Contáctame
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.

Blogs Blogs

LA EDUCACIÓN REFLEXIVA COMO FUENTE DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL

El proceso de enseñanza y aprendizaje debe ir acompañado de un compromiso cívico que responsabilice a los estudiantes de su propia educación a lo largo de toda la vida.

Angels Domingo

(Directora Práctica Reflexiva)

La educación de calidad se concibe como la combinación de elementos que trabajan de forma armónica a fin de fomentar un aprendizaje significativo.

Si bien el acceso equitativo a los servicios educativos, la reducción de las disparidades de género y la promoción de una cultura de paz son importantes para lograr una educación inclusiva, también es necesario repensar las metodologías de enseñanza y aprendizaje que fomente la crítica y la reflexión en los estudiantes dentro y fuera del aula de clases.

La visión tradicional de la enseñanza percibe a los estudiantes como agentes pasivos, “recipientes” vacíos de conocimiento que solo puede ser “llenados” a través de la transmisión y repetición de lecciones académicas y con una conexión casi nula de sus realidades sociales.

Esta forma de idear la educación deja por fuera la construcción autónoma de matrices de valores socioculturales, el seguimiento al desarrollo de competencias transversales y la creación de convergencias entre dos tipos de experiencias: la académica con la estructuración de los contenidos teóricos, seguido de una experiencia relacionada al servicio comunitario que conecte la teoria con la realidad.

En la medida que se implementen estrategias pedagógicas que dimensione a los estudiantes como el centro del proceso educativo, se potenciarán sus habilidades en función de sus intereses aportando a la resolución de problemas en sus respectivas comunidades. Esta visión reflexiva de la educación puede crear un vínculo entre el aprendizaje de contenidos y el servicio a la comunidad.

En ese sentido, la Universidad del Norte debe continuar con su misión de construcción y aplicación de metodologías pedagógicas alternativas en el que el docente sirva como intermediario entre la escuela y la comunidad y donde los estudiantes tengan más voz, compromiso y asuman más responsabilidades en su proceso de formación humanística necesarios para la convivencia pacífica.

Dificultades del ingreso público en un contexto de postacuerdo

La primera dificultad de recaudo se encuentra en la disminución de los dividendos de Ecopetrol y otras empresas en las que el gobierno nacional tiene participación. Según los documentos CONPES 3720 de 2011, 3791 de 2012, 3804 de 2013 y 3826 de 2015, los dividendos de Ecopetrol cayeron $10,9 billones, $10,5, $9,4 y $4,8, respectivamente.

Mientras, otras entidades como el Banco Agrario, ISA, Fiduciaria La Previsora y Bancoldex disminuyeron sus dividendos a la nación de entre 10% a 20% durante el periodo 2011-2014. Las siguientes graficas exponen el comportamiento de las utilidades que ingresan a la Unidad de Caja Presupuestal durante el periodo 2011-2014 y las utilidades de Banco Agrario, Bancoldex, Fiduciaria La Previsora, La Previsora Compañía de Seguros, Sociedad Hotelera Tequendama en miles de millones de pesos de 2015 respectivamente.

Coyunturas como la apreciación del dólar, el aumento de tasas de interés del Banco de la Republica al final del periodo de estudio, y la desaceleración del consumo nacional e internacional de bienes y servicios nacionales más allá de materias primas, inciden en que exista un faltante considerable en las cuentas fiscales del gobierno nacional que dificulte la puesta en marcha de planes para afrontar el postconflicto y honrar los compromisos adquiridos en el apartado anterior.

Para De la Puente (2012), la segunda dificultad se encuentra en el recaudo tributario proveniente del sector petrolero que aportó $9,3 billones al presupuesto nacional en 2014 sin contar la recaudación por concepto de IVA y aranceles a maquinaria importada para procesos de exploración, perforación y refinación del crudo ($1,2 billones en 2015).

Según el Ministerio de Hacienda (2015), los ingresos por concepto de venta de barriles de crudo cayeron desde 2,5% del PIB en 2014 a 1,8% en 2015. Esto incide en el ingreso por regalías para una proyección de producción diaria de 840.000 barriles en 2017. Esto significa que frente a un escenario de contracción del sector, otras tributaciones como el impuesto a la renta y el IVA se mantienen en márgenes similares o incluso superiores en 2017.

La siguiente grafica expone el comportamiento de ingresos en porcentaje del PIB 2010-2015 por concepto de impuesto a la renta, IVA, y renta petrolera entendida como ingresos por regalías.

La tercera dificultad se encuentra en los principales socios comerciales de Colombia, en lo cual según Fedesarrollo (2016) se espera un crecimiento económico de países fronterizos al sur de Colombia en alrededor de 1,3%, mientras de los principales países occidentales con los cuales se tienes relaciones comerciales se proyecta un crecimiento promedio de 1% a 2%.

Este contexto (resultado en parte por la caída de ingresos por venta de crudo) deviene en una disminución de las exportaciones y por consiguiente del ingreso tributario en una proporción del 0,2% del PIB (Fedesarrollo, 2016). La entrada en vigor de varios acuerdos de libre comercio no aumentó las exportaciones durante el periodo enero-diciembre de 2015, mientras se estima una disminución en la recaudación tributaria de exportación en $6,4 billones para el año 2017. (OCDE, 2015). 

El consumo de mercancía proveniente del contrabando genera una competencia desleal, ilícita, y que fortalece la economía informal donde el uso del papel moneda hace más fácil la evasión. El impuesto sobre la renta, el IVA, pago a la seguridad social, son algunas de las tributaciones que se dejan de percibir por el atractivo de precios bajos al alcance de consumidores en sectores de alta informalidad.

Según Cawley (2007), en 2008 el ingreso de bienes por sus diversas formas de contrabando representó más de USD $6.800 millones, que significan la recaudación alterna de más de $5,6 billones de pesos de 2015 para cubrir el faltante del sector externo.

De la cifra anterior, $1,3 billones provienen del contrabando de licores, cigarrillos y prendas de vestir, siendo la costa norte y la región pacifica las de mayor incidencia con más del 47% de bienes ofertados y consumidos (Federación Nacional de Departamentos 2016). Una estrategia necesaria y urgente de aplicar es el fortalecimiento de la nómina y la infraestructura de la DIAN para la fiscalización y la lucha contra el contrabando.  Según Plazas Vega (2015) esta entidad cuenta con 9.083 funcionarios (6.089 de planta, 2.968 con contrato temporal y 26 supernumerarios), 2.132 para la fiscalización y liquidación de actividades tributarias, aduaneras y cambiarias de los cuales 1.532 son de planta y 600 temporales. Un incremento de 2.000 funcionarios en el área de fiscalización tendría un costo anual de $500 millones de pesos adicionales que comparados con la actual evasión de $30 billones de pesos equivalen a menos del 2% de inversión en la entidad con perspectivas muy positivas de disminución de evasión fiscal y aduanera. Además, un incremento en el número de efectivos de la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA) (hoy con 1.470 integrantes), aumentaría las probabilidades de mayor éxito en el combate al contrabando en puertos oficiales que asciende a más de $3,9 billones de pesos.

 

Ética y agentes facilitadores del turismo de salud

Cuamea (2014) reporta que existen diversos canales de captación de pacientes a partir de la modalidad de contratación con su respectiva aseguradora y las alianzas que esta tiene en la localidad de destino (país donde el paciente se somete a procedimientos médicos a partir de acuerdos entre la compañía aseguradora y la clínica escogida para estos efectos). El primero se caracteriza por la inclusión de pacientes a través de contratos/convenios de aseguramiento colectivo que garantizan un número limitado de procedimientos sanitarios de mediana y alta complejidad.El tipo de plan sanitario, cobertura, copagos y tipo de desembolso por servicio consumido depende de la selección que la corporación empresarial seleccione con una aseguradora en particular. El segundo canal de captación se presenta a través de consumidores independientes captados por gremios (brokers) que ofertan servicios sanitarios de un grupo de médicos, clínicas y especialmente clústeres, con un alto grado de organización, por medio de una publicidad independiente (Lunt y Carrera, 2011). Según Mason (2011) el segundo canal de captación se caracteriza por atraer pacientes que necesitan someterse urgentemente a procedimientos y aplicar medicamentos con este mismo carácter y que están dispuestos a desembolsar importantes cantidades de recursos monetarios para mejorar su salud. El tercer canal de captación de pacientes se enfoca en el consumidor de paquetes médico-turísticos, ya sea de tipo tradicional o alternativo.

Según el interés de las personas, los gremios médico-turísticos suelen establecer alianzas estratégicas con los diversos agentes que inciden en el servicio complejo (medicina y turismo es la denominación preferida del consumidor) entre los cuales se encuentran las empresas de transporte de lujo, hoteles, clínicas de alta complejidad, centros de bienestar, organización de aglomeración médica, servicio de catering y aseguradora. Snyder, Crooks, Wright y Johnston (2012) identifican cinco áreas en las cuales se manifiestan las preocupaciones de carácter ético para los responsables y facilitadores del sector. Estas refieren a la acreditación y entrenamiento de los facilitadores (gremios, aseguradoras, clínicas, servicios de hospedaje y alimentación, servicios de transporte, agencias de viaje) en materia de cumplimiento de protocolos establecidos en los países de mayor emisión de pacientes y con los cuales estos se encuentran familiarizados; conflicto de intereses de los agentes antes mencionados; la transparencia en la información sobre riesgos potenciales a pacientes; deficiencias en los seguimientos posintervenciones y finalmente la responsabilidad por daños a pacientes.

Ética y agentes facilitadores del turismo mé

Cuamea (2014) reporta que existen diversos canales de captación de pacientes a partir de la modalidad de contratación con su respectiva aseguradora y las alianzas que esta tiene en la localidad de destino (país donde el paciente se somete a procedimientos médicos a partir de acuerdos entre la compañía aseguradora y la clínica escogida para estos efectos). El primero se caracteriza por la inclusión de pacientes a través de contratos/convenios de aseguramiento colectivo que garantizan un número limitado de procedimientos sanitarios de mediana y alta complejidad.El tipo de plan sanitario, cobertura, copagos y tipo de desembolso por servicio consumido depende de la selección que la corporación empresarial seleccione con una aseguradora en particular. El segundo canal de captación se presenta a través de consumidores independientes captados por gremios (brokers) que ofertan servicios sanitarios de un grupo de médicos, clínicas y especialmente clústeres, con un alto grado de organización, por medio de una publicidad independiente (Lunt y Carrera, 2011). Según Mason (2011) el segundo canal de captación se caracteriza por atraer pacientes que necesitan someterse urgentemente a procedimientos y aplicar medicamentos con este mismo carácter y que están dispuestos a desembolsar importantes cantidades de recursos monetarios para mejorar su salud. El tercer canal de captación de pacientes se enfoca en el consumidor de paquetes médico-turísticos, ya sea de tipo tradicional o alternativo.

Según el interés de las personas, los gremios médico-turísticos suelen establecer alianzas estratégicas con los diversos agentes que inciden en el servicio complejo (medicina y turismo es la denominación preferida del consumidor) entre los cuales se encuentran las empresas de transporte de lujo, hoteles, clínicas de alta complejidad, centros de bienestar, organización de aglomeración médica, servicio de catering y aseguradora. Snyder, Crooks, Wright y Johnston (2012) identifican cinco áreas en las cuales se manifiestan las preocupaciones de carácter ético para los responsables y facilitadores del sector. Estas refieren a la acreditación y entrenamiento de los facilitadores (gremios, aseguradoras, clínicas, servicios de hospedaje y alimentación, servicios de transporte, agencias de viaje) en materia de cumplimiento de protocolos establecidos en los países de mayor emisión de pacientes y con los cuales estos se encuentran familiarizados; conflicto de intereses de los agentes antes mencionados; la transparencia en la información sobre riesgos potenciales a pacientes; deficiencias en los seguimientos posintervenciones y finalmente la responsabilidad por daños a pacientes.

El aseguramiento en salud: un acercamiento a la demanda y anomalías de mercado de seguro sanitario

El aseguramiento médico bajo la perspectiva neoclásica se fundamenta en la racionalidad del agente tomador a partir de una ausencia de fallos de mercado en la que toma la mejor decisión posible teniendo en cuenta toda la información necesaria. El seguro parte del principio de incertidumbre de escenarios adversos para el demandante lo que incide directamente en una contradicción a la perspectiva neoclásica.

Los agentes se encuentran dispuestos a desembolsar una cantidad específica de recursos monetarios en el sector privado cuando consideran que el sector público no ofrece las suficientes garantías para salvaguardar su integridad. Así, la visión dominante no considera las anomalías en el aseguramiento debido a la premisa que el agente es racional y busca mejorar su utilidad en el presente y sin incluir elementos alternativos como presión social, emociones e impacto pre o post hechos adversos que lo pueden afectar o afectó de manera directa. Kahneman & Tversky (1979, 273) contraponen la perspectiva dominante con la llamada teoría de prospección en la cual los individuos toman decisiones en situaciones de incertidumbre y el respectivo ahorro neto en caso de materialización de este. En ese sentido, la principal diferencia entre ambas perspectivas teóricas es que mientras la primera supone un agente que conoce las dinámicas de mercado y busca cobertura en caso de fallos ocasionales no representativos de todo el mercado de interés, la segunda se basa un individuo que busca un ahorro monetario a partir de percepciones subjetivas pre y post eventos. A partir de la descripción de sistemas de operación en la toma de decisiones de Kahneman & Tversky (1979, 260) el área 1 del cerebro o aquella dominada por sentimientos y emociones sobredimensiona los eventos acontecidos e ignorados que suponen un juicio imparcial por parte de la perspectiva teórica utilitaria o dominante. Hertwig, Barron & Weber (2004, 34) demostraron que las decisiones de los individuos basadas en experiencias devalúan las posibilidades de accidentes que pueden cubrirse con seguros y que solo cuando uno de estos les afecta directamente optan inmediatamente por tomar un seguro en caso de una repetición aun cuando sea probable que este no se presente el en futuro cercano.

Así, Después de dos años, se opta por cancelar el aseguramiento debido a que este se percibe como un gasto adicional y no como una garantía frente a la perdida de patrimonio. Otra perspectiva basada en el aseguramiento como meta del agente tomador la desarrolla Krantz & Kunreuther (2007, 37) en la cual el seguro en salud representa metas presentes y no una busca de maximización de utilidad (es decir, una meta es subjetiva al tomador de seguro en salud mientras que la utilidad se traduce en mayor recurso monetario según la perspectiva dominante). Las metas son: la reducción de probabilidades de perdida financiera por consumo en servicios médicos, la satisfacción de requeriditos administrativos para tomar productos financieros, la reducción de ansiedad frente a la perdida de patrimonio, eludir la sensación de arrepentimiento en caso de pérdida patrimonial, la satisfacción de normas socio-cognitivas y mantenimiento de una relación de cliente el proveedor de seguro de confianza. 

Las anomalías de aseguramiento se presentan cuando se cae en las siguientes categorías (Kunreuther & Pauly, 2004, 5): • Categoría 1: Una inadecuada demanda de con cuota periódica acorde a las posibilidades de pago del potencial tomador debido a la percepción que la necesidad de utilización es prácticamente inexistente; • Categoría 2: Sobredemanda de aseguramiento con alta cuota periódica de pago del potencial tomar debido a la percepción generalizada de eventos adversos aun cuando no exista confirmación de autoridades en la materia de interés; • Categoría 3: Aseguramiento errado a las necesidades del tomador como consecuencia de información asimétrica e imperfecta de los beneficios, especificaciones y riesgos inherentes del evento al cual se quiere proteger. La categoría 3 es la de mayor relación con el desplazamiento de pacientes a otras localidades por motivos médicos.

El aseguramiento inadecuado en cobertura o inexistencia de recursos monetarios para el sometimiento a procedimientos médicos en la localidad de origen promueve el traslado de pacientes a otros destinos. Los seguros de corta duración para procedimientos médicos con altas cuotas periódicas se presentan como opción de garantía en procedimientos en el extranjero cuando no se cuentan con recursos para someterse a estos dentro del país creando un mercado de pacientes salientes.