La corrupción llega hasta los niños del Cesar
Publicado en: jue, 28 abr 2016 14:41:00 -0500
Tomada de: las2orillas.co

Por: Melissa Vergara 

Según la reseña de alimentación escolar que aparece en la página web de la Secretaría de Educación de Bogotá, “el refrigerio escolar responde a una ración diaria de alimentos saludables e inocuos. El refrigerio está conformado por una bebida con leche, un alimento proteico, un cereal elaborado, y una fruta entera dos veces por semana o un postre tres veces por semana”. Como ocurre con frecuencia en Colombia, existe una distancia entre lo que debería ser y lo que es. En el tema de la alimentación escolar, las evidencias aparecidas en las redes sociales y los medios de comunicación en los últimos días demuestran que la norma no se está cumpliendo en los comedores escolares del país.

 

Colegios como el Sagrado Corazón de Jesús en Aguachica, Cesar, en donde los niños sentados en el piso comen una ración de huevo, mango y aguacate; en Arauca, en donde se intoxicaron 200 niños por ingerir alimentos en mal estado; y en Tubará, Atlántico, en donde 570 estudiantes todos los días deben improvisar un comedor en la biblioteca ante la falta de un sitio adecuado para recibir sus alimentos y en donde las pequeñas porciones de comida no cumplen los requisitos de nutrición.


Ante la preocupación general,  el Alcalde de Aguachica, Henry Alí Montes dijo que “no sabía nada” y propuso “establecer un acuerdo con la empresa prestadora del servicio”, durante una entrevista realizada por Jorge Cura para Emisora Atlántico.