Blogs Blogs

Atrás

Ciencia y Tecnología: presupuesto en contravía

En las últimas dos semanas se han conocido dos noticias bastantes contradictorias una y la otra respecto al manejo de la ciencia y la tecnología en el país. En primer lugar, la comunidad científica celebró el nombramiento de César Ocampo como nuevo director de Colciencias. Una persona con un gran recorrido dentro de la ciencia que incluso ha trabajado con la NASA. Pero por otro lado, el gobierno central anunció el recorte de los saldos del Sistema General de Regalías de Ciencia, Tecnología e Innovación de los años 2015 y 2016, para asignarlos a la construcción de vías terciarias en el país.

¿Qué son las regalías de Ciencia y Tecnología?

Desde el año 2012, se definió por mandato constitucional que el 10% de los recursos que el Estado colombiano recibe por la explotación de los recursos naturales no renovables deben ser invertidos en Ciencia y Tecnología. En este sistema, a diferencia de los recursos que tradicionalmente ha administrado Colciencias (y que fueron recortados considerablemente desde la creación de este fondo), todo el proceso de evaluación de proyectos, selección de ejecutores e interventoría, no es responsabilidad exclusiva de esta entidad. Ahora las decisiones son acordadas entre los gobiernos territoriales, las universidades y el gobierno nacional.

Este proceso se ha traducido en una gran dificultad para sacar adelante proyectos a través de este fondo, no porque no hayan buenos proyectos de ciencia y tecnología que generen desarrollo en las regiones, sino por procedimientos administrativos. Pocos departamentos han podido aprovechar correctamente estos recursos, traduciéndose esto en que muchas veces algún porcentaje del dinero destinado se acumula para el año siguiente y así sucesivamente.

Resulta que ahora, al gobierno central se le ha ocurrido que, como supuestamente no hay buenos proyectos de ciencia y tecnología para aprovechar estos recursos de regalías, los saldos que quedaron de los años 2015 y 2016 se van a reasignar hacia inversiones en vías terciarias. Esto significa que, en casos como el Atlántico que ha sido juicioso, el recorte representaría un 20%, pero en otros casos alcanzaría hasta incluso un 90%.

¿Estamos realmente pensando en el desarrollo del país a largo plazo?

Sí. Son necesarias las vías terciarias, como son necesarias inversiones en infraestructura de educación, salud, y muchas áreas más. Pero también es necesaria la inversión en ciencia y tecnología. Colombia invierte menos del 0.2% del PIB en investigación y desarrollo,  frente al 1.6% que invierten en promedio los países desarrollados. Incluso, estamos muy por debajo del % del promedio mundial e incluso del 0.8% del promedio de Latinoamérica. Cuando analizamos estos datos, es posible que nos preguntemos: ¿son países desarrollados porque invierten en ciencia y tecnología o invierten en ciencia y tecnología porque son países desarrollados? Sin tener clara hacia dónde está la causalidad, lo cierto es que hay una directa relación entre las dos variables.

La solución para un aprovechamiento efectivo de los recursos de regalías de Ciencia y Tecnología no debe ser jamás el recorte de este rubro para asignar los recursos a otra destinación. La solución es replantear el proceso para asignar y ejecutar estos recursos para así generar desarrollo social y económico a través de la ciencia, tecnología e innovación.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.