Storytelling para cursos virtuales ¿por qué no?

El término storytelling se puso de moda, pero en realidad, si lo miramos en detalle, es algo bastante antiguo: construir historias que puedan seducir audiencias, contar un cuento, tener una narrativa.

Todo  el  día estamos contando  historias y nuestros temas de clases también lo son.    En un curso 100 % virtual, en donde la interacción del estudiante y el profesor está mediada por una plataforma, el storytelling puede verse desde dos perspectivas. La primera, es cuando organizamos los contenidos de manera lógica y ordenada, entendiendo que no hay un interlocutor inmediato  para resolver dudas. Es así como, los materiales digitales de apoyo y  la ubicación de las actividades de aprendizaje, deben estructurarse de tal manera que sea lo más intuitiva posible para que el estudiante solo en casa, alcance los resultados de aprendizaje. Es lo que llamaríamos un cuento redondo. Ver vídeo para conocer estrategias para estructurar clases en línea . La segunda forma de verlo, es cuando  estructuramos  el curso como si fuera una historia o una serie por streaming.  En este caso, todos los materiales digitales hacen parte de una gran secuencia con retos  para la audiencia. En este sentido,  la experiencia de estar en el curso puede parecerse a la experiencia de ver películas en Netflix.

Revisando algunas ideas al respecto, me encontré con esta experiencia del curso Introducción a la Ciencia Forense de la Universidad de Strathclyde, la cual, combina ciertos dispositivos, inclusive transmediales. El curso tiene un fuerte impulso narrativo a través de resolver un misterio: "un caso de asesinato” que se desarrolla durante el curso a medida que se añade nueva evidencia forense para ayudar al estudiante a interpretarlo. El caso se presenta en vídeo a modo de película y a través de la fundamentación teórica el estudiante puede vincular la historia a un objetivo de aprendizaje con una lista de tareas pendientes. La plataforma envía mensajes a los celulares de los participantes con ejercicios y acertijos, lo que lo vincula a volver a entrar al curso, es lo que se describe como “ráfagas de contenido”.

En este sentido, los elementos que debe incluir una buena narración dependerán del contenido y del objetivo de comunicación, pero es claro que debe llevar un núcleo, un desenlace y elementos para generar metáforas. Este tipo de construcción narrativa exige por parte del docente la capacidad de trasladar su curso a un contexto narrativo y además debe apoyarse en un equipo interdisciplinar que le apoye en la construcción de los elementos de ficción.  El diseño instruccional se fusiona con elementos de producción audiovisual.  De igual modo, se establece una unión del curso con redes sociales y el celular,  esto brinda la oportunidad al estudiante de sentirse parte de una historia en donde es el protagonista.

El camino de las innovaciones en este terreno es inexplorado y nos pone en frente la tarea de pensarnos la experiencia virtual desde otras lógicas, inclusive desde la construcción de video lecciones que sean más que clases magistrales, ver más.

 

Algunos textos que pueden orientarte:

  • Separata de TEC de Monterrey. Edutren. 
  • Morris,  J.  (29  de  mayo  de  2017). “From  Teaching  on  Video”  to  “Teaching  through  video”: Reaching    one    Million    Learners    with    Melboourne   MOOCs.    [Mensaje    en    un blog].  https://bit.ly/2KnrxLZ.
  • Esta es una integración  de un curso con redes sociales:  Marta-Lazo, C., Valero-Errazu., D., & Gabelas Barroso, J. A. (2018). Uso de Twitter en los MOOC: Nuevas formas de interacción juvenil y su influencia en el aprendizaje. Revista Latina de Comunicación Social, 73, 1333-1352. http://dx.doi.org/10.4324/9780203966280.10.4185/RLCS-2018-1309.

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

Profesores primíparos

Los docentes somos primíparos cada cuatro meses. Los estudiantes, tal vez, una sola vez en el mundo académico.  Pasan el primer semestre y dejan de ser novatos. Por muchos años que llevemos al frente de una asignatura, la situación siempre será distinta y nos enfrentamos a un nuevo comienzo con cada grupo de alumnos.Pasan por nuestro salón tantas personas como ideas y acumulas experiencias y esperas que se lleven algo de ti, algo que les pueda servir para toda la vida. 

En el CEDU -esta semana -organizamos las jornadas de inducción para docentes de primer ingreso (más primíparos aún) dentro del programa de Formación Inicial Docente, FIDO.  El espacio brinda las herramientas para que los docentes, que dan sus primeros pasos en la universidad, se sientan más cómodos en la construcción de ambientes de aprendizaje. “Los profes” llegan con las mismas expectativas que los estudiantes, más preguntas que respuestas y las ganas de aprender estrategias nuevas para la enseñanza.  

Esta  generación de estudiantes, llena de grandes incertidumbres, hyperconectada, con un poco más de apatía frente a las realidad del país, nos exige una mirada distinta de cómo enseñar.  El reto es poder seguir transformando, generando cambios y escenarios creativos para su desarrollo como personas. Sin duda, siempre seremos nuevos en esto. 

¿Qué hacemos en el CEDU?:

 

Más información
Tips: ¿Qué hacer el primer día de clases?