Blogs Blogs

Atrás

¡Sí hay tiempo para todo!

 

Me encuentro realmente emocionada porque ya se acercan los carnavales. Es una época donde la Arenosa se viste de fiesta, se vive la alegría en la ciudad y todo se siente de una manera distinta. Las personas se preparan con la vestimenta adecuada, algunos con camisetas alusivas a los íconos de tradición como lo son la marimonda, el congo, entre otros; mientras que los más arriesgados utilizan camisetas con mensajes jocosos y con frases que están de moda, ya me imagino que la de este año habrán muchos luciendo el “Obvio Bobis” como un mensaje en el pecho.

 

Recuerdo tanto mi primera salida carnavalera, tenía tantas expectativas porque en mi familia nunca me habían dejado asistir a una de estas celebraciones sola, sin compañía de un adulto. Tanto era mi emoción que programé todas mis tareas y las realicé antes de la fecha, sin embargo, olvidé algo muy importante y era un parcial que teníamos un día después de la guacherna. Llamé a mis amigos y les dije que el parcial se me cruzaba con la salida que teníamos, era todo muy triste porque ya tenía el permiso apartado desde hace mucho. Ese viernes de guacherna lo pasé memorizando los detalles del parcial, me reuní con 3 amigos que iban conmigo y no nos concentrábamos muy bien porque nuestra mente estaba dizque estudiando, pero nuestro corazón estaba bailando en guacherna y pensando en la salida del día siguiente. 

 

Cada 5 minutos nos distraíamos a ver las historias de nuestros amigos que se encontraban guacharneando, el único anhelo que teníamos en ese momento era recordar que todo lo hacíamos por sacar una buena nota de parcial. Tomamos una decisión a eso de las 6, enfocarnos en estudiar, dejar los celulares al lado y si terminábamos todos los temas salíamos y nos divertíamos un rato. Al final, a eso de las 10 ya habíamos estudiado, de manera consciente todo lo necesario para el parcial, nos sentíamos realmente preparados y salimos.

 

De eso se trata la vida, de disfrutarla sin necesidad de omitir las responsabilidades que tenemos, al final, nos divertimos mucho ese día, hicimos nuestro parcial y nos fue excelente y aunque no pudimos ir al otro evento porque se nos cruzaba con el parcial, salimos a comer y a despejarnos un rato. Debemos balancear nuestra vida y aprovechar al máximo nuestros años, porque cuando nos damos cuenta el valor del tiempo, sabemos que es posible hacer todo lo que nos propongamos con tan sólo organizarnos. 

 

Por: María L. Pernett Rojas.

Estudiante de Ingeniería mecánica.

Redactora Semillero Mercadeo.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.