Storytelling para cursos virtuales ¿por qué no?

El término storytelling se puso de moda, pero en realidad, si lo miramos en detalle, es algo bastante antiguo: construir historias que puedan seducir audiencias, contar un cuento, tener una narrativa.

Todo  el  día estamos contando  historias y nuestros temas de clases también lo son.    En un curso 100 % virtual, en donde la interacción del estudiante y el profesor está mediada por una plataforma, el storytelling puede verse desde dos perspectivas. La primera, es cuando organizamos los contenidos de manera lógica y ordenada, entendiendo que no hay un interlocutor inmediato  para resolver dudas. Es así como, los materiales digitales de apoyo y  la ubicación de las actividades de aprendizaje, deben estructurarse de tal manera que sea lo más intuitiva posible para que el estudiante solo en casa, alcance los resultados de aprendizaje. Es lo que llamaríamos un cuento redondo. Ver vídeo para conocer estrategias para estructurar clases en línea . La segunda forma de verlo, es cuando  estructuramos  el curso como si fuera una historia o una serie por streaming.  En este caso, todos los materiales digitales hacen parte de una gran secuencia con retos  para la audiencia. En este sentido,  la experiencia de estar en el curso puede parecerse a la experiencia de ver películas en Netflix.

Revisando algunas ideas al respecto, me encontré con esta experiencia del curso Introducción a la Ciencia Forense de la Universidad de Strathclyde, la cual, combina ciertos dispositivos, inclusive transmediales. El curso tiene un fuerte impulso narrativo a través de resolver un misterio: "un caso de asesinato” que se desarrolla durante el curso a medida que se añade nueva evidencia forense para ayudar al estudiante a interpretarlo. El caso se presenta en vídeo a modo de película y a través de la fundamentación teórica el estudiante puede vincular la historia a un objetivo de aprendizaje con una lista de tareas pendientes. La plataforma envía mensajes a los celulares de los participantes con ejercicios y acertijos, lo que lo vincula a volver a entrar al curso, es lo que se describe como “ráfagas de contenido”.

En este sentido, los elementos que debe incluir una buena narración dependerán del contenido y del objetivo de comunicación, pero es claro que debe llevar un núcleo, un desenlace y elementos para generar metáforas. Este tipo de construcción narrativa exige por parte del docente la capacidad de trasladar su curso a un contexto narrativo y además debe apoyarse en un equipo interdisciplinar que le apoye en la construcción de los elementos de ficción.  El diseño instruccional se fusiona con elementos de producción audiovisual.  De igual modo, se establece una unión del curso con redes sociales y el celular,  esto brinda la oportunidad al estudiante de sentirse parte de una historia en donde es el protagonista.

El camino de las innovaciones en este terreno es inexplorado y nos pone en frente la tarea de pensarnos la experiencia virtual desde otras lógicas, inclusive desde la construcción de video lecciones que sean más que clases magistrales, ver más.

 

Algunos textos que pueden orientarte:

  • Separata de TEC de Monterrey. Edutren. 
  • Morris,  J.  (29  de  mayo  de  2017). “From  Teaching  on  Video”  to  “Teaching  through  video”: Reaching    one    Million    Learners    with    Melboourne   MOOCs.    [Mensaje    en    un blog].  https://bit.ly/2KnrxLZ.
  • Esta es una integración  de un curso con redes sociales:  Marta-Lazo, C., Valero-Errazu., D., & Gabelas Barroso, J. A. (2018). Uso de Twitter en los MOOC: Nuevas formas de interacción juvenil y su influencia en el aprendizaje. Revista Latina de Comunicación Social, 73, 1333-1352. http://dx.doi.org/10.4324/9780203966280.10.4185/RLCS-2018-1309.

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

¿Julio Profe es un aliado?

Que a un profesor de matemáticas le pidan autógrafos y fotos resulta ser toda una novedad,  acostumbrados a pensar que tales honores sólo pueden ser para artistas de moda. Sorprende que cuando Julio Profe  llega a un colegio o Universidad recibe trato de estrella de la música. Estuvo en Uninorte y los estudiantes se emocionaron al verlo, le daban la mano y las gracias, pero, ¿Por qué tiene tantos seguidores? aquí algunas ideas: 

Desde el punto de vista de la producción de video educativo es poco lo que hay que resaltar. Los recursos qué utiliza son básicos. Una cámara fija, iluminación y sonido decentes. Nada de producción costosa. De resto, es una secuencia de ejercicios matemáticos en el tablero (tradicional) que según, las palabras de estudiantes, están muy bien explicados.  La sencillez tanto en el montaje, como en las palabras que escoge son su valor agregado. Cae bien y se le nota la pasión por hacer de las matemáticas una tarea sencilla.

Para alguien que nunca entendió muy bien  el tema de despejar variables con carretas y caballos (si, soy de la época de la sufrida Baldor)  es muy curioso ver cómo Julio Profe despierta tantas pasiones. Estudiantes de cualquier nivel y de otros países, le  agradecen pasar el parcial gracias a la repetición de sus videos y lo ovacionan por darles los tips más necesarios para los exámenes. 

Si lo miramos en detalle, todo se enfoca en repetir. Repito video – repito ejercicios -  llego a la  clase y  repito lo que vi en un examen qué está diseñado para hacer una secuencia de pasos que igual olvidaré en unos meses. Es decir, esto se trata de resolver ejercicios, por lo que canales como el de Julio  Profe  ayudan  al estudiante a superar las pruebas de repetición que hace en su  curso.  Sin duda, si su canal funciona es porque lo que ven ahí es lo que le piden hacer en sus clases. 

También tiene seguidores porque estamos en la época del facilismo y nuestros estudiantes ya saben que casi todo está en Google, por lo que se han convertido en estrategas del contenido, más no necesariamente del pensamiento crítico. Les resulta más sencillo ver el canal que esforzarse en buscar la solución por sí mismos. Toda esta avalancha de información hace que el rol docente se transforme totalmente y que tenga que hacer uso de diversas actividades para diseñar ambientes de aprendizaje que conecten significados. 

En el CEDU tenemos un programa para apoyar a un grupo de docentes a que se conviertan en Influencers en redes sociales. No creo que ser influencer sea algo nuevo. Todos llegamos a ser influenciadores en nuestra comunidad, grupos de trabajo, políticamente o como ciudadanos, lo que sucede  es que se multiplicaron los canales con las redes sociales y ahora es más visible esto de llegar a otros. Queremos hacer parte de la campaña internacional Los docentes son los reales influencers” porque tienen todo un conocimiento que vale la pena compartir.

El camino no es sencillo porque se requiere mucho tiempo para posicionar un espacio virtual, el mismo Julio Profe habla de que tardó más de 3 años en consolidar toda su audiencia. Estamos en épocas donde gana la farándula y la banalidad de gente que comparte estilos de vida. Todos se alimentan de seguidores que pocas veces se hacen preguntas sobre a quién siguen ¿Lo que dice y hace en redes me representa? Ver capítulo Nosedive” Black Mirror 

En el caso de Julio Profe conviene que los docentes de áreas afines lo revisen y analicen su rol dentro del salón de clases ¿Es un aliado? ¿Puede ayudarnos a construir clases invertidas? ¿Sus vídeos pueden integrarse en la secuencia de clase? No podemos desconocer que sus seguidores puede que sobrepasen los de Shakira y que como un fantasma será, muchas veces el conocimiento previo que tendrá el estudiante al llegar a clase. Esto nos está enviando una señal sobre los cambios inherentes en nuestro sistema educativo, el reto de las pantallas apenas comienza.  

Pd. Conoce todo sobre la Semana de la Docencia en Uninorte.