¿Y qué hacemos con las clases en zonas sin internet, ni computador?

Es fácil decir  “hagamos clases virtuales” en países en dónde las necesidades básicas están cubiertas, sin embargo, en países como Colombia, muchas regiones del país no cuentan ni con luz eléctrica permanente y muchos estudiantes no tienen computador en casa, ni internet.

Estar en crisis deja al descubierto cuáles han sido nuestras prioridades como país. Es complejo decir “lávense las manos” cuando el agua es escasa y se recoge en balde, o “vamos a hacer todo por internet” cuando en casa no  hay un solo computador y hay luz eléctrica sólo unas cuantas horas al día.

¿Qué podemos hacer para que los estudiantes que están en zonas remotas o que están en ciudad, pero no cuentan con internet,  ni computador, puedan seguir con sus clases? Aquí algunas ideas (lo del agua se lo dejo a lo expertos) .

Es clave el apoyo del Ministerio de Educación y MinTIC para iniciar un plan de contingencia que incluya a Señal Colombia, el canal ZOOM y a los canales regionales. Puede ser valioso que algunos profesores puedan tener clases en vivo televisadas. En muchas regiones la televisión sigue siendo clave. Esto también aplica para realizar alianzas rápidas con emisoras comunitarias y rurales. ¿Qué tal si hacemos podcast con las clases de profesores?  Luego los docentes de planta pueden organizar guías de estudio y actividades en papel.

Otro factor importante sería la vinculación de la telefonía móvil.  ¿Podrían las empresas de celular habilitar Ships pre-pago para que los padres puedan tener datos y los niños puedan recibir contenido vía wasap?  ¿Podrían los profesores hacerles vídeo llamada para tutorías? ¿cómo podrían habilitar líneas especiales para educación?  ¿Podría FB tener espacios y garantizar datos para que profesores puedan hacer grupos y clases en directo? ¿Podríamos tener contenidos qué no necesiten internet y hacerlos llegar a las casas de los estudiantes?

Es esencial también el trabajo colaborativo entre profesores. Mentores que ayuden a sus colegas a tener ideas para el diseño de clases remotas y compañeros de clases solidarios que puedan compartir computadores  cuando no los usan. También es fundamental que los puntos VIVE DIGITAL tengan buena velocidad y equipos disponibles y algunos colegios que cuentan con salas de informática puedan seguir abiertos, sin embargo este punto es sensible porque la idea es no salir de casa por  un tiempo prudente.

Se hace necesario que seamos creativos y solidarios y que el Gobierno pueda destinar recursos económicos en caliente para solventar el tema de la luz eléctrica en cabeceras municipales  y que entidades privadas como hoteles o restaurantes, por ejemplo, puedan liberar el WI- FI en algunos casos.  ¿Podrían algunas empresas de tecnología donar algunos computadores con acceso a internet en sus zonas de impacto?

¿Qué más podemos hacer? ¿Qué otras ideas se te ocurren para que los estudiantes de zonas apartadas y en situación de vulnerabilidad, puedan seguir conectados con su proceso de enseñanza – aprendizaje?

 

 

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

Sufriendo de "articulitis"

La lógica de los ranking nos tiene arrinconados con graves sintomas  provenientes de un virus al que llamo articulitis. Ver más. En en estos días mis sintomas se han hecho más fuertes porque para graduarme del doctorado debo publicar en una revista indexada.

La fiebre comienza por la búsqueda, debes encontrar una revista "perfecta" y que ojalá responda rápido. Eso no pasa con mucha frecuencia, por lo que las opciones se van reduciendo. La publicación debe tener el enfoque que priviligie tu tema, que dicho sea de paso sólo le interesa a una parte infima de la población,  y además ser rápida. Entonces, si quiero cambiar el mundo publicando en una revista Q1, se debe aprender a esperar al menos 3 años y tener datos absolutamente revolucionarios. ¿Qué tan ágiles somos para generar investigaciones que de verdad cambien una realidad? ¿no se necesitarían otras condiciones sociales, de sistema, para lograr esto?¿Qué es lo que se está publicando en estas revistas indexadas y si es tan valioso porqué no lo vemos reflejado en nuestra realidad inmediata? Como bien dice el artículo de "La tercera" ya no importa de qué va tu tema, sino en dónde lo vas a publicar. 

El segundo síntoma es la maquetación para la revista. Cada una tiene su propia idea de cómo debe ir tu texto, entonces hay manuales de normas para cada una en un despliegue de cositería que abruma.  El dolor se hace más grande cuando te dicen que no y debes formatearlo distinto para otra. Creo que es como cuando se te olvidan adentro las llaves de tu casa, sientes que hay que empezar de nuevo cada vez, cada intento.

El tercer sintoma es la norma APA, hecha para y por obsesivos compulsivos de alto nivel.  Aquí una coma puede ser objeto de devolución de un texto, sin contar que ya la norma tiene varias versiones, con importantisimas  variantes como que ya no son dos puntos después de paréntesis o que de un año a otro mejor poner un punto después del año en las referencias. Una cajita de dulces monerías. 

Superado todo eso, puede que publique. Con suerte y mucho trabajo habré logrado que me lean mis pares, aquellos que buscan también citas para sus artículos. Colegas que también sufren de los mismos sintomas y que esperan ser citados para aumentar sus puntos. Entonces, ahí todo se vuelve circular y hasta incestuoso. 

A pesar de esto, siento más empatía por la publicación como el blog o textos libres en internet. No sólo tienen mayor cobertura,  también llegan más fácil a esos docentes que no tienen acceso a revistas indexadas. Siento que ahí hay un verdadero "factor de impacto" que se vuelve más poderoso con las clases.Cuando eres docente impactas en tantas personas de manera tan rápida...pero para eso no hay rankings internacionales. 

En el CEDU logramos una combinación interesante y es que docentes que hacen transformaciones de aula puedan contar con la asesoría para publicar el resultado de sus implementaciones en revistas de alto impacto. Es un paso gigante en la visibilización de cambios profundos en donde ocurre la magia: las aulas de clase. 

La articulitis sigue creciendo, sin entender un poco la lógica de cómo va, ni por qué llegamos a eso. Los sintomas van en aumento, se trata de sumar, de puntear, no sé si de transformar.