Blogs Blogs

Atrás

Prepárate para hablar en público

 

 

Quizás, eres de las tantas personas que piensa que hablar en público es un ejercicio propio de los comunicadores sociales y periodistas, pero ¡no!. Todos debemos desarrollar esta habilidad para tener éxito en los diferentes escenarios donde nos vayamos a desenvolver, ya sea en el colegio, en la universidad, en el trabajo o en cualquier otro espacio que amerite una presentación oral. Pero antes, es necesario realizar una preparación, definir una estructura para tu discurso, manejar un tono de voz, vocabulario, dicción, gestualidad, cuerpo y postura adecuada. 

 

Si desconoces algunos de los anteriores elementos, tranquilo, más adelante los vamos a desarrollar con el objetivo de prepararte para tu próxima presentación en público. Ahora te pregunto, ¿eres de los que sienten pavor cuando el profesor menciona que debes realizar una exposición para la próxima clase? o ¿te quedas en silencio cuando el profesor te pide que des tu opinión sobre el tema que está explicando? si tu respuesta es positiva, no te preocupes, no todas las personas nacen con habilidades comunicativas desarrolladas. Para eso, es importante identificar cuáles son tus limitaciones, desarrollar la confianza en sí mismo, leer para aumentar el vocabulario y practicar las veces que sea necesario para potencializar esas habilidades que quizás están escondidas. No permitas que tus miedos limiten tu capacidad para convertirte en un buen orador y expresar de manera efectiva tus ideas. Empecemos a preparar el escenario, pero ¿qué debes tener en cuenta? 

 

Toda comunicación en público requiere transmitir valores. Debes hablar con la verdad. Esto es fundamental para generar respeto y credibilidad en quienes te escuchan. Ten confianza y autodominio. La primera, nos permite creer en nuestras capacidades e impide desanimarnos. La segunda, da cuenta del dominio que debemos tener de nosotros mismos y de nuestras emociones con el fin de transmitir seguridad en lo que vamos a comunicar. Tener en cuenta estos valores nos permite proyectar una imagen coherente de lo que somos y decimos. Así generamos empatía con nuestro público y ellos se hacen una imagen positiva. 

 

Toda presentación oral efectiva debe manejar un tono de voz, un vocabulario, una dicción, una gestualidad y expresión corporal adecuada.

 
  • La voz. ¿Tu audiencia te escucha y comprende? Es importante tener un volumen adecuado para que el público escuche de manera correcta tu mensaje. Además, debes controlar el ritmo con el que pronuncias las oraciones para generar una mayor comprensión. Por último, sé claro y preciso en lo que dices, comunica sin distorsiones tus ideas, simplifica el mensaje.

  • Vocabulario. ¿Qué palabras vas a incorporar en tu mensaje o discurso? incluye palabras nuevas que puedan ser entendidas en el contexto donde te encuentres. Para ampliar tu vocabulario es importante que leas y te apropies del significado de cada palabra. 

 
  • Dicción. Pronuncia de manera correcta las palabras sin sustituir o agregar otra. Para ello, lee en voz alta y prueba en distintas velocidades (baja, media y alta). También, practica con trabalenguas es una manera divertida de aprender.

 
  • Gestualidad y expresión corporal. No solo tus palabras comunican, ¡tu cuerpo también! utiliza tus manos, brazos y cabeza para darle expresividad a lo que dices, sonríe de vez en cuando, dirige tu mirada hacia el público no al infinito (mirada sincera y abierta) mantén una posición recta, desplázate por el espacio (si es necesario) y elogia a tu público. 

 

Toda presentación en público requiere de una estructura lógica. Lo primero que debes hacer, es definir el tema, la audiencia y el propósito (aquí debes tener en cuenta si quieres informar, explicar, persuadir, argumentar o narrar). Lo segundo, debes elegir los puntos principales de tu presentación. Luego, desglosa cada punto en subpuntos y en cada subpunto agrega detalles, ya sean citas, cifras, fechas, cualquier información que soporte tu idea central. Por último, puedes organizar tu información en un guión o unas tarjetas de apoyo. 

 

¿Tomaste apunte de lo anterior? empieza a poner en práctica lo aprendido y prepárate para tu próxima presentación oral. Recuerda que esta habilidad de comunicación es importante para tener un desarrollo efectivo en cualquier ámbito donde te encuentres, te hará un estudiante o un profesional integral y competitivo.  Bien lo dijo Albert Einsten una vez, “La singularidad del hombre no radica en su capacidad para percibir ideas, sino para percibir que puede percibir, y transferir estas percepciones a las mentes de otros hombres, por medio de palabras”. 

 

 

Por: Camilo Vásquez Sánchez. 

Estudiante de Comunicación social y Periodismo.

Redactor Semillero de Mercadeo.


 
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.