La historia detrás del discurso de una egresada en la Universidad de Granada
Publicado en: mar, 25 jun 2019 05:30:00 -0500
Andrea Morales junto a Francisco Gómez, Domingo Sánchez- Mesa y el cineasta Mario de La Torre.

Andrea Morales Jiménez, egresada de Comunicación Social y Periodismo de Uninorte, recientemente se graduó del Máster de Nuevos Medios Interactivos y Periodismo Multimedia en la Universidad de Granada de España. La joven fue la encargada de dar el discurso en la ceremonia de graduación, en el que resaltó “que la ética es necesaria para tomar decisiones y liderar procesos políticos, empresariales y de organizaciones”. 

En entrevista con Grupo Prensa, Morales contó sobre su recorrido tras graduarse en 2011, lo que la motivó a estudiar esta maestría y a escribir su discurso. La joven vivía desde un año antes de su grado en ciudad de México, tras realizar un intercambio en el Tecnológico de Monterrey. “Empecé a trabajar con mucha ilusión y aprendizaje para una empresa española, conocí cosas del mercado español que se me hicieron interesantes como contraposición cultural, a la par que desarrollaba mis proyectos de trabajo local”, contó. Pensaba hacer su maestría en esta ciudad, pero tras los terremotos de 2017, su instinto le dictó que buscara nuevos horizontes, y con el conocimiento adquirido en su empresa comenzó a ver el mercado europeo. 

Con el tiempo descubrió el máster en Granada, que se alineaba con sus intereses. La joven ahorró durante sus años de trabajo y se costeó sus estudios. “Me hacía toda la ilusión del mundo el máster porque yo venía persiguiendo temas que apenas están generando interés en Latinoamérica a nivel industria, y estar dentro de un área de comunicación para tecnología, todo lo que es la investigación y experiencia de usuario, enfocado a mi pasión absoluta que siempre ha sido el cine. Así empecé a plantearme el tema que quería estudiar dentro de las posibilidades del transmedia y la gestión cultural de productos enfocados en esos sectores”, anotó. 

Morales aseguró que su experiencia en Uninorte le permitió conocer sobre su interés investigativo: lo transmedial para ficción. “Es lo que me genera interés porque lo vinculo con la experiencia de usuario, centrarnos cada vez más en el usuario nos lleva a entender los mecanismos mentales y las asociaciones en el cómo percibimos el mundo, tomamos decisiones de compra, de consumo, de marcas, de productos audiovisuales, en fin, el transmedia y la personalización audiovisual en mi caso, la generación también de una economía que mire desde otro puntos el quehacer audiovisual”. 

Así también anotó que su experiencia en la Universidad de Granada le generó otra perspectiva sobre el estudio en el sector público. “La universidad es el motor de Granada capital. Es una ciudad académica y su tejido empresarial está intentando desarrollarse más a través de las start ups y medianas empresas de la innovación en ciertos temas, y la universidad pública no es ajena, por eso me gusta y agradezco toda la formación que tuve a través de seminarios, talleres y cursos, en un área de emprendimiento que tiene la universidad”, comentó sobre algunas de las enseñanzas. 

El grado de Morales fue el primero en la historia de la facultad que contó con una ceremonia para el máster. La joven quedó entre las elegidas para hablar y manifestó que halló su inspiración en su rol como mujer. “Todas las veces que a las mujeres nos hacen sentir que no somos suficientemente buenas en algo. Todo el daño que genera no atreverse a conocer al otro, creo que incluso, el mismo tema de la migración y más en estos tiempos y en todas las esferas posibles, es algo que está también allí”.  

A futuro, dice que no tiene exactamente claro lo que quiere hacer, y entre sus planes está un doctorado. De lo que sí está segura es que sus “pasiones profesionales se vinculan directamente con el hacer mejores procesos comunicacionales que dignifiquen la vida humana, no solo un artilugio para llenarse los bolsillos”. 

Morales además dejó un consejo para todos los estudiantes: “Hay que organizarse, pero hay que quitarse esos pensamientos de que no se puede. La pobreza de espíritu y mental es a veces hasta peor que la de recursos materiales, porque esa cambia totalmente la dirección de la vida de una persona. Cierro la entrevista diciendo lo mismo con lo que cerré el discurso de mi graduación, que me lo enseñó un profesor aquí en España: sean de los que sigan intentando”.

Por Leonardo Carvajalino

Más noticias Más noticias