Actividades

junio 17
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
13:07
junio 11
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
12:09
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
12:09
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
12:08
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
12:07
junio 10
Blogs
Jairo Parada ha escrito un comentario en el blog de Luis Felipe Zapata, Sorprende que Watson haya dicho eso, buena columna....
12:21
junio 4
Blogs
Luis Felipe Zapata ha escrito una nueva entrada en su blog, La evolución de la piel humana.
18:03
marzo 11
Blogs
Ricardo Gonzalo Gutierrez De Aguas ha escrito un comentario en el blog de Luis Felipe Zapata, Excelente, porque nos muestra una forma de dar áni....
19:14
febrero 12
Blogs
Luis Felipe Zapata actualizó una entrada en su blog, YO no. O la rareza de la coherencia de los principios.
9:06
Blogs
Luis Felipe Zapata ha escrito una nueva entrada en su blog, YO no. O la rareza de la coherencia de los principios.
9:05
Subscribirse a las actividades de Luis Felipe Zapata. (Abre una nueva ventana)

Blogs Blogs

Atrás

La evolución de la piel humana

ES EL COLOR DE LA PIEL UN MARCADOR DE LAS CAPACIDADES COGNITIVAS?

 

Es increíble, que James Watson, descubridor junto con Francis Crick de la estructura química en doble hélice del ADN humano en 1953 y premio nobel en 1962, descubrimiento considerado como uno de los logros científicos más importantes en la historia de la humanidad, brillantísimo biólogo  en la historia de esta disciplina, sostenga hoy en día, a sus 90 años, que “la diferencia en inteligencia entre blancos y negros es genética, y que esto lo saben quiénes tienen que tratar con empleados blancos y negros” (El País, enero 4 de 2019) Estas afirmaciones racistas, que ha sido una de tantas,  le han valido el rechazo de la comunidad científica mundial y la eliminación de reconocimientos por parte de muchas universidades americanas. Watson se ha visto en la necesidad de vender la medalla del premio nobel por 4.8 millones de dólares a un magnate ruso para compensar la pérdida de sus ingresos.

Parece que aún en el mundo científico, mas vale un prejuicio que mil evidencias científicas

Nuestra piel muestra un arco iris de colores. ¿Cómo fue evolucionando el color de nuestra piel?  ¿Es también el resultado de un largo proceso de selección natural esta variedad de colores? ¿Si ha sido así, cómo operó este mecanismo evolutivo?

En nuestros ancestros iniciales, de los cuales nos separamos hace unos 7 millones de año, la piel era blanca. Esto lo podemos observar en los primates no humanos actuales como los chimpancés que por debajo de su denso pelaje corporal, tienen una piel blanca. Pero con el bipedismo y el paso a la extensa y calurosa sabana africana, lo cual obligó a los primeros homínidos a largos recorridos en busca de alimento o  a huir de terribles depredadores, ese denso pelaje corporal era perjudicial por lo que mediante un largo proceso de cambios adaptativos, nos convertimos en un primate extraño: en unos monos desnudos. La desnudez corporal fue la respuesta adaptativa a la presión de las altas temperaturas africanas. En este proceso adaptativo al nuevo ambiente, se formaron enormes cantidades de glándulas sudoríparas -más o menos 600 glándulas por cm2 de nuestra piel- las cuales al generar grandes cantidades de sudor ayudaban adaptativamente al enfriamiento del cuerpo en ese caluroso entorno.

Pero entonces, nuestros ancestros enfrentaron otro reto enorme, todo para que nosotros existiéramos millones de años después: la exposición de una piel desnuda a las fuertes y violentas radiaciones solares que caen sobre la tierra en lo que nosotros llamamos hoy, el África ecuatorial, que fue nuestro edén. La solución mediante la selección natural fue el incremento de la melanina en la piel, molécula que ha existido en el planeta desde hace unos mil millones de años y reclutada por la evolución una y otra vez. Esta molécula de color oscuro, es un  protector solar natural con doble propósito: protege a la piel de las radiaciones UV eliminando  los dañinos radicales libres que se forman por esta radiación, pero filtra una cierta cantidad para que estas radiaciones aporten a la formación de la Vitamina D y el folato. La piel se oscureció. La vitamina D, entre otras acciones, ayuda a la absorción de calcio en el intestino, posibilita el desarrollo normal del esqueleto y  mantiene al  sistema inmunitario en buen estado. Por su parte el folato, actúa sobre la síntesis del ADN durante la divisón celular y sobre la espermatogénesis entre otras importantes acciones. Como vemos, la evolución también utiliza la radiaciòn solar para sus “propósitos”. Como dice Francois Jacob en su interesante libro, El juego de lo posible,  la evolución es un “collage”, toma de aquí y de allá para generar fenotipos adaptativos.

Con el tiempo, los homos africanos emigraron fuera de África, llegando a Europa hace un millón de año y tuvieron que enfrentar un clima frío con poca radiación solar por la ubicación de este continente en el planeta. Una piel oscura no era el mejor fenotipo para dichos climas ya que no dejaría pasar la poca radiación ultravioleta y expondría a esos primeros linajes europeos, a una deficiencia importante de vitamina D y folato lo cual habría hecho imposible el desarrollo evolutivo futuro.

Nuevamente entró en juego la selección natural, generando cambios adaptativos. Mutaciones genéticas al azar se expresaron en una reducción de la producción de melanina, la piel humana se aclaró en dichas poblaciones, permitiendo el paso de la poca radiación ultravioleta capaz de generar la suficiente vitamina D y el folato para el desarrollo ontogenético. Eso sí, dichas poblaciones de piel clara, al carecer de suficiente melanina, en caso de exponerse demasiado tiempo a radiaciones solares altas, al cambiar de clima, o por exposiciones prolongadas en las playas a estas radíaciones por ejemplo, quedaron en riesgo de mayor vulnerabilidad frente al daño del ADN y por lo tanto al cáncer de piel. La evolución no es un proceso perfecto.

Así que una evidencia de la evolución va con nosotros, es nuestra propia piel

La diversidad del color de la piel humana es entonces un fenotipo adaptativo a los diferentes climas que tuvieron que enfrentar nuestros ancestros en su éxodo bíblico cuando se “decidieron” a poblar todo el planeta, comenzando por el medio oriente siguiendo hacia la lejana Asia de entonces, luego hace un millón de años  a Europa, a Australia llegaron hace unos 60.000 años, y por último, a través de la glaciación del estrecho de Bhering entre Asia y Alaska, a nuestro continente americano hace tal vez entre 25.000 y 30.000 años. Entonces, la diversidad cromática de nuestra piel, no es más que graduaciones, matices de un proceso único: la adaptación al clima y el mantenimiento del proceso de desarrollo. ¿A propósito, qué impacto estarán teniendo las migraciones actuales de personas de piel oscura mudándose a zonas más al norte del planeta y de personas de piel blanca hacia áreas más hacia la franja ecuatorial?

Una última consideración. Las mujeres de todas las poblaciones tienen de ordinario una piel más clara que los hombres (Joblonski 2002). Para explicar esta preferencia, se ha propuesto que surge de la selección sexual: los hombres prefieren mujeres de color mas claro. Joblonski argumenta que también podría ser de la necesidad de las mujeres de mayor cantidad de calcio debido a las exigencias del embarazo y la lactancia.  y deben aprovechar al máximo el contenido en la dieta. Por  tanto,  las mujeres tienden a tener un color un poco más claro que los hombres para permitir que penetren más rayos UV en su piel y aumente con ello su capacidad de producir vitamina D.

En este largo contexto evolutivo, ¿qué tiene que ver el proceso de emergencia de fenotipos adaptativos como el cambio del color de nuestra piel a los diferentes climas del planeta, con las capacidades intelectuales y cognitivas de los humanos?

No existen las razas, todos somos humanos pertenecientes a la misma especie, en medio de un mar de diversidades que han emergido en el largo proceso de adaptación de nuestra especie a las condiciones que nuestro querido planeta azul demanda. Todos llevamos con nosotros los genes que impulsando la producción de melanina, oscurecieron la piel de los ancestros africanos. Como dice el genetista español, Carlos Lalueza Fox, No hemos vivido en grupos demasiado aislados por largo tiempo como para que se hubieran establecido diferencias cognitivas entre nosotros.

Pobres humanos de piel oscura, tan humanos como cualquier otro y como diría Dostoievski, tan humillados y ofendidos en la historia por el color de su piel. No más discriminación por el color de la piel!

 

Luis Felipe Zapata

Docente Departamento de Psicología.

 

Siguiente
Comentarios
Añadir comentario
Sorprende que Watson haya dicho eso, buena columna Luis Felipe! Sepulta el racismo..
Publicado el día 10/06/19 12:21.