China, un país pobre que se convirtió en la gran potencia mundial de la actualidad
Publicado en: mar, 25 ago 2015 22:56:00 -0500
Carlos García Tobón, investigador y especialista en Asia.

China ha emergido como potencia importante y relevante dentro del contexto global, el desarrollo de su economía ha sido sostenido, ha venido girando alrededor del 8% anual durante más de 10 años.

Carlos García Tobón, investigador y especialista en Asia, estuvo participando en Uninorte del 19 al 22 de agosto en la VII Cátedra Asia-Pacífico, con la conferencia "¿China potencia del siglo XXI?". Durante su intervención expresó que China es una potencia simplemente por el rol que está jugando en el mundo, ya que es la fábrica del mundo y es la que más dinero tiene, la que más presta, la que más proyecto de desarrollo está haciendo y la que más está financiando proyectos de todo tipo: infraestructura, explotación, minería.

"Entonces empieza a jugar un rol mundial muy interesante, tiene relación con la mayor parte de países del mundo, buenas relaciones, con nadie pelea, está haciendo un nuevo ejercicio y una nueva forma de enfrentar las relaciones internacionales", indicó García.

China se ha propuesto construir un mundo armonioso, que cuente con una paz duradera y la prosperidad común de sus pueblos, entendiendo como mundo armonioso el ser democrático, amistoso, justo e inclusivo. Sin embargo, García aseguró que a pesar de todo eso, China sigue siendo un país pobre. ¿Cómo un país pobre puede ser la gran potencia mundial?

Para García esto se debe a que le ha tocado sostener a la población más grande del mundo con los mínimos recursos, lo que "ha hecho un perfil de un hombre abnegado, laborioso, trabajador y que ha empezado por aceptar esas limitaciones que tiene frente a su medio y su entorno, y esto los ha llevado a ser lo que son", dijo.

Asimismo, el investigador internacional aclaró que el papel de China es ayudar a que todos los países del tercer mundo ganen presencia mundial, no poniendo condiciones, ni exigiéndoles que vendan sus recursos, sino haciendo relaciones más equitativas y más favorables para todos.

Por otro lado, Tobón indicó que desafortunadamente Colombia sigue mirando la estrella del Norte y no ha entendido lo importante que sería poder hacer negocios con China. "Todo el mundo está girando hacia Asia, pero nosotros seguimos mirando hacia Estados Unidos, porque Colombia no se ve inserto en el mundo, sería muy interesante que comenzáramos a proponerle a los chinos algunos proyectos", concluyó García Tobón.

Por José Cuadrado Doria

Más noticias Más noticias