A lo largo de nuestra vida, nos enfrentamos a situaciones en las que tenemos que elegir o tomar una decisión, algunas más importantes que otras. Cualquiera que sea la elección, nos afecta positiva o negativamente. Por ejemplo, escoger una carrera profesional. Para algunas personas es muy fácil porque tienen su proyecto de vida organizado con anterioridad, pero sé que como yo, hay muchos jóvenes que están inseguros o no tienen idea de lo que quieren estudiar o cuál es su vocación. Sin embargo, debemos considerar todas las variables o posibilidades, para darnos cuenta qué opción es más viable. Habrá personas a quienes les interese carreras como, las ingenierías, matemáticas o arquitectura. Otros buscarán carreras en las que puedan explorar su creatividad como el diseño, artes o música. También, a quienes les gustan los campos como el derecho, la pedagogía infantil o ciencias de la salud. 

 

Sé que este momento en el que se encuentran puede llegar a ser muy estresante, incluso frustrante. El hecho de enfrentarse a una decisión que cambiará tu futuro, a tus padres, quienes quizá tengan unas expectativas diferentes para ti, y a una nueva institución que dista bastante de lo que estabas acostumbrado o acostumbrada. Yo también pasé por eso, pero ahora estoy segura de que tomé la mejor decisión, claro que con un poco de ayuda, por eso hoy les quiero contar cómo escogí mi profesión.

 

Cuando estaba en el último año escolar, mi directora de grupo nos hablaba de una feria para estudiantes bachilleres que realiza en la Universidad del Norte, cuando lo escuche me llamó la atención, pero no le di mayor trascendencia al asunto. Con el tiempo veía como la mayoría de mis compañeros ya habían definido la carrera que estudiarían. Mis padres me habían preguntado una o dos veces lo que quería estudiar. Mi papá quería que escogiera contaduría como él, me prometió que me ayudaría, pero mi mamá lo regañó, diciéndole que yo debía elegir algo que a mi me gustara. Sin embargo, a veces me veía como contadora, pero no estaba muy segura. Mis amigos también me presionaban indirectamente, llegó un punto en el que todas las conversaciones giraban entorno a las carreras universitarias. Solía apartarme un poco en los descansos, para poder despejar mi mente, me sentaba solo en las escaleras a ver mis redes sociales, en eso me apareció una publicidad de la feria que había escuchado, comencé a leer y busqué a mi profesora para preguntarle si mi colegio estaba inscrito me dijo que sí y que justo nos iba a enviar la circular de la inscripción y la autorización de los padres. 

 

Los días pasaron y la Feria Pop llegó, cuando entré al campus de la universidad quedé impresionada, la energía que transmitía el lugar era increíble, todos estábamos muy emocionados, pero lo mejor fue cuando llegamos al coliseo, habían stands de todos los pregrados que ofrece Uninorte. Creanme, me acerqué a todos, me dieron información de cada uno. Fui tachando los que definitivamente no eran para mi, y resaltaba los que me llamaron más la atención. Los tres días de feria fueron muy divertidos, incluyendo las actividades y personas que conocí. Recuerdo que el último día ya tenía escogidas dos carreras y decidí realizar un test de aptitudes y ¿adivinen? Me salió la carrera que más me gustó y con la que sentí una conexión interesante. Le comente a mis padres y mis amigos, todos coincidían que esa era la carrera perfecta para mi, pero más importante aún, estaba convencido que esa era la profesión perfecta para mi vida.

 

Espero que como a mi, esta feria los ayude a tomar la mejor decisión, y si aún tienen dudas, dense la oportunidad de conocer toda la información de los pregrados que son de su interés, en la página web pueden encontrar toda la información, incluso pueden hablar con los coordinadores de los programas, sé que esta vez la feria será virtual, pero esto tiene su beneficio, muchos más chicos podrán ser parte del evento, y tendrán todo el acompañamiento necesario para que vivan una experiencia única y enriquecedora.

 

Danna Pérez Carretero

 

Sabemos que el paso del colegio a la universidad es un gran cambio, por ello nos apasiona poder acompañarte en esta transición a una nueva e importante etapa de tu vida, proporcionando la información necesaria para hacer más sencillo el inicio de la vida universitaria a través de nuestras Redes Sociales en Instagram, Facebook y Twitter @JovenUninorteCO y nuestro Blog Joven Uninorte.

Somos un grupo multidisciplinario de estudiantes miembros del equipo del Semillero de Mercadeo, de cuarto a octavo semestre de la Universidad del Norte con gusto por el Mercadeo Digital y los Medios Sociales, trabajamos bajo el esquema de agencia de publicidad digital en la Dirección de Mercadeo de la Universidad del Norte.

Como equipo, nos enfocamos día a día en la construcción y diseño de contenidos de valor con el fin de dar a conocer la experiencia Uninorte para que tú también puedas decir #SoyUninorte.