Blogs

Este es uno de los mayores desafíos actuales para el urbanismo y desarrollo territorial

El urbanismo y el desarrollo territorial son procesos esenciales en la creación y crecimiento de las ciudades. Estos procesos están moldeados por prácticas sociales y culturales que han construido gradualmente los espacios que habitamos hoy. 

Como explica Alexander Niño, coordinador de la Maestría en Urbanismo y Desarrollo Territorial de la Universidad del Norte, podemos aprender de la historia para mejorar nuestra calidad de vida en las zonas urbanas. Por ejemplo, los romanos crearon el famoso sistema de acueductos para mejorar la calidad del suministro de agua. De manera similar, las ciudades modernas requieren la implementación de sistemas efectivos de alcantarillado y drenaje para gestionar las lluvias. 

Sin embargo, la pandemia del Covid-19 dejó en claro un latente desafío para los urbanistas: “que hagamos espacios públicos y que sean generosos”, afirma el coordinador, ya que el distanciamiento social puso en la mira la urgente necesidad de espacios públicos donde las personas puedan moverse cómodamente, disfrutar de actividades al aire libre e interactuar de forma segura. 

“Es claro que la pandemia lo primero que hizo fue buscar el aislamiento para que las personas tuvieran distancia. Los espacios públicos están tan reducidos y limitados que eso es algo que se debe pensar a futuro”. 

A este reto se le suma una problemática llamada ‘efecto de isla de calor’, como señala Niño, lo cual se hizo aún más visible producto de la pandemia, pero que desde antes ya era otro de los grandes retos a los que se enfrentaba el urbanismo y el desarrollo territorial, que es el impacto del cambio climático. 

Como explica el también docente, el ‘efecto de isla de calor’ ocurre cuando una combinación de pavimento, concreto, edificios y vegetación reducida crean una temperatura más alta dentro de la ciudad que en las áreas circundantes y que puede afectar significativamente la calidad de vida de los habitantes urbanos. 

En palabras textuales, Niño detalla que “una disminución de cobertura vegetal, es decir, una menor cantidad de árboles, pero una mayor cantidad de edificios que se van densificando uno al lado del otro, limitando las corrientes de aire y que además los materiales que se utilizan absorben una gran cantidad de calor, hace que las ciudades se conviertan en unos receptores de temperatura y que se vuelvan más calientes que el espacio circunvecino”. 

Y agrega que “una ciudad sin ventilación, enfrentada a un incremento permanente de temperatura implica que se deben pensar de otra manera las ciudades, más allá que tratar de explotar el metro cuadrado y densificarlo al máximo. Ahí las reflexiones que empiezan a surgir son de otro orden y es que el valor de lo ambiental debe ser reconocido dentro de nuestros entornos urbanos”.  

En ese sentido, Niño precisa que los planificadores urbanos deben adoptar nuevas estrategias para mitigar el ‘efecto de isla de calor’. Un enfoque es promover espacios verdes y árboles más extensos para reducir las temperaturas, aumentar la ventilación y proporcionar sombra. Por otro lado, “se debe dejar grandes corredores para que circule el aire, lo cual es otra de las condiciones que empezaron a aparecer con la pandemia del Covid-19". 

Además, hace énfasis en que "estudiar la ciudad no es un problema de una sola persona en términos de una sola formación disciplinar", sino que se requiere que una mayor cantidad de personas de diferentes disciplinas piensen los problemas urbanos para que no sea una estrategia unidireccional, sino que tenga múltiples enfoques que abarquen su gran nivel de complejidad. 

“Eso implica que diferentes disciplinas entren, y eso es precisamente lo que buscamos desarrollar en la maestría: que las personas que comprendan el tema del urbanismo y del desarrollo del territorio, comprendan que hay muchas variables y elementos que deben ser medidos para tomar decisiones”, asegura el coordinador. 

En conclusión, los retos del urbanismo y el desarrollo territorial requieren soluciones innovadoras para mejorar la calidad de vida de nuestras ciudades. La colaboración, la cooperación y la creatividad son habilidades esenciales para que los planificadores y desarrolladores urbanos enfrenten los desafíos actuales y futuros del cambio climático, la respuesta a la pandemia y la justicia social.  

El programa de Maestría en Urbanismo y Desarrollo Territorial de la Universidad del Norte tiene como objetivo equipar a los estudiantes con una gama de habilidades y conocimientos necesarios para enfrentar estos desafíos. Conoce más y agenda tu asesoría personalizada aquí.  

https://www.uninorte.edu.co/web/maestria-en-urbanismo-y-desarrollo-territorial 

Contenido más visitado

— 10 Resultados por página
Mostrando el intervalo 1 - 10 de 18 resultados.

Blogueros recientes

Observatorio de Condiciones Socio Económicas del Caribe Colombiano
Mensajes: 14
Número de valoraciones: 1
Fecha: 8/07/24
thumbnail Osvaldo De Jesus Gamarra Amaris
Mensaje: 1
Número de valoraciones: 0
Fecha: 5/07/24
Comite de Estudiantes de Ingeniería Mecánica
Mensajes: 58
Número de valoraciones: 3
Fecha: 20/05/24
thumbnail Observatorio De Educación del Caribe Colombiano
Mensajes: 68
Número de valoraciones: 0
Fecha: 1/03/24
thumbnail Asistente de Sostenibilidad Ambiental
Mensajes: 8
Número de valoraciones: 0
Fecha: 28/02/24