Storytelling para cursos virtuales ¿por qué no?

El término storytelling se puso de moda, pero en realidad, si lo miramos en detalle, es algo bastante antiguo: construir historias que puedan seducir audiencias, contar un cuento, tener una narrativa.

Todo  el  día estamos contando  historias y nuestros temas de clases también lo son.    En un curso 100 % virtual, en donde la interacción del estudiante y el profesor está mediada por una plataforma, el storytelling puede verse desde dos perspectivas. La primera, es cuando organizamos los contenidos de manera lógica y ordenada, entendiendo que no hay un interlocutor inmediato  para resolver dudas. Es así como, los materiales digitales de apoyo y  la ubicación de las actividades de aprendizaje, deben estructurarse de tal manera que sea lo más intuitiva posible para que el estudiante solo en casa, alcance los resultados de aprendizaje. Es lo que llamaríamos un cuento redondo. Ver vídeo para conocer estrategias para estructurar clases en línea . La segunda forma de verlo, es cuando  estructuramos  el curso como si fuera una historia o una serie por streaming.  En este caso, todos los materiales digitales hacen parte de una gran secuencia con retos  para la audiencia. En este sentido,  la experiencia de estar en el curso puede parecerse a la experiencia de ver películas en Netflix.

Revisando algunas ideas al respecto, me encontré con esta experiencia del curso Introducción a la Ciencia Forense de la Universidad de Strathclyde, la cual, combina ciertos dispositivos, inclusive transmediales. El curso tiene un fuerte impulso narrativo a través de resolver un misterio: "un caso de asesinato” que se desarrolla durante el curso a medida que se añade nueva evidencia forense para ayudar al estudiante a interpretarlo. El caso se presenta en vídeo a modo de película y a través de la fundamentación teórica el estudiante puede vincular la historia a un objetivo de aprendizaje con una lista de tareas pendientes. La plataforma envía mensajes a los celulares de los participantes con ejercicios y acertijos, lo que lo vincula a volver a entrar al curso, es lo que se describe como “ráfagas de contenido”.

En este sentido, los elementos que debe incluir una buena narración dependerán del contenido y del objetivo de comunicación, pero es claro que debe llevar un núcleo, un desenlace y elementos para generar metáforas. Este tipo de construcción narrativa exige por parte del docente la capacidad de trasladar su curso a un contexto narrativo y además debe apoyarse en un equipo interdisciplinar que le apoye en la construcción de los elementos de ficción.  El diseño instruccional se fusiona con elementos de producción audiovisual.  De igual modo, se establece una unión del curso con redes sociales y el celular,  esto brinda la oportunidad al estudiante de sentirse parte de una historia en donde es el protagonista.

El camino de las innovaciones en este terreno es inexplorado y nos pone en frente la tarea de pensarnos la experiencia virtual desde otras lógicas, inclusive desde la construcción de video lecciones que sean más que clases magistrales, ver más.

 

Algunos textos que pueden orientarte:

  • Separata de TEC de Monterrey. Edutren. 
  • Morris,  J.  (29  de  mayo  de  2017). “From  Teaching  on  Video”  to  “Teaching  through  video”: Reaching    one    Million    Learners    with    Melboourne   MOOCs.    [Mensaje    en    un blog].  https://bit.ly/2KnrxLZ.
  • Esta es una integración  de un curso con redes sociales:  Marta-Lazo, C., Valero-Errazu., D., & Gabelas Barroso, J. A. (2018). Uso de Twitter en los MOOC: Nuevas formas de interacción juvenil y su influencia en el aprendizaje. Revista Latina de Comunicación Social, 73, 1333-1352. http://dx.doi.org/10.4324/9780203966280.10.4185/RLCS-2018-1309.

ÚLTIMOS POST ÚLTIMOS POST

Atrás

"El cursito on line…”

“Qué va a saber nada, eso lo que hizo fue un cursito on line…” este tipo de expresión es generalmente utilizada, de manera despectiva, para poner en tela de juicio la calidad de los programas virtuales, sin embargo, pocos se atreven a preguntar por la idoneidad de algunos programas presenciales. Se da por sentado que si es presencial es mejor y la experiencia indica que no siempre es así. En cualquiera de los casos, el éxito en el aprendizaje dependerá del diseño del curso y no necesariamente de la modalidad.

Durante el Simposio las Sociedades ante el Reto Digital, desarrollado en Cátedra Europa, tuvimos la oportunidad de escuchar a expertos internacionales sobre la calidad de la educación virtual. Llama la atención que la modalidad en línea debe luchar contra la desconfianza. Albert Sangrá, director de la Cátedra Unesco e investigador de la Universidad Oberta de Cataluña, OUC, explicaba que parte de esta problemática tiene que ver con la definición del concepto. En algunos países de Latinoamérica, aún no está debidamente explicado, lo que conlleva a la ausencia de indicadores claros de medición de calidad y de políticas actuales de cómo ofrecer la modalidad.

La educación virtual bien realizada ofrece muchas oportunidades, no sólo en términos de cobertura, sino en la capacidad de reinventar la educación mediada por tecnología. Es un escenario expedito para innovar porque aún falta mucho por definir en nuevas prácticas y metodologías para la creación de ambientes virtuales dinámicos y críticos.  

No podemos desconocer que la educación virtual será un tema a enfrentar por las universidades tradicionalmente presenciales. Esto no significa ni la desaparición de instituciones, ni mucho menos la pérdida de marca o de posicionamiento. Significa pensar en otro segmento y abrirse a nuevas posibilidades de innovación. Para lograrlo hay que tomar riesgos, experimentar y tener la capacidad de equivocarnos y sobre todo cambiar viejos paradigmas arraigados a la presencialidad.

La presencialidad no garantiza el éxito en la construcción de ambientes de aprendizaje y hay que traspasar los miedos y volcarse a ser lideres en el tema. Las tendencias apuntan a sistemas flexibles, modulares y centrados en el aprendizaje colaborativo. Ver más

En uninorte el IESE cuenta con experiencias fortalecidas de virtualización de postgrados, en pre-grado contamos con aulas Blended y desde el CEDU producimos algunos MOOC y  trabajamos en el pilotaje de nuevas experiencias de aprendizaje on line. Todo teniendo como centro del aprendizaje al estudiante y despojándonos de barreras mentales sobre el tema. 

"El cursito on line"  puede ser un gran curso, hay que intentarlo.

Para más información escribe a : ednam@uninorte.edu.co