Storytelling para cursos virtuales ¿por qué no?

El término storytelling se puso de moda, pero en realidad, si lo miramos en detalle, es algo bastante antiguo: construir historias que puedan seducir audiencias, contar un cuento, tener una narrativa.

Todo  el  día estamos contando  historias y nuestros temas de clases también lo son.    En un curso 100 % virtual, en donde la interacción del estudiante y el profesor está mediada por una plataforma, el storytelling puede verse desde dos perspectivas. La primera, es cuando organizamos los contenidos de manera lógica y ordenada, entendiendo que no hay un interlocutor inmediato  para resolver dudas. Es así como, los materiales digitales de apoyo y  la ubicación de las actividades de aprendizaje, deben estructurarse de tal manera que sea lo más intuitiva posible para que el estudiante solo en casa, alcance los resultados de aprendizaje. Es lo que llamaríamos un cuento redondo. Ver vídeo para conocer estrategias para estructurar clases en línea . La segunda forma de verlo, es cuando  estructuramos  el curso como si fuera una historia o una serie por streaming.  En este caso, todos los materiales digitales hacen parte de una gran secuencia con retos  para la audiencia. En este sentido,  la experiencia de estar en el curso puede parecerse a la experiencia de ver películas en Netflix.

Revisando algunas ideas al respecto, me encontré con esta experiencia del curso Introducción a la Ciencia Forense de la Universidad de Strathclyde, la cual, combina ciertos dispositivos, inclusive transmediales. El curso tiene un fuerte impulso narrativo a través de resolver un misterio: "un caso de asesinato” que se desarrolla durante el curso a medida que se añade nueva evidencia forense para ayudar al estudiante a interpretarlo. El caso se presenta en vídeo a modo de película y a través de la fundamentación teórica el estudiante puede vincular la historia a un objetivo de aprendizaje con una lista de tareas pendientes. La plataforma envía mensajes a los celulares de los participantes con ejercicios y acertijos, lo que lo vincula a volver a entrar al curso, es lo que se describe como “ráfagas de contenido”.

En este sentido, los elementos que debe incluir una buena narración dependerán del contenido y del objetivo de comunicación, pero es claro que debe llevar un núcleo, un desenlace y elementos para generar metáforas. Este tipo de construcción narrativa exige por parte del docente la capacidad de trasladar su curso a un contexto narrativo y además debe apoyarse en un equipo interdisciplinar que le apoye en la construcción de los elementos de ficción.  El diseño instruccional se fusiona con elementos de producción audiovisual.  De igual modo, se establece una unión del curso con redes sociales y el celular,  esto brinda la oportunidad al estudiante de sentirse parte de una historia en donde es el protagonista.

El camino de las innovaciones en este terreno es inexplorado y nos pone en frente la tarea de pensarnos la experiencia virtual desde otras lógicas, inclusive desde la construcción de video lecciones que sean más que clases magistrales, ver más.

 

Algunos textos que pueden orientarte:

  • Separata de TEC de Monterrey. Edutren. 
  • Morris,  J.  (29  de  mayo  de  2017). “From  Teaching  on  Video”  to  “Teaching  through  video”: Reaching    one    Million    Learners    with    Melboourne   MOOCs.    [Mensaje    en    un blog].  https://bit.ly/2KnrxLZ.
  • Esta es una integración  de un curso con redes sociales:  Marta-Lazo, C., Valero-Errazu., D., & Gabelas Barroso, J. A. (2018). Uso de Twitter en los MOOC: Nuevas formas de interacción juvenil y su influencia en el aprendizaje. Revista Latina de Comunicación Social, 73, 1333-1352. http://dx.doi.org/10.4324/9780203966280.10.4185/RLCS-2018-1309.

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

Sufriendo de "articulitis"

La lógica de los ranking nos tiene arrinconados con graves sintomas  provenientes de un virus al que llamo articulitis. Ver más. En en estos días mis sintomas se han hecho más fuertes porque para graduarme del doctorado debo publicar en una revista indexada.

La fiebre comienza por la búsqueda, debes encontrar una revista "perfecta" y que ojalá responda rápido. Eso no pasa con mucha frecuencia, por lo que las opciones se van reduciendo. La publicación debe tener el enfoque que priviligie tu tema, que dicho sea de paso sólo le interesa a una parte infima de la población,  y además ser rápida. Entonces, si quiero cambiar el mundo publicando en una revista Q1, se debe aprender a esperar al menos 3 años y tener datos absolutamente revolucionarios. ¿Qué tan ágiles somos para generar investigaciones que de verdad cambien una realidad? ¿no se necesitarían otras condiciones sociales, de sistema, para lograr esto?¿Qué es lo que se está publicando en estas revistas indexadas y si es tan valioso porqué no lo vemos reflejado en nuestra realidad inmediata? Como bien dice el artículo de "La tercera" ya no importa de qué va tu tema, sino en dónde lo vas a publicar. 

El segundo síntoma es la maquetación para la revista. Cada una tiene su propia idea de cómo debe ir tu texto, entonces hay manuales de normas para cada una en un despliegue de cositería que abruma.  El dolor se hace más grande cuando te dicen que no y debes formatearlo distinto para otra. Creo que es como cuando se te olvidan adentro las llaves de tu casa, sientes que hay que empezar de nuevo cada vez, cada intento.

El tercer sintoma es la norma APA, hecha para y por obsesivos compulsivos de alto nivel.  Aquí una coma puede ser objeto de devolución de un texto, sin contar que ya la norma tiene varias versiones, con importantisimas  variantes como que ya no son dos puntos después de paréntesis o que de un año a otro mejor poner un punto después del año en las referencias. Una cajita de dulces monerías. 

Superado todo eso, puede que publique. Con suerte y mucho trabajo habré logrado que me lean mis pares, aquellos que buscan también citas para sus artículos. Colegas que también sufren de los mismos sintomas y que esperan ser citados para aumentar sus puntos. Entonces, ahí todo se vuelve circular y hasta incestuoso. 

A pesar de esto, siento más empatía por la publicación como el blog o textos libres en internet. No sólo tienen mayor cobertura,  también llegan más fácil a esos docentes que no tienen acceso a revistas indexadas. Siento que ahí hay un verdadero "factor de impacto" que se vuelve más poderoso con las clases.Cuando eres docente impactas en tantas personas de manera tan rápida...pero para eso no hay rankings internacionales. 

En el CEDU logramos una combinación interesante y es que docentes que hacen transformaciones de aula puedan contar con la asesoría para publicar el resultado de sus implementaciones en revistas de alto impacto. Es un paso gigante en la visibilización de cambios profundos en donde ocurre la magia: las aulas de clase. 

La articulitis sigue creciendo, sin entender un poco la lógica de cómo va, ni por qué llegamos a eso. Los sintomas van en aumento, se trata de sumar, de puntear, no sé si de transformar.