Saltar al contenido
Sobre Nosotros

buscador

Blogs Blogs

Atrás

¿Cómo nos auto saboteamos?

La mente es el principal activo que tenemos los seres humanos, nos ayuda a lograr excelentes resultados o a fracasar en el intento, dirige nuestro comportamiento y nuestro lenguaje, además se ha comprobado que tiene efectos directos sobre nuestro cuerpo. Diariamente pasan por nuestra mente, sin ningún control, alrededor de 60.000 pensamientos. El cerebro interpreta automáticamente, de acuerdo con nuestro sistema de creencias, todo lo que nos rodea, lo que vemos, escuchamos y sentimos y, aunque algunos de esos mensajes son positivos, otros sabotean nuestros resultados.

El conocimiento de la plasticidad del cerebro, “La Neuro plasticidad” , nos ayuda a entender como al cambiar nuestras creencias, pensamientos y experiencias puede cambiar nuestro cerebro  entrenándolo de forma potenciadora.

A continuación encontrarás algunas de las  formas más frecuentes de sabotear la mente humana, algunos ejemplos y consejos para empezar a sustituir esos hilos neuronales no potenciadores por hilos neuronales que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos para lograr el éxito.

 

1. Ser negativo sobre tus propias capacidades. Carol Dweck, en su libro Mindset, nos explica con sustento científico que tener “mentalidad fija o cerrada” nos hace malentender la inteligencia. Creer que nuestras capacidades personales son fijas, creer que las tenemos o no las tenemos,  hace que permanezcamos en una zona de confort que atenta contra la expresión de nuestro verdadero potencial. Un ejemplo puede ser cuando usamos frases como “no soy bueno en esto”, “no nací con habilidades para las matemáticas” o “no puedo aprender inglés”. Henry Ford dijo: Si crees que eres capaz tienes razón y si crees que no también tienes razón.

Mi recomendación: Revisa cuales son las habilidades que necesitas tener  para alcanzar tus objetivos y que crees que no tienes, luego empieza un plan de acción encaminado al desarrollo de esa nueva habilidad, para esto puedes seguir los siguientes pasos:

1. Decide

2. Práctica

3. Repite hasta que tu cerebro instale esa habilidad. Mira el siguiente video para profundizar en el tema. 

 

2. Hacer siempre lo mismo. Según la teoría “Novedad y Rutina”, de Goldberg, Elkhonon, se ha demostrado que el lóbulo frontal, responsable de procesos cognitivos complejos como permitir el control conductual, elegir, planificar y tomar decisiones,  se activa más cuando la tarea es novedosa y menos cuando la tarea es conocida. Bien lo dijo  Albert Einstein: “No podemos pretender resultados diferentes si siempre hacemos lo mismo”. En el fondo lo que sucede es que bloqueamos la creatividad y la generación de nuevas conexiones que nos llevan a lograr un incremento en nuestras funciones neuronales.

Mi recomendación: Prueba formas diferentes de hacer las cosas, preocúpate por aprender algo nuevo cada día, desarrolla nuevos hábitos de pensamiento y acción.

 

3. Dejar que tu diálogo interno te gobierne como un juez implacable. Todos tenemos una voz interior que está conversando con nosotros desde que nos despertamos hasta que nos acostamos, y aun después. En ocasiones esa voz nos está enviando mensajes negativos, críticas, dudas de nuestro potencial de éxito, miedo disfrazado de indecisión, etc.

Timothy Gallwey en su libro “The inner game” sabiamente lo llama el jugador número 1 (el yo “juez”) que le estorba al jugador numero 2 (el yo “natural”),  capaz de aprender y lograr lo que se proponga. El juego interior al que estamos sometidos en todos los eventos y entornos de nuestra vida es el más ignorado y a su vez es responsable de nuestros éxitos o fracasos. Un ejemplo de esto es cuando escuchamos esa voz que nos dice: “No te arriesgues, puedes fallar, no lo hagas, mira lo que te pasó antes”.

Mi recomendación: Negocia con tu dialogo interno, haz una alianza con él. Edmundo Velazco, experto en el tema, explica una sencilla técnica que comparto contigo:

1. Identifica la frase limitante que te dice tu diálogo interno.

2. Pídele que te dé el mensaje detrás de esa frase (nuestro diálogo viene de nuestro cerebro y este tiene una intención positiva con nosotros), pregúntandole qué es lo que quiere decirte exactamente.

3. Agradécele y dile que vas a cuidarte y que vas a tener precaución, así irás entrenando tu cerebro para que te envíe mensajes positivos al exponer la intención en cada frase.

 

4. Enfocarse en el problema y no en la solución. Hay un momento en el que estamos mentalmente concentrados en los resultados de nuestras decisiones y en sus consecuencias, en la justificación,  la culpa, ya sea nuestra o de otro, en la frustración que sentimos y en lo que viene detrás de ello, allí es cuando bloqueamos nuestra mente ante cualquier posibilidad que nos permita darle solución al problema.

Literalmente bloqueamos nuestras neuronas ya que el organismo produce una sustancia llamada cortisol necesaria en pequeñas cantidades para algunas funciones de nuestro cuerpo, sin embargo, si la producimos en grandes cantidades puede debilitar nuestras células neuronales, causarnos pérdidas mínimas de memoria debido a la disminución en la masa del hipocampo, reducir la circulación de la sangre generando alteración en nuestro metabolismo y esto afecta nuestro estado anímico, todo lo anterior hace que no veamos otras alternativas de acción.

Mi recomendación: Se ha descubierto que cuando nuestro cerebro produce dopamina esta aumenta la saliencia o perceptibilidad que ayuda en la toma de decisiones al influir en el nivel de prioridad, estimula la creatividad y nos mantiene en estados de alto desempeño. Hacer cosas que nos gustan, escuchar música, hacer ejercicio, practicar un hobbie nos ayuda a incrementar la producción de esta sustancia en nuestro organismo .

 

5. Rodearse de gente negativa. Hemos escuchado mucho sobre esto, sin embargo, la justificación científica está en el descubrimiento de las neuronas espejos, Marco Iacoboni explica la relación entre este tipo de neuronas y el aprendizaje por imitación. Se denomina neuronas espejo a aquellas que se activan cuando un animal ejecuta una acción y observa esa misma acción ejecutada por otro individuo,1 especialmente un congénere, las neuronas del individuo imitan "reflejando" la acción de otro, así el observador está realizando la acción del observado, de allí su nombre de "espejo" .

Mi recomendación: rodéate de gente que te impulse a subir de nivel, que te inspire y te motive a hacer cosas grandes, a superar tus propias expectativas y a desafiar tus propias probabilidades.

 

6. Decir que algo es difícil o imposible y repetirlo una y otra vez.  Verbalizar es expresar tus pensamientos mediante tus palabras, si lo verbalizas es porque lo piensas, si lo piensas es porque lo sientes y al decírtelo nuevamente reafirmas tu pensamiento y se inicia el bucle (circulo) nuevamente. Lo que piensas de la realidad, lo conviertes en tu realidad. Por ejemplo cuando dices: qué difícil es encontrar trabajo, empiezas a dejar de intentarlo y terminas por no encontrarlo, ¿te has preguntado cómo hace la gente que sí lo logra? Cuando dices “qué difícil es emprender en este país” ¿te has preguntado cómo hacen las personas que están iniciando diariamente negocios nuevos y son exitosos

Mi recomendación: Trabaja para cambiar esa creencia limitante que te está impidiendo movilizarte de otra manera, mira a tu alrededor e imita los buenos ejemplos de personas que sí están logrando excelentes resultados en el área que estás bloqueado. Piensa en los momentos en los que  lograste conseguir lo que querías y revisa cómo lo hiciste, qué pensabas y qué te decías; trae esos recursos internos al presente y utilízalos a tu favor. Por último, visualiza tus objetivos y deseos, agradece y “envía al universo” recuerda que lo importante es que dejes fluir para que lo que buscas llegue a ti.

 

Nuestro cerebro nunca deja de crecer, es una estructura que tiene la capacidad de generar nuevas neuronas y nos  hace más inteligentes. El esfuerzo constante, la práctica, la repetición, los nuevos hábitos y el aprendizaje continuo hacen que se creen nuevas conexiones . Cuando desconocemos esta información estamos desaprovechando las enormes posibilidades que nos permite nuestro cerebro.

En conclusión, tenemos diferentes formas de auto sabotearnos, de bloquear nuestras posibilidades de excelencia, de volvernos fans del pensamiento negativo. En nuestras manos está cambiar nuestra forma de pensar y activar el chip de que todo es posible, si cambiamos de mentalidad podremos abrazar el éxito, instalar en nuestro cerebro hilos neuronales que se conviertan en caminos  potenciadores y desarrollar al máximo  las habilidades que nos permiten subir nuestro propio estándar y desafiar nuestras propias probabilidades. Te invito a que no me creas, pruébalo.
 

Ilene Daza
Coach, Team Coach, Grado Máster en PNL, Especialista en Neuroemoción y conferencista de la Certificación Internacional en Coaching Neurolingüístico


¿Te gustaría ampliar tus conocimientos en Coaching y certificarte internacionalmente para aplicarlo? Conoce nuestra Certificación Internacional en Coaching Neurolingüístico, ingresa aquí para más información. 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vigilada Mineducación

Km.5 Vía Puerto Colombia - Tel. (57) (5) 3509509 - Área Metropolitana de Barranquilla, Colombia © Universidad del Norte