Becarios celebraron alegrías y sacrificios en ceremonia previa al grado
Publicado en: jue, 20 sep 2018 05:15:00 -0500
Donantes junto al rector Adolfo Meisel Roca.

Ochenta y cuatro becarios próximos a graduarse se reunieron en el Restaurante 1966 con algunos de los donantes externos de becas, durante una ceremonia que conmemoró los sacrificios y cambios que han vivido los graduandos de cara a esta nueva etapa en sus vidas. El evento, llevado a cabo el lunes, 17 de septiembre, por las oficinas de Financiamiento Estudiantil, Egresado y de Relaciones Corporativas, trajo consigo historias de vida, agradecimientos y sonrisas.

El rector Adolfo Meisel Roca exaltó la necesidad de conservar los valores humanos al momento de dedicarse a la profesión deseada. “Para ser un buen profesional se necesitan de valores y esto es especialmente difícil en la sociedad invertida en la que estamos. Se necesita mucha fortaleza de carácter para tener el comportamiento adecuado”, advirtió. “La regla debe ser que uno pueda hacer y decir en público lo que hace en privado”, complementó la idea.

En el discurso, el rector también explicó su perspectiva sobre la importancia de las becas para la apertura e igualdad de oportunidades, así como una herramienta para el mejoramiento de la calidad de la educación. Por último, Meisel citó al reconocido actor Clint Eastwood para dejarles tres consejos a los graduandos que se unen a los más de 53 000 egresados de Uninorte, “llega siempre temprano, trabaja duro y mantente humilde”.

Alegrías y sacrificios 

Historias como las de Luis Mejía Quintero, quien contó que su camino no fue fácil. El becario de Acesco tuvo a su hija en 2012. Luego de adquirir estas responsabilidades buscó oportunidades laborales que pudo conseguir con el apoyo de la empresa de hierros y aceros “Hoy en día mi hija tiene 6 años, llevo tres años en el trabajo y ya me han ascendido tres veces", detalló Quintero.

Marjorie Quintero, de Acesco, agradeció a su becario por el esfuerzo y dedicación que mostró a través de las dificultades. “La vida no es lineal y a través de nuestros becarios hemos conocido estas particularidades en sus historias de superación”, puntualizó.

Ivana Pedroza, becaria de la carrera de Ingeniería Industrial, fue la primera que accedió a este beneficio que ofreció la empresa Expreso Brasilia. La presidenta de la junta directiva de la empresa, Estela Guarín, estuvo presente durante el evento y relató que la beca fue ofrecida a raíz del aniversario 50 de la empresa. Por su parte, Ángel Conde, gerente de Brasilia, dio un consejo a los próximos profesionales: “no le tengan miedo al cambio, sean creativos y tengan mucha iniciativa”.

Vanessa Fajardo, gerente de Responsabilidad Social Empresarial de Gecelca, siente como si “adoptara” a cada una de sus becarias. Lía García Aguas, de Sincé, fue la beneficiaria que recibió la beca como un premio a uno de sus anhelos más grandes: quitarle la carga económica a sus padres para poder cumplir su sueño de estudiar en Uninorte.

Uno de los mensajes de la velada fue citado por personas como Pacífico Simán, del grupo de egresados donantes: “reciben una oportunidad que después tendrán la oportunidad de dar”, sentimiento que hizo eco en varios de los estudiantes, que durante sus testimonios aseguraron que esperan retribuir lo que ganaron.  

Ernesto Herrera, director de Combarranquilla, felicitó a los estudiantes, pues salen de una universidad cuyos profesionales tienen “mucha demanda” en la ciudad. Por esta razón, a su becaria, Andrea Guzmán Galvis, de Ingeniería Civil, le aconsejó que no olvidara lo aprendido. Liliana Gerlein citó la célebre frase de Antonio Machado para animar a los estudiantes a que no pierdan la felicidad y el ánimo: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Por Leonardo Carvajalino