Así avanzan los proyectos del edificio Mario Santo Domingo y la Casa de Estudio Alfredo Correa de Andreis
Publicado en: mar, 13 oct 2020 17:58:00 -0500

En el segundo semestre de 2020 continúa la construcción del edificio Mario Santo Domingo, que rinde homenaje al reconocido empresario barranquillero y partícipe activo de la fundación de la institución, y de la Casa de Estudio Alfredo Correa de Andreis, cuyo nombre hace un reconocimiento póstumo a un profesor consagrado a la cátedra y que dejó un valioso legado intelectual para las generaciones que se forman en Uninorte.

Con la participación del ingeniero Juan Carlos Vega, el arquitecto Mauricio Tinoco y el ingeniero Oscar Álvarez González, director de Servicios Administrativos, la Oficina de Planeación realizó el 2 de octubre, a través de Zoom, una nueva jornada informativa sobre estos dos importantes proyectos que dan respuesta a los requerimientos de docencia, investigación e innovación de los programas académicos de Uninorte.

Edificio Mario Santo Domingo: 85 % de avance

Es un edificio académico, con un área de construcción de 10 711 m2, en la última franja disponible de la zona noroccidental del campus. De acuerdo con el arquitecto Tinoco, se encuentra avanzado en un 85 % y se espera abrir las puertas de su primera etapa (del sótano al quinto piso) a finales de enero o principios de febrero de 2021. La segunda (del sexto al octavo piso), en abril.

En el nivel del sótano se ubican la infraestructura y los servicios de apoyo del edificio, y en el semisótano los laboratorios de investigación que necesitan rápido acceso desde el urbanismo. Del primer al tercer piso se encuentran todos sus salones de clase, y en el cuarto y quinto todos los laboratorios (de Instituto de Idiomas, Comunicación, Geología, Arqueología, Educación, Matemáticas), una sala de informática, una para el CREE y la sala de estudios Konder, que se trasladará del Bloque J.

El edificio Mario Santo Domingo también cuenta con cuatro infosalas. En el piso 6, 7 y 8 se ubicaron 86 oficinas para profesores, dos decanaturas y una sala de profesores catedráticos. El piso 9 fue reservado para una nueva unidad de servicio institucional llamada Bocas de Ceniza, que comprende un salón para eventos académicos con un aula para experiencias gastronómicas.

“Las fachadas del edificio cuentan con sus protecciones contra la radiación solar para disminuir la carga térmica en el interior (…) En el emplazamiento del edificio proponemos un paisajismo con las últimas tendencias, utilizando capas de especies vegetales nativas, resistentes y que prosperan rápidamente en este clima”, señaló el arquitecto Tinoco.

En cuanto al confort térmico, el ingeniero Vega afirmó que el Mario Santo Domingo cuenta con 280 toneladas de refrigeración para el adecuado desempeño de las actividades. Sobre su sostenibilidad, aseguró que está diseñado para la optimización de todos los recursos energéticos, como el consumo de agua. Cuenta con tres ascensores con capacidad para 14 personas, y un ascensor de servicio con capacidad para 7 personas.

Casa de Estudio: culminada internamente

Con un área de construcción de 1873 m2 frente a la carrera 51B, su diseño ha sido liderado por la Escuela de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, y fue concebido como un centro de estudio para los estudiantes ante la creciente demanda de este tipo de espacios. De acuerdo con el ingeniero Álvarez, la edificación internamente se encuentra culminada.

“Estamos en las obras de adecuación de la parte exterior y urbanismo, terminando la culminación de andenes, jardines y la zona intervenida para la disposición de residuos y de apoyo a la construcción”, indicó.

La Casa de Estudio tiene una gran barrera contra la radiación solar, un aislamiento en la cubierta y un revestimiento de paredes con paneles acústicos en las áreas de estudio. Cuenta con 24 cubículos individuales y 18 grupales, tiene conectividad wifi en todos sus espacios, más mobiliario especial con infraestructura de conexión eléctrica.


Interior de los pisos 2 y 3 de la Casa de Estudio Alfredo Correa de Andreis.

El primer piso alberga áreas de estudio con capacidad para 114 estudiantes. En el segundo y tercer piso se ubican salas de estudio individual y grupal de diferentes tamaños. El edificio tendrá una fachada que responde a los requerimientos de la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), sello norteamericano de sostenibilidad. Contará con 82 módulos solares que generarán cerca de un 13 % de la energía total requerida para el horario diurno. Tendrá iluminación automática, sistema de aire acondicionado con tecnología de agua fría, programable y automatizado, y reutilización de agua de condensación.

“La certificación LEED es la ratificación de lo que hemos venido haciendo bien en materia de sostenibilidad. Significa que tenemos reducciones de energía, de consumo de agua, de costos operativos, todo esto trae una mejora en propiedad, productividad y el impacto ambiental”, señaló el ingeniero Álvarez.

Por José Luis Rodríguez R.