendo de y para la Música.

Acerca del Día Internacional del Jazz


ACERCA DEL DÍA INTERNACIONAL DEL JAZZ

El Jazz es una práctica artística/musical posible gracias al mestizaje, la convergencia y el encuentro de culturas, personas e imaginarios. Es una tradición orgánica, viva, autónoma, pero con demostrada capacidad sincrética para amoldarse a los diferentes contextos históricos, sociales y culturales, sin perder ni menguar su talante transgresor, subversivo y el acopio de casi infinitas posibilidades e interacciones en su nombre.

New Orleans, fundada en 1718 por colonos franceses, es la ciudad epicentro de la génesis de este movimiento artístico. Su historia política en el período colonial es un paralelo a la esencia del Jazz: Medio siglo francesa, 37 años cedida a España, y finalmente comprada por Estados Unidos en 1803, como parte de la adquisición del estado de Louisiana, es tierra de todos y de nadie. Su puerto fue importantísimo para el comercio y tráfico de esclavos, siendo también el destino final del éxodo de tiranizados ante las revueltas independistas en Haití.

Así, New Orleans es la página en blanco en la que desde sus calles, plantaciones y plazas se escribe la historia de este género, gracias al definitivo aporte e interacción de las bandas marciales locales, la música francesa, los melismas propios de las tradiciones arábicas e islámicas que los españoles cargaron y los cantos, el orden y sentir social de los africanos.

De los campos y plantaciones a las ciudades y salones de baile, el Jazz siempre ha sido punto de encuentro y agente conciliador, incluyente e integrador. El Jazz fue influencia clave en la desegregación racial norteamericana, y le dio sonido al cine comercial ("The Jazz Singer" estrenada en 1927,  es la primera película sonora de la historia).

Con el paso del tiempo, el Jazz ha dejado de ser una exclusividad norteamericana, y lo entendemos, reconocemos y celebramos en la actualidad como un implícitosine qua non de la naturaleza humana, al convocar y conciliar en su historia el desarrollo de diversos y diferentes discursos identitarios, vindicar las segregaciones y conciliar talentos, estéticas y personalidades.

Mientras su espectro cada vez se amplía para acoger una mayor diversidad de sonoridades y propuestas, hay un par de constantes que condicionan claramente su estudio, consumo y definición: Su carácter improvisacional, el refinamiento armónico y reimaginación de temas (en el argot jazzístico, standards) en nuevas versiones, y la universalidad del sonido como materia prima, en cuanto a su carácter experimental y vanguardista.

Su exigencia, es también característica fundamental, pues el Jazz exige una conexión superior entre intérprete e instrumento que raya en la precognición, pues se busca tocar lo que se piensa; es una composición instintiva, una reorganización espontánea.

Latin, Free, Cool, Smooth, Gipsy, West Coast, Nu, Avant-Garde, Be-Bop, Dixieland, Swing, Hard-Bop, Chicago, Fusion; diferentes caras de un prisma que con el paso de los años refracta la genialidad de individuos y colectivos. De un Miles Davis haciendo las primeras exploraciones precursoras del hip-hop, a un John Scofield reimaginando temas antológicos del country. El Jazz posibilita viajar en el tiempo y reescribir historias, es catarsis sonora para purgar amarguras y sinsabores del día a día, irrumpir la cotidianidad, desafiar la rutina y lo establecido.

Gracias a inquietudes de particulares e iniciativas privadas, con el definitivo aporte que desde la academia la Universidad del Norte hace a Barranquilla y la región, el Jazz vive un momento de particular interés en una nueva generación de músicos que desean definir una identidad que concilie lo urbano-contemporáneo con lo tradicional, un encuentro entre la introspección y la pompa propias de nuestro entorno, caribe y trópico de folclor, acervos y herencias.

Proclamado por la UNESCO - Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura - en 2011, el 30 de abril ha sido declarado el Día internacional del Jazz, y se celebra en todo el mundo acompañado de actividades, conciertos, conferencias, entre otros. Gracias a la labor de Herbie Hancock, reconocido músico y embajador de buena voluntad para las Naciones Unidas, esta fiesta cada año adquiere más notoriedad y acogida.

Columna publicada en el Portal La Metro Noticias.com