Mis artículos Mis artículos

Publicaciones en Academia. edu

 

CONTACTO
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Texto a identificar Refrescar CAPTCHA Refrescar CAPTCHA

¿Julio Profe es un aliado?

Que a un profesor de matemáticas le pidan autógrafos y fotos resulta ser toda una novedad,  acostumbrados a pensar que tales honores sólo pueden ser para artistas de moda. Sorprende que cuando Julio Profe  llega a un colegio o Universidad recibe trato de estrella de la música. Estuvo en Uninorte y los estudiantes se emocionaron al verlo, le daban la mano y las gracias, pero, ¿Por qué tiene tantos seguidores? aquí algunas ideas: 

Desde el punto de vista de la producción de video educativo es poco lo que hay que resaltar. Los recursos qué utiliza son básicos. Una cámara fija, iluminación y sonido decentes. Nada de producción costosa. De resto, es una secuencia de ejercicios matemáticos en el tablero (tradicional) que según, las palabras de estudiantes, están muy bien explicados.  La sencillez tanto en el montaje, como en las palabras que escoge son su valor agregado. Cae bien y se le nota la pasión por hacer de las matemáticas una tarea sencilla.

Para alguien que nunca entendió muy bien  el tema de despejar variables con carretas y caballos (si, soy de la época de la sufrida Baldor)  es muy curioso ver cómo Julio Profe despierta tantas pasiones. Estudiantes de cualquier nivel y de otros países, le  agradecen pasar el parcial gracias a la repetición de sus videos y lo ovacionan por darles los tips más necesarios para los exámenes. 

Si lo miramos en detalle, todo se enfoca en repetir. Repito video – repito ejercicios -  llego a la  clase y  repito lo que vi en un examen qué está diseñado para hacer una secuencia de pasos que igual olvidaré en unos meses. Es decir, esto se trata de resolver ejercicios, por lo que canales como el de Julio  Profe  ayudan  al estudiante a superar las pruebas de repetición que hace en su  curso.  Sin duda, si su canal funciona es porque lo que ven ahí es lo que le piden hacer en sus clases. 

También tiene seguidores porque estamos en la época del facilismo y nuestros estudiantes ya saben que casi todo está en Google, por lo que se han convertido en estrategas del contenido, más no necesariamente del pensamiento crítico. Les resulta más sencillo ver el canal que esforzarse en buscar la solución por sí mismos. Toda esta avalancha de información hace que el rol docente se transforme totalmente y que tenga que hacer uso de diversas actividades para diseñar ambientes de aprendizaje que conecten significados. 

En el CEDU tenemos un programa para apoyar a un grupo de docentes a que se conviertan en Influencers en redes sociales. No creo que ser influencer sea algo nuevo. Todos llegamos a ser influenciadores en nuestra comunidad, grupos de trabajo, políticamente o como ciudadanos, lo que sucede  es que se multiplicaron los canales con las redes sociales y ahora es más visible esto de llegar a otros. Queremos hacer parte de la campaña internacional Los docentes son los reales influencers” porque tienen todo un conocimiento que vale la pena compartir.

El camino no es sencillo porque se requiere mucho tiempo para posicionar un espacio virtual, el mismo Julio Profe habla de que tardó más de 3 años en consolidar toda su audiencia. Estamos en épocas donde gana la farándula y la banalidad de gente que comparte estilos de vida. Todos se alimentan de seguidores que pocas veces se hacen preguntas sobre a quién siguen ¿Lo que dice y hace en redes me representa? Ver capítulo Nosedive” Black Mirror 

En el caso de Julio Profe conviene que los docentes de áreas afines lo revisen y analicen su rol dentro del salón de clases ¿Es un aliado? ¿Puede ayudarnos a construir clases invertidas? ¿Sus vídeos pueden integrarse en la secuencia de clase? No podemos desconocer que sus seguidores puede que sobrepasen los de Shakira y que como un fantasma será, muchas veces el conocimiento previo que tendrá el estudiante al llegar a clase. Esto nos está enviando una señal sobre los cambios inherentes en nuestro sistema educativo, el reto de las pantallas apenas comienza.  

Pd. Conoce todo sobre la Semana de la Docencia en Uninorte.

 

 

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

No tenemos críticos

Hay mucha queja a tu alrededor.  La gente desprevenidamente saca sus conclusiones sobre lo que circula en los medios de comunicación. "Ese programa es terrible", "estamos llenos de tele-basura", "qué porquería de reality", "ese noticiero siempre habla de lo mismo". Sin embargo, son estas mismas personas las que se mantienen siendo una audiencia fiel para estos programas y la queja se queda en la calle porque no tienen poder de difusión. 

En Colombia la critica de medios, entendida como un oficio, parece recaer únicamente en manos del especialista Omar Rincón, quien sólo habla de televisión. También hay franjas de defensoría del televidente en horarios que todo el mundo desconoce y no son espacios de crítica, si no más bien, de resolver entuernos por cartas que reciben de los espectadores.  Con una nota de disculpas resuelven el "deber social" sin embargo, no se revisan de manera integral, ni ocurren cambios estructurales. Algunas franjas de defensoría del televidente se han centrado en explicar cómo funcionan y se producen los medios, lo  que ayuda bastante, pero, de momento, no es esencial. 

En el país tampoco hay una crítica especializada sobre los programas de radio, saturados de lenguaje ofensivo y poco respeto por la comunidad LGBT.  NI mucho menos, espacios para hacer meta-análisis de lo que circula en Youtube y en redes sociales.  En cuanto al cine, se leen un par de críticos en la revista Semana y el Tiempo,y poco queda de programas o franjas en el noticiero para debatir sobre películas. Y sobre teatro, se cuentan con lo dedos de las manos quien reseña las obras publicamente y las analiza. 

Se notan más los críticos de moda, reinados, estética,  música y deportes. No se nos da bien la crítica.  Dentro de los retos de la alfabetización medíatica, está, sin duda, el poder construir discursos sobre lo que circula en los medios.

Desde los espectadores hay una mirada valiosa desde lo que gusta o no, basado en principios de empatía o de si el medio cumple con valores con los que me identifico. Hay otra cara, que es la especializada, la que habla de detalles que un consumidor casual no alcanza a ver y que nutre la discusión porque aporta elementos académicos. 

Esta mirada tiene dos dificultades: no es popular y  suele manejar un lenguaje rebuscado y complicado que el público en general no comprende. Desde las asignaturas de lectura de medios, buscamos que ese ciudadano del común pueda tener lo necesario para dudar y cuestionar lo que circula en los medios, especialmente en esta época, en donde los medios juegan un papel determinante en "la pausa" política en la que nos encontramos, tratando de recoger los estragos del Si fallido. 

Se necesita que los mismos medios de comunicación tengan auto-crítica especializada de primer nivel, con buena difusión y publicidad y dejen el miedo de confrontarse. Si la crítica no es vista como oportunidad, seguiremos dando vueltas sobre el mismo tipo de programa, esos que nos alejan más de ayudarnos a ser mejores ciudadanos. ¿Cómo construimos  en Colombia crítica especializada sobre medios?