Adolfo Meisel: Uninorte debe jugar un papel estratégico en la visión de región
Publicado en: mar, 14 ago 2018 05:30:00 -0500
El rector Adolfo Meisel durante la conferencia

La falta de liderazgo político en el Caribe colombiano, cómo esto ha repercutido en el pasado en el presente y qué hacer de cara al futuro, fueron los temas abordados por el rector Adolfo Meisel Roca en el primer acto público que organiza y programa al mando de la Universidad del Norte. 

“Las relaciones políticas del Caribe colombiano con el centro del país han sido desde un principio de tensiones y desencuentros”, introdujo la temática el rector durante el inicio de la charla, que se llevó a cabo en la mañana del lunes, 13 de agosto, en el Coliseo Los Fundadores de la universidad. Durante el evento también se entregó a los asistenes el libro "El liderazgo y el futuro del Caribe colombiano", que hace parte de la colección Roble Amarillo, y que recoge los resultados de la investigación del rector con respecto al liderazgo político de la región.

El rector Meisel comenzó refiriéndose a la paradoja que representa la situación política del Caribe, en la que el peso electoral que tiene no se ha traducido en un rol transcendental en la conducción del Estado. Para entender la situación, hizo un análisis histórico para encontrar los factores estructurales que han influido en la realidad actual. El recuento comenzó con el siglo XIX, el período comprendido entre 1821 y 1900 en el que hubo un total de 198 ministros, de los cuales solo 23 fueron de la costa Caribe. En las carteras importantes, el rector contó diez cancilleres y siete ministros de Hacienda de esta parte del país. Así también, en este siglo se presentó el primer y único presidente costeño, Rafael Núñez.

La conferencia del rector continuó con lo ocurrido en siglo XX en el país, en el que hubo un importante rezago con respecto a la representación de la región en los ministerios del país. De los 702 ministerios que fueron asignados durante este centenar de años, solo 90 de ellos fueron oriundos de la costa. De acuerdo con el rector, en este tiempo hubo un cambio en la geografía económica del país. A principio de siglo, el país estaba entre los tres que menos exportaban en América Latina, pero en 1905, con el crecimiento en la exportación del café se fortaleció la economía. No obstante, según Meisel, esta bonanza no ayudó a regiones periféricas como la costa sino que ocurrió el crecimiento desmedido de Antioquia, donde se concentraba la agricultura cafetera.

Por lo anterior, se vio un importante crecimiento en la representación de Antioquia en el gobierno central mientras que en la región Caribe continuaba rezagada y concentraba su producción en la ganadería extensiva, la cual, según el rector, es de “mucha dispersión y baja intensidad en la inversión”. Uno de los datos más preocupantes que compartió el rector Meisel fue que en el siglo XX la costa solo tuvo un ministro de Hacienda, Tomas Surí Salcedo en 1918, y un canciller, Evaristo Sourdis, en 1948. Por último, analizó lo ocurrido en el principio de siglo XXI: de los 127 ministros que han sido escogidos, 26 de ellos han sido de la región Caribe.

Luego de este desglose de la participación política del Caribe colombiano para demostrar una de las razones de la falta de liderazgo de la región, el rector se centró en los factores estructurales que, a su parecer, determinan la situación. El atraso del área rural, la multiplicidad de los centros económicos urbanos que dificultan el trabajo conjunto entre los departamentos y el hecho que sectores claves de la economía, como industria y turismo, son propiedad de foráneos de la ciudad fueron algunos de los argumentos en los que el rector se detuvo a explicar. Así también manifestó que los estereotipos que tienen los intelectuales del centro del país en contra de los costeños han influido para un “trato desigual y denigrante” hacia la región.

El rector destacó especialmente la necesidad de que haya apertura económica, mejorar el capital humano y lograr una institucionalidad no burocrática para que haya una renovación del liderazgo, no solo a nivel local, sino nacional. Por otra parte, también contó lo que, desde la Universidad del Norte, hará para contribuir. En primera instancia citó la necesidad de elevar la calidad académica de la universidad para estar entre los primeros tres puestos. También anunció un nuevo programa de liderazgo, que tendrá el nombre del único presidente afrodescendiente, Juan José Nieto, y un Centro de Pensamiento que se llamará como el notable analista económico José Ignacio Pombo.

El rector agregó que se debe continuar con los esfuerzos de aumentar la representación de estudiantes de la región en cuanto a becas y estudios en el exterior para maestrías y doctorados. Por último, habló de la iniciativa Casa Grande Caribe, en la que participa junto a importantes figuras de la economía regional, como un espacio de diálogo sobre problemas de la región. “Los invito a que comencemos a construir unidos este sueño para contribuir al bienestar de todos los costeños y en particular de los más vulnerables”, cerró su intervención.  

Por Leonardo Carvajalino