Blogs Blogs

Atrás

El amor en los tiempos del estudiante

Al llegar a la universidad, comencé a ver la vida desde otra perspectiva, otro plano, me permitió ver de forma introspectiva quién era yo, luchar por mis hobbies y mis metas diarias. Y es que cuando uno se muestra transparente, como en verdad somos, podemos llegar a conocer a una persona que te brinde lo que tal vez le hace falta a tu vida, alguien que te acompañe tanto en las buenas rachas como en las malas. Conozco muchos compañeros universitarios que, así como yo se encontraron consigo mismos en el trayecto de su estadía universitaria, pero también pudieron encontrar a otra persona que, en conjunto, resultaron ser parejas perfectas, para otros, lo mejor fue dejar los sentimientos a un lado y seguir con el ajetreo del semestre, con la mirada fija a la espera de que en un futuro otra persona la desviara para volver a creen en el amor. A continuación, contaré 2 experiencias de amigos los cuales a unos les fue bien, a otros no tanto:

  • Cuando estaba comenzando la universidad éramos un grupo bastante grande, con personas de diversas carreras, nos gustaba estar juntos todo el tiempo, lo cual permitió conocernos en su mayoría. Luego de un parcial de sábado planeábamos salidas las cuales nos permitieran desestresarnos y olvidarnos de la “U”, sin embargo, por más que se quería ir a discotecas aún la mayoría éramos menores de edad, por ello siempre buscábamos una casa donde reunirnos y pasar el rato. En una de esas fiestas surgió una pareja inesperada en el grupo, eran realmente reservados y nadie nunca se imaginó que esas dos personas pudieran congeniar, ni mucho menos, estar juntos. Comenzamos a ver cada día más el vínculo que tenían y se sometieron a una relación, algo incómoda para mi gusto, pero admiraba mucho cómo se trataban en su manera tan peculiar de quererse. Hoy día siguen juntos, y considero que es una de las parejas más sólidas que conozco, ¿quién lo diría?, para ellos el amor fue tan simple encontrarlo, y en la universidad. (Dato curioso: Se conocieron en una clase de inglés y el chico fue a esa reunión de nosotros porque era vecino de una amiga del grupo), estaban “destinados a encontrarse”.
  • Esta otra mini historia no es tan optimista como la primera, sin embargo, es bueno ver todas las situaciones de la vida. Es una historia bastante reciente, pero considero que vale la pena contarla. Hace unos meses en una tertulia de chicas, admirábamos a varios hombres del grupo, su belleza, intelecto entre otras cualidades, las cuales ponían al descubierto nuestro prototipo de hombre, fue una tarde inolvidable. Al paso de esa semana sentados todos en unas mesas de la universidad, se volvió a tocar el tema, con la diferencia que ya no sólo era un encuentro de chicas sino que estaban casi todos con los del grupo con quien habitualmente salimos; por cosas del destino volvió a relucir el tema de los gustos y notamos un factor común entre nuestra conversación y la que actualmente se llevaba y era que un amigo sintió gran atracción y admiración por una amiga que previamente había señalado a este chico como “un buen partido”. Esa conversación murió aquel día, sin embargo, en un cumpleaños el cual celebramos, estos dos chicos bailaron, hicieron match al instante y ya se comenzaba a ver el aura del que percibíamos en otras ocasiones. Eventualmente comenzaron a salir y a conocerse, sin embargo, el chico no sabía en sí lo que quería y las cosas terminaron muy pronto, pese a que tenían alta conexión, y me atrevo a decir que un poco más de la que puedan tener los de la historia anterior, puede que fueran las personas correctas en el momento equivocado, nunca lo sabremos.

Lo que sí puedo decir a ciencia cierta es que el amor no busca ser comprendido, es una apuesta del 50-50 y en unas se gana, otras se aprende, sin embargo, no se debe perder la esperanza de que podemos amar y ser amados, pero para ello debemos aprender a amarnos a nosotros mismos, conocer nuestros propósitos y la persona indicada llegará. ¿O puede que sí?, en caso que no se encuentre el amor en esta vida, me atrevo a decir que pueda ser en otra, pero ¿quién sabe?

“Disfruta cada día como si fuera el último”.

Por: María L. Pernett Rojas.

Estudiante de Ingeniería mecánica.

Redactora semillero mercadeo.

Si deseas conocer un poco más de los beneficios que te ofrece la Universidad del Norte, ingresa a la página www.uninorte.edu.co o actualízate y conoce lo nuevo que trae la universidad para ti en nuestras Redes Sociales @uninorteco y @jovenuninorteco.

Comentarios
Añadir comentario
Publicado el día 30/05/19 11:16.