Blogs Blogs

Atrás

Respuestas creativas para el aprendizaje mutuo

Por Glennys Parra

Necesito producir un  texto argumentativo…, no sé si mi puntuación es la correcta…, debo elaborar un mapa conceptual…, tienes idea de cómo diseñar una presentación en power point…, podrías revisar errores ortográficos y gramaticales en mi texto…, me cuesta identificar el tipo de texto de esta lectura, ¿me colaboras?..., son el tipo de inquietudes que en el transcurrir académico de la Universidad del Norte suelen tener los estudiantes en el Centro de Tutorías Exprésate, espacio creado por el CREE, Centro de Recursos para el Éxito estudiantil, en el cual los tutores, como yo, ofrecemos asesorías gratis y personalizadas a estudiantes de todos los programas académicos, con el propósito de desarrollar, fortalecer y perfeccionar sus competencias comunicativas.

El Centro de Tutorías Exprésate es un espacio que ha generado en mí, como tutora, experiencias gratificante. Siempre trato que mis ideas y sugerencias hagan eco en la vida académica de los estudiantes.

Soy estudiante de Negocios Internacionales. En la clase de marketing siempre se insiste en que debemos satisfacer las necesidades de nuestros clientes; ahora bien, ser tutora del Centro de Tutorías Exprésate implica generar procesos que suponen desarrollar creativamente y de manera ágil opciones de respuesta que permitan satisfacer las necesidades de los estudiantes. Estaas opciones pretenden estimular en ellos la capacidad de producir y adaptar significados, interconectar conocimientos de manera asertiva y, sobre todo, descubrir su propio estilo de redacción.

Sin embargo,  esto de hacer coaching lecto-escritor no es una tarea sencilla; así como el médico, para saber si el paciente tiene lesión interna, debe realizar análisis exhaustivos previamente, nosotros, los tutores del Centro de Escritura, aunque mucho más rápido en comparación que un galeno, debemos conocer las falencias y fortalezas de los estudiantes y su contexto. Así, podemos determinar el problema que quieren resolver.

Recuerdo tanto aquella estudiante de contaduría de primer semestre que llegó la segunda semana de haber iniciado clases. Desesperada, solicitaba apoyo para una actividad de oralidad. Debía presentar un proyecto final de la materia Introducción a la economía, ante un comité de profesores eruditos en el tema y una clase magistral de casi 120 estudiantes. Ella insistía que no tenía las habilidades suficientes para tal reto, pero que de alguna manera yo podría ayudarle a superar sus miedos.  

Durante ese proceso de interacción con la estudiante surgieron respuestas creativas e ingeniosas. Creamos un plan de acción para trabajar a lo largo del semestre, similar a una parcelación de curso. El plan incluía una prueba diagnóstica, manejo de voz, entonación, postura corporal,  apoyos visuales, puesta en escena y cómo vestirse. Esto no sólo permitió satisfacer su necesidad, sino generar un beneficio mutuo de aprendizaje, que rescato y es muy valioso para mi formación como estudiante. Por consiguiente, insisto en que ser tutora del Centro de Tutorías Exprésate no sólo resuelve inquietudes a los estudiantes, sino que estimula niveles más profundos de pensamiento y sobre todo genera una profunda satisfacción por ayudar a los demás en nosotros: los tutores.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.