Blogs Blogs

Atrás

La puntualidad es la virtud de los sabios

 

Hoy día en la universidad es importante tener un factor diferenciador, recuerda que es un espacio donde nos formamos y preparamos como profesionales. Aunque es normal equivocarse en este camino de aprendizaje, también es bueno ir poniendo en práctica los valores y acciones necesarias para nuestra vida, recuerda que en ocasiones hablan por sí solas. Por eso en el blog de esta semana hablaremos de un problema común frente a los jóvenes: la puntualidad.

 

Como punto inicial, la puntualidad es una acción propia de cada persona que se realiza para cumplir una acción en un tiempo establecido, es decir, que depende crucialmente del interés de las personas hacia la actividad que se vaya a realizar. En la Universidad es propio de los estudiantes llegar un poco tarde a las clases, aunque se crea que es algo normal y no tiene mayor relevancia. Sin embargo, crear el hábito de ser puntuales debe ser moderado desde este paso de la vida, no sólo para nuestra vida profesional sino para cada aspecto de nuestras vidas. 

 

Aunque no se crea, al no realizar un acto en el tiempo pactado, desencadena desorden y ganas de no hacer la acción a la que llegaste tarde. A su vez, indica irrespeto y más si es el caso en el que vas a ver a una persona ya que acordaron una hora y lo hiciste esperar e incluso en el caso de una clase la cual ya comenzó, puesto que interrumpes la idea que lleva el profesor y los estudiantes en el aula se dispersan mientras entras y te sientas para ser parte de la clase. 

 

Por último, ten siempre presente que nadie está exento de un imprevisto y que aunque se quiera llegar en el tiempo exacto a todo, muchas veces es imposible. Sin embargo, si recomiendo que si por alguna razón no puedas ser puntual, le avises a algún compañero para que luego puedas ponerte al día de lo que te perdiste. Llegar en el tiempo establecido para las actividades es una necesidad para la vida de las personas ya que aprendes a manejar mejor tu tiempo, te vuelves más responsable, te permite procrastinar menos y vas teniendo un mejor control de tu vida.

 

Si consideras que tienes problemas con ello o sientes que puedes mejorar tu estilo de vida,  a continuación te daré varios consejos que serán de gran ayuda para mejorar tu puntualidad:

 
  1. Planea no llegar a tiempo a la actividad que vayas a hacer o realizar, llega 15 minutos antes para tener un margen de tiempo en caso de algún imprevisto. 

  2. Aunque esto suena imposible, es necesario: No le cojas fastidio a la alarma ni prolongues el tiempo en ella, piensa que si despiertas enseguida podrás aprovechar mejor el tiempo.

  3. Ten siempre una lista de las tareas del día, así sabrás las responsabilidades que tienes y poder organizarte en los tiempos establecidos. 

  4. Organiza un día anterior las cosas que deberás llevar o te vas a poner al día siguiente, para no demorar tanto tiempo eligiendo ropa e incluso buscando algo que debes tener para una clase y no sabes donde lo dejaste.

  5. Por último, si vas a llegar tarde porque ya tuviste un imprevisto que no te permitió llegar a tiempo, excúsate con el profesor y también puedes pedirle a algún amigo de confianza para que te notifique lo que van haciendo en la clase. Así mismo, si tu cita es con una persona en particular, puedes avisarle del inconveniente para disculparte y posponer tu cita.

    Por: María L. Pernett Rojas.

    Estudiante de Ingeniería mecánica.

    Redactora semillero mercadeo.

     

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.