PRESENTACIÓN DEL SEMINARIO
 

OBJETIVO

Generar un espacio de formación y reflexión crítica de directivos de IES, públicas y privadas, que les permita fortalecer y cualificar sus modelos de gobierno institucional, de toma de decisión y de rendición de cuentas, a partir de indicadores, métricas, rankings y clasificaciones universitarias, y asegurar la calidad, la pertinencia y la efectividad de las misiones, los proyectos educativos y los servicios académicos que les corresponden a sus instituciones.

 

JUSTIFICACIÓN

El gobierno universitario, señala Jamil Salmi, se ha identificado como una dimensión determinante en los resultados e impacto de las instituciones de educación superior. La adopción de modelos flexibles de gobierno universitario y de marcos regulatorios concordantes en los países que han reformado la gobernanza de sus sistemas, han generado un sector educativo universitario, dinámico e innovador, plataforma apropiada para el desarrollo de las IES. 

El gobierno universitario además se ha visto interpelado por la exigencia, cada vez mayor, de definir su futuro y adoptar sus decisiones académicas y administrativas con base en grandes y complejos volúmenes de información, y de ser evaluados por indicadores, listas y rankings. Por ejemplo, se ha empezado hablar ya de “analíticas de aprendizaje” para el diseño de cursos.

De otra parte, Steven Hill, nos señala que los directivos de las IES deben fijar y declarar expresamente los principios y el enfoque que darán a su gestión y a la evaluación de la misma, identificando los indicadores cuantitativos y cualitativos apropiados institucionalmente y en el contexto, y que asumirán para dar cuenta de la realización de la misión y los proyectos educativos de sus instituciones. 

Cuando las IES hacen uso de indicadores y rankings, deben explicar por qué los utilizan como medio para lograr sus fines particulares. Siempre que sea posible, se deben incluir indicadores alternativos que apoyen propósitos sociales de valor significativo, como por ejemplo el compromiso con la inclusión o la reducción de las inequidades sociales. Resulta de la mayor importancia la comunicación clara de las razones para la selección de rankings e indicadores específicos, y cómo serán utilizados como una herramienta de gestión.