La recuperación del Estadio Moderno: un litigio sin resolver
Publicado en: lun, 23 may 2016 16:01:00 -0500
Balón tendido en la grama descuidada del Estadio Moderno

Por: Andrea Gualdrón, Delfina Chacón, Daniel Zarache, Wilbert Daw.

 

El Estadio Moderno Julio Torres, considerado como la cuna del fútbol colombiano, tiene hoy día un aspecto similar al del patio trasero de una casa común y corriente del populoso barrio Montes de Barranquilla.

 

Este escenario, que será utilizado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no solo no ha comenzado a ser remodelado; tampoco se ha resuelto el grave problema que tiene el Distrito con la familia del celador que, desde hace 40 años aproximadamente, se encuentra dentro de este mismo. Los De León hacen uso de las instalaciones del escenario deportivo, con un sentido de propiedad que asombra.

 

Los reporteros del Lab de Historias fueron testigos de cómo esta familia se ha apropiado del lugar a tal grado de acondicionarlo a sus necesidades. Al costado izquierdo del estadio se encontraba la entrada a una casa común y corriente que al ingresar estaba divida en cuartos, sala, cocina, comedor y baño. Pero lo más sorprendente fue ver cómo han utilizado el estadio a manera de patio, de tal forma que se notaron tendederos de ropa que cuelgan por delante de la estatua de Julio Torres.   

 

Entre los funcionarios del Distrito y los directivos de los Juegos, parecen haber discordancias en lo que a este tema respecta. Mientras que el Secretario de Deportes indicó que el estadio será utilizado en los Juegos; el director de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no parecía estar seguro de esto.


Una gloria marchita

 

El Estadio Moderno Julio Torres, fue el escenario donde mostraron lo mejor de su fútbol estrellas del deporte mundial, nacional y local tales como Roberto “el flaco” Meléndez, Rigoberto “me muerde” García y Efraín “el caimán” Sánchez. Sin embargo, de ese sentimiento de orgullo, queda muy poco. Durante la visita de los reporteros al estadio, fue notable el descuido del cual este ha sido víctima. El escenario se encuentra sumido en un completo abandono y una marginación total.

 

La culpa no recae solamente en una persona o ente de poder, pero aún así se le atribuye principalmente a la poca atención prestada por parte del Distrito. Además, con la construcción del estadio Municipal en los años treinta -actualmente conocido como estadio Romelio Martínez- el Estadio Moderno empezó a quedarse atrás, debido a la menor capacidad que poseía, lo que convirtió al Romelio en el centro deportivo principal. Fue así como llegó al estado actual en que se encuentra, unas graderías totalmente dañadas, los marcos viejos y corroídos, el terreno de juego mal cuidado y la maleza desproporcionada.

 

Por otra parte, existe una conexión sentimental y afectiva de los actuales cuidadores con el estadio, lo que dificultaría los planes del Distrito para recuperarlo. Lo anterior, relacionado con la estadía de cuatro décadas de la familia de Jairo De León, quien ingresó al escenario deportivo por medio de su esposa, Luz Marina de la Hoz. Debido a esto, la alcaldía debe manejar con prudencia y cautela dicha situación.


Viviendo en el Moderno

 

Al llegar al estadio, se logró apreciar un mural que decía “Alcaldía de Barranquilla: El deporte es un derecho de todos”. Al lado izquierdo del estadio se vieron dos puertas, ambas protegidas por una reja, una de ellas es la entrada a la casa y la otra es el acceso a la sede del Club Deportivo Rebolo.

Jairo De León y su esposa, Luz Marina De La Hoz, llevan viviendo juntos en el estadio desde hace más de 36 años. Pero De la Hoz ha estado toda su vida en este recinto que considera como su hogar, puesto que su padre, Juan De La Hoz, fue co-fundador en 1923 y además se quedó allí haciendo labores de celaduría hasta el 2011, año en el que murió. Ellos, al igual que 7 familiares más, entre hijos, sobrinos y nietos; viven en el actualmente abandonado escenario deportivo.

 

El estado actual del estadio es desolador. La grama tiene apariencia de un terreno para arar, la gradería está consumida por grietas, un camerino se encuentra plagado de murciélagos y los arcos ya no tienen travesaño horizontal. “Cada comienzo de año se paralizaban las actividades en el escenario para las labores de mantenimiento”, afirmó De León, quien también mencionó que al momento de terminar los trabajos de mantenimiento, invitaban a personajes del mundo político y deportivo de la ciudad para que hicieran presencia en las reaperturas del recinto, tales como el actual alcalde de Barranquilla Alejandro Char y el ex presidente Álvaro Uribe. Otro personaje fue el fallecido locutor Édgar Perea, cuyo nombre podría ser la nueva denominación del Estadio Moderno Julio Torres, algo con lo que De León no está de acuerdo, pues siente que se irrespetaría a un ícono del fútbol de Rebolo como lo fue Julio Torres.

 

Sobre la polémica generada con el Distrito acerca de la indemnización y la reubicación de su familia para la reestructuración del Moderno, De León dice haber hablado con el Secretario de Deportes, Joao Herrera. Este último afirmó que se le haría entrega de una vivienda digna al actual habitante del estadio, al igual que anunció que se tenían 800 millones de pesos listos para la recuperación del escenario deportivo y que dichas obras empezarían en 2 meses con motivo de los Juegos Centroamericanos. Este suceso ocurrió en enero de 2014, mes en que cerraron el estadio y según De León, solo se hicieron intentos de empezar las remodelaciones. También comentó que en el barrio le sacan chiste a la situación y cada vez que ven al cuidador, lo llaman el “mil millones” por los hechos descritos previamente.

 

Además, De León dijo que por fuentes allegadas se habla acerca del posible descarte del Estadio Moderno como una de las sedes de los Centroamericanos. Su esposa fue la única de la familia que pudo presenciar la llegada de Pelé al estadio, en 1972, año en que colocó una placa en el escenario deportivo. “Él estuvo como media hora y luego se fue, vino mucha gente y mi papá alcanzó a hablar un poco con él, pero nunca supe exactamente qué hablaron”, dijo ella con nostalgia.

 

Los cuidadores del Moderno también se encargaron de desmentir los rumores que se tienen sobre ellos. “Se ha dicho que yo vendí este estadio a una multifamiliar y que yo hice negocio con eso, inclusive me llamaron desde el programa de Jorge Cura debido a este hecho”, recordó De León, diciendo que el único negocio que manejaron fue para la hidratación de los jugadores que participaban de los partidos. Los Reporteros del Lab de Historias le preguntaron sobre el momento en que cree que va a ser remodelado el estadio, el cual respondió de una manera poco optimista, diciendo que dichos trabajos iban a comenzar a principios del 2018.


La labor del Distrito, ¿más allá de la maqueta?

                                                     

A medida que el proceso de investigación avanzó y con las inconclusas aclaraciones que en un pasado el Distrito entregó a la opinión pública, los reporteros del Lab de Historias acordaron una entrevista con el Secretario de Deportes, Joao Herrera Jr.; la cual tomó lugar en el Estadio Metropolitano Roberto Meléndez. Durante la entrevista se habló acerca del abandono por parte del Distrito hacia el Estadio Moderno. A lo que el señor Herrera respondió que desconocía la razón de tales actos de inconsistencia y falta de seguimiento que sus antecesores aplicaron con el escenario deportivo. Debido a que el abandono se remonta a muchos años en el pasado, el Secretario de Deportes comentó que a su llegada al cargo actual, este escenario ya se encontraba olvidado.

 

A su vez se le cuestionó sobre el litigio con el señor Jairo De León, actual habitante, que ingresó al estadio en labores de celaduría, cosa que fue luego desmentida ya que el señor de León entró a radicarse en el Moderno por lazos conyugales. Sin embargo, Herrera declaró que todo estaba solucionado, que su acuerdo estaba hablado y que posteriormente se le reubicaría a él y su familia en una nueva vivienda, recibiendo así su respectiva indemnización.

Posteriormente, se habló del papel que jugará el Estadio Moderno dentro de los Juegos Centroamericanos y la oportunidad que significa para Barranquilla ser sede de este evento. Por tal motivo, el escenario deportivo será remodelado, adaptado y capacitado para la llegada de tal acontecimiento a la arenosa, destinando un aproximado de 7.000 millones de pesos para la reestructuración del mismo.

Afirmó que este espacio contará con un gramado sintético para que su utilidad perdure al finalizar los Centroamericanos. Luego, el señor Herrera mencionó la firma de abogados del interior del país que ganó la primera licitación para los nuevos diseños de la estructura del estadio. Así mismo, afirmó que la licitación concluyente estará lista para finales del mes de octubre para poder así iniciar con el proceso de remodelación a finales de este año y comienzos del próximo.

Por último se corroboró si era verdad que el Estadio Moderno Julio Torres cambiaría de nombre y adoptaría el del recién difunto narrador deportivo, Edgar Perea, “…no se sabe a qué escenario deportivo le colocaremos su nombre pero se tomará la decisión cuando llegue el momento” concluyó el Secretario de Deportes.

 

En otras instancias para corroborar la información dada por el señor Secretario, se habló también con el director de lo Juegos Centroamericanos del Caribe el Doctor Pedro Salcedo que nos comentó que los presupuesto de los escenarios ya están revisados y adecuados solo que de momento se están ajustando algunas cifras para que Coldeportes, el ente encargado traer los juegos, de vía libre para el inicio de las construcciones. Nos reiteró que el Estadio Moderno hará parte de los Centroamericanos y que su remodelación comenzará a mediados del próximo semestre del presente año, cosa que sorprendió ya que según Herrera no será así, al parecer tienen una planeación totalmente diferente.

 

Los comentaristas deportivos, opiniones divididas

 

Los reporteros del Lab de Historias, recopilaron algunas opiniones de periodistas deportivos influyentes del departamento del Atlántico; tales como Raúl Correa, John Romero y Ahmed Aguirre. Esto, para conocer diferentes puntos de vista de la situación correspondiente al abandono del Estadio Moderno.

Conversando con el periodista e historiador deportivo, Ahmed Aguirre, este relató las condiciones en las que se encontraba este centro deportivo desde sus inicios. Narró historias sucedidas al interior del recinto y explicó las razones por las cuales fue quedándose de lado. “Era un lugar donde iban las élites, las personas usaban trajes y vestidos elegantes”, mencionó Aguirre refiriéndose a la manera de vestir de los visitantes del lugar.

Posteriormente, se habló con Correa de Andreis acerca de la demora por parte del Distrito, quien  afirmó que no se ha abierto ninguna licitación hasta el momento y que tampoco se ha girado un solo peso, por parte del gobierno, para la construcción de esta infraestructura deportiva. Expresó su opinión acerca de la estadía de Jairo De León diciendo que este debe salir del estadio debido a que es un bien del Distrito, más no un inmueble de carácter privado.

En contraste a lo anteriormente postulado, el señor Romero fue reiterativo al decir que existen licitaciones de múltiples clases, una se abrió el pasado lunes 18 de abril con el fin de realizar los diseños de los escenarios deportivos, lo cual demora entre 3 y 4 meses. El periodista señaló que el retraso de la entrega del dinero, se debe a que primero se girará el capital para los Juegos Bolivarianos que se disputarán en la ciudad de Santa Marta en el año 2017. Posteriormente, se procederá a diligenciar el presupuesto para la realización de los Juegos Centroamericanos. Romero declaró que el Estadio Moderno fue cerrado, en el año 2014, debido a la debilitación de la infraestructura de este mismo, lo que podría llevar a accidentes de jugadores aficionados presentes en el lugar. Los juicios de cada una de las personas entrevistadas contribuyeron a mostrar las múltiples perspectivas, desmentir rumores y reafirmar hipótesis planteadas informalmente por las personas que se encuentran a la expectativa de los Juegos.


El evento más esperado por los amantes del deporte se acerca. Solo el tiempo dirá qué tan cierta será la remodelación de los escenarios a utilizar, principalmente el Estadio Moderno. Los barranquilleros dirán si las maquetas se volvieron una realidad, o quedaron como lo que son: solo maquetas. Ahora falta esperar a que a mediados de este año se resuelva el litigio con De León y se defina el inicio de las obras. Mientras tanto, se está a la expectativa de lo que será la edición vigésimo tercera de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, del desempeño de Barranquilla como sede por segunda ocasión y sobre todo el de nuestro combinado tricolor.