Blogs Blogs

Atrás

Sí hay oportunidades, queda en ti esforzarte por ello

 

Hace ya varios años que salí de la escuela y comencé mi vida universitaria, no fue nada fácil puesto que me encontraba en el dilema de qué podía estudiar, qué universidades me brindaban mayores beneficios y, por supuesto, pensaba en el costo de los semestres que tendrían que pagar mis padres. La primera decisión madura que debía tomar en la vida era elegir qué y dónde quería estudiar. 

 

Nunca me olvidé de mi realidad, sabía que mis padres no podían pagarme una universidad costosa, tenía que valerme en parte por mí misma y es que no hay nada imposible, nosotros nos encargamos de ponernos nuestros propios límites. Lo primero que recuerdo que tuve en cuenta fue el factor económico, así que comencé a buscar qué alternativas tenía para estudiar en una universidad de calidad y que me pudiera brindar lo mejor para mi educación sin comprometer a mi familia. Descubrí que habían muchas universidades que otorgaban becas para sus estudiantes, unas por la estratificación del hogar, otras por tu excelente desempeño escolar y por último, la mayoría exigían un buen resultado de las pruebas SABER ICFES. También vi, que las universidades tienen un montón de alternativas de financiamiento estudiantil y que resulta realmente rentables, unos créditos condonables, otros los cuales los puedes pagar a largo plazo. 

 

Tenía que programarme y prepararme, no podía aplazar mi futuro ni un minuto más. Así que empecé ir al pre-icfes de la escuela, a prestar mucha atención porque a veces iba y ni siquiera tenía disposición de aprender. Sabía que ya no podía darme el lujo de no estar atenta a las clases ni a las indicaciones que me otorgaban los profesores si realmente quería alcanzar mis objetivos. Estudiaba en mi casa y hacía simulacros que en realidad me fueron de gran ayuda ya que algunas preguntas se repitieron y las sabía.

 

Cuando entregaron las pruebas me sentí muy bien porque me fue como esperaba, tenía oportunidades de obtener una beca escolar y, de hecho, pude escoger entre varias postulaciones de beca. Si de verdad tenemos el compromiso con una actividad en la que buscamos un resultado satisfactorio, es alta la probabilidad de conseguir lo que queremos. Mi caso fue luchar por una beca, pero en el caso que no la hubiese ganado seguramente no me habría desanimado, de hecho, habría buscado la forma de conseguir estudiar en una universidad de calidad, una donde supiera que valdría la pena la inversión. Siempre supe qué era lo que quería para mí y  tuve presente que al final de la historia, el arma más letal del hombre es el conocimiento. 

 

Por: María L. Pernett Rojas.

Estudiante de Ingeniería mecánica.

Redactora Semillero Mercadeo.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.