Formulario web Formulario web

Contacto

Si deseas ponerte en contacto conmigo, deja tus datos para poder localizarte

Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Texto a identificar Refrescar CAPTCHA Refrescar CAPTCHA

Blogs Blogs

Atrás

Educación feminista para la igualdad real en las sociedades desigualitarias

 

Hace unos meses en el foro mundial de Economía en Suiza,  el primer ministro canadiense, Justin Trudeau manifiestó la necesidad de criar hijos varones que sean feministas para llegar a un cambio real para la igualdad de género (Foro mundial de economía de Suiza, 2016). Uno de los retos de nuestras sociedades contemporáneas,- desigualitarias, profundamente machistas y sexistas, además de violentas-; es sin duda, educar para la igualdad real, no principalmente legal, ni institucional (que también, por supuesto). ¿Por qué tanto miedo a perder poder desde el androcentrismo político, social, cultural, científico y académico? ¿Por qué es tan invisible, y a veces rechazado el feminismo como movimiento y teoría crítica en la formación familiar, social o académica?

Podemos maniestar que, no existirán sociedades más democráticas, igualitarias y pacíficas sin educación feminista. Las mujeres y los hombres, deben llegar a ser personas maduras, corresponsables, autónomas y libres, no herméticas identificaciones sexuales encorsetadas en estereotipos y roles tradicionales vinculados a dos únicas posibles opciones: lo femenino (sumisión) y lo masculino (poder) (Beauvois, 2005): sino seres humanos proactivos, solidarios y autónomos en su construcción de identidad de género y sus funciones sociales, culturales o económicas, en armonía con su capacidad de empoderamiento.

Tal y como apunta el objetivo 5 para el desarrollo sostenible (ONU, 2015): Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, es un reto a trabajar activamente por las instituciones educativas, pero principalmente en la educación social para la igualdad (1) que se da en las comunidades y las familias; para ello la Pedagogía Social y la Educación social, siguen siendo fundamentales.

 

  1. La Educación social para la Igualdad (ESI), en este sentido de actuación socioeducativa se puede definir más concretamente como,

“Disciplina que bebe epistemológicamente del feminismo dentro de los fundamentos y parámetros de la Pedagogía Social. En esta base se asienta operativamente una acción socioeducativa que favorece un aprendizaje de modelos democráticos y equilibrados de relación dirigidos a toda la comunidad, principalmente destinados a quienes ejercer prácticas sexistas o pueden ejercer las mismas por participar en contextos o estructuras patriarcales o androcéntricas especialmente desigualitarias en la distribución de poder y recursos a favor de los hombres. La ESI desde la perspectiva de género, actúa educativamente, además, con colectivos de mujeres y sus entornos que viven desigualdades estructurales, familiares, afectivo-sexuales, sociolaborales o personales por ser mujeres, tiende a prevenir la violencia machista, interviniendo educativamente sobre ella, y media con las personas y las instituciones que favorecen el desarrollo activo y empoderamiento de las mujeres en la sociedad” (Del Pozo y Peláez, 2013:246).

 

Beauvoir, S. (2005). El segundo sexo. Madrid: Cátedra.

Del Pozo Serrano, F. J. y Peláez Paz, C. (2013). La educación para la igualdad: una necesidad académica y profesional para la acción socioeducativa. (pp. 245-272). En Magdalena Jiménez y Francisco José del Pozo (Coord.), Propuestas didácticas de Educación para la Igualdad. Granada: Editorial Natívola.

Foro mundial de economía de Suiza (2016). Disponible en: http://www.lr21.com.uy/mujeres/1275219-justin-trudeau-criar-hijos-feministas-importancia-canada

ONU (2015) Objetivos del desarrollo sostenible: Disponible en http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/gender-equality/

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.