Diez consejos para valorizar un estudio de videojuegos
Publicado en: lun, 13 may 2019 05:15:00 -0500
Rhys Dekle durante su presentación en el Atlántico Video Game Summit.

La segunda edición del Atlántico Video Game Summit destacó el crecimiento que ha tenido el sector de los videojuegos en el Atlántico, con seis estudios de desarrollo. El objetivo del evento, desarrollado el 9 y 10 de mayo, fue permitir un acercamiento a la industria de los videojuego para entender su funcionamiento interno.

El primer panel, 'Tips for studio CEOs consejos para directores de estudios', fue presidido por William Rhys Dekle, socio fundador de Strategic Alternatives, una firma de consultoría y estrategia enfocada en las adquisiciones corporativas en la industria de los videojuegos. El objetivo de su presentación fue ayudar a los directores a pensar en sus estudios como un negocio y cómo valorizarlos. Según Dekle, es común que los estudios de videojuegos más pequeños sean absorbidos por los grandes estudios una vez hayan ganado relevancia en la industria. Para los que optan por vender lo importante es haber valorizado el estudio de tal manera que su precio sea superior a la suma simple de su infraestructura y sueldo de sus empleados. Con ese propósito en mente, Dekle enfatizó diez consejos.

Contrata líderes capacitados: contar con personal que sea capaz de administrar y liderar un equipo permite que el estudio crezca de manera organizada, que el director pueda delegar responsabilidades para dedicarse completamente a la parte comercial y, más importante, asegura el funcionamiento del estudio, incluso sin la presencia del fundador. "Un estudio que puede funcionar sin importar quién lo dirige, vale millones".

Mantén buenas relaciones: el comportamiento particular de la industria de los videojuegos te permitirá encontrarte con las mismas personas en distintos cargos y en representación de distintas empresas. Los profesionales del campo suelen ser pocos y trabajar constantemente entre sí, por lo que se debe procurar mantener buenas relaciones con cualquier persona, en un futuro podría ser ese aliado que estás buscando.

Contrata un CEO: cuándo los estudios comienzan suele ser un emprendimiento entre un grupo de personas que comparten los videojuegos como un gusto en común y las decisiones entre la totalidad de sus miembros. Sin embargo, a medida que crezca el personal tomar las decisiones se volverá más complicado.

Usa un abogado especializado en videojuegos: al momento de cerrar un negocio con cualquier cliente, busca el asesoramiento de un abogado que tenga experiencia en la industria de los videojuegos, este profesional sabrá lo que debe contener el contrato, te ahorrará dinero y tiempo.

Haz juegos de calidad: el proceso de hacer un videojuego puede ser tan largo, que en un punto únicamente se quiere terminar lo más pronto posible. Sin embargo, hacer un producto de calidad siempre será el mejor camino a escoger. Te venderá positivamente en la industria como desarrollador y valorizará tu estudio, todo esto sin importar las ventas.

Define lo que quieres ser: este “ser” seguramente cambiará porque la industria y la tecnología cambia, pero especializarse y mantener una línea le dará una identidad a tu estudio.

Busca clientes constantemente: evita periodos sin desarrollar. Siempre tienes capacidad, acepta los contratos que te ofrezcan, luego puedes contratar más personal, si hace falta.

Mejora tu equipo de trabajo: al principio puede ser difícil contratar a los mejores profesionales de cada área, pero a medida que el negocio vaya adquiriendo beneficios se debe mejorar el equipo de trabajo. Tener a profesionales de alta calidad en tu estudio dará más posibilidades a tu próximo juego de ser un boom en el mercado.

Haz negocios con distintas plataformas: comúnmente las ofertas de compra vienen después de haber trabajado con la empresa. Es algo así como una mirada interna previa a decisión. Entre más variedad tengas en tus clientes, más probabilidades de recibir una oferta favorable.

Mantén los derechos de autor: siempre pelea por mantener la propiedad intelectual, nunca sabes qué juego será el que se convierta en tendencia.

Por Juan Sebastián Rodríguez

Otras noticias Otras noticias