Formulario web Formulario web

Contacto

Si deseas ponerte en contacto conmigo, deja tus datos para poder localizarte

Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Texto a identificar Refrescar CAPTCHA Refrescar CAPTCHA

Blogs Blogs

Atrás

Más educación social, menos corrupción

Si la educación social es la práctica orientada por la Pedagogía Social (como disciplina y saber que busca la mejora de la sociabilidad humana), es claro que el ejercicio principal que como ciudadanía corresponde  para valorar lo ético y lo justo, pasa por apostarle a la educación comunitaria. El reconocimiento de la individualidad (que han centrado los aprendizajes escolares y cognitivos) en las escuelas, debe transformarse en un desarrollo de las pedagogías colectivas (ciudadanas, éticas y horizontales) que buscan aprendizajes socioculturales en base a los Derechos Humanos y ambientales: posibles nuevas culturas ciudadanas. 

Colombia y sus territorios, necesitan una nueva apuesta por la Pedagogía Social (con políticas, programas, equipos y agentes) que acompañen y medien entre las gentes para fortalecer el compromiso y la participación política como un proyecto común de mejora y de progreso social (en los barrios, de forma intergeneracional, en los escenarios de mayor vulnerabilidad, entre familias, etc.).

Aunque los resultados anticorrupción de hoy son alentadores en mayor participación (que la última votación presidencial), y la democracia se hace y construye día a día; será muy complejo poder neutralizar las violencias, dinamizar desarrollos comunitarios colectivos que no naturalicen lo ilegal como conducta deseable; y poder generar "actos de vitalización" ciudadana corresponsable que apueste por el BIen común, sin el protagonismo de la Educación comunitaria. Esa Educación, que por no estar estandarizada en las pruebas, no se visibiliza; esa que por no formar parte de lo curricular para el desarrollo de las competencias matemáticas o científicas no se priorizan; esa que por no estar enfocada en el aula, sino en la vida cotidiana, no interesa, ni se profesionaliza.

La corrupción y la falta de visión política e institucional, en parte, impide que se apueste y se invierta en Educación Social, pero será esta educación social y comunitaria, y la apuesta decidada de su efecto (en, desde y para lo colectivo), la que reduzca, prevenga y pueda terminar con la corrupción.

 

 

 

 

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.