Comenzó canalización en calles 91 y 92
Publicado en: sáb, 06 may 2017 09:47:00 -0500
"Barranquilla sin Arroyos" en Villa Carolina

Por: Laura Ballesteros

Como última etapa del ambicioso plan del Gobierno Distrital, comenzaron las obras de canalización de aguas lluvias en el sector de Villa Carolina, en el norte de Barranquilla. Este será el cierre del plan bandera del Alcalde Alejandro Char, para canalizar las más peligrosas corrientes de la ciudad.

 

Para el plan “Barranquilla sin Arroyos” se tiene estimada una inversión de $665.000 millones y 14 a 18 meses para alcanzar el objetivo. Algunos de los arroyos canalizados son el llamado Felicidad, la 21, calles 76 y 75, carrera 65, de la 84, entre otros.

 

Los habitantes del sector no pueden ocultar su satisfacción por haber sido incluidos en el programa. “Es un excelente proyecto pues con este llegaran a su fin las tragedias ocasionadas por los arroyos. Muchas personas murieron o arriesgaron sus vidas, además de que causaron daños en los carros y problemas de movilidad cada vez que llovía. El proyecto supone un progreso urbanístico y económico para la ciudad”, expresó Miguel Andrés Mendoza, un residente del barrio Villa Carolina.

 

A pesar de no haber sido un proceso fácil, el alcalde siempre pidió paciencia a los ciudadanos con las calles que tuvieron que cerrarse un tiempo pues era necesario un esfuerzo conjunto para lograr este cambio histórico en Barranquilla. “Este es un sueño hecho realidad para los barranquilleros que han tenido el infortunio de vivir con los arroyos. La canalización dignifica la vida de las familias, estamos acabando con este flagelo”, mencionó el mandatario en una entrevista concedida al periódico El Heraldo.

 

El proyecto empezó el 22 de febrero desde el barrio El Poblado, siguiendo con Santa Mónica, Altos del Limón, Altos de Riomar, Andalucía y por último Villa Carolina. Se espera que se entregue el proyecto terminado en aproximadamente un mes para poder estar preparado para la época de lluvias y que la movilidad del sector vuelva a la normalidad.