¡Tengo el pelo Malo!

Cabello malo, cucú, así se le dice  "al problema de tener el cabello rizado".  ¿Por qué es malo? ¿ A qué se parece o de dónde viene para que tenga una denominación tan negativa? Estos temas los analizamos en el conversatorio  organizado el  18 de agosto: "No es pelo cucú,  ni malo, es cabello rizado". 

Tuvimos una nutrida asistencia, gente preguntándose sobre los estereotipos sobre el cabello que son muy fuertes en nuestra sociedad , madres de familia que comentaron comos sus hijas son discriminadas y hasta atacadas en la escuela por no tener el cabello liso y jóvenes contando su experiencia de cómo uno de los regalos de algunas quinceañeras es el aliser (un proceso químico bastante fuerte que cambia la textura del cabello). Ver más

Este tipo de reflexiones se trabajan en la asignatura "Cómo leer medios masivos" que tengo a cargo en Uninorte y en donde analizamos, los estereoptipos frente al cuerpo femenino y esa idea del cabello perfecto que reproducen los medios.  A propósito de esto, Carolina Contreras, CEO del movimiento Miss Rizos.com nos acompañó vía skype y nos contó cómo se logra empoderar a las mujeres especialmente, de Repúplica Dominicana,  para que disfruten de su cabello natural y se sientan orgullosas de lucirlo.  Ver más. 

No es fácil romper con las ideas sobre lo que "debe ser",  la mirada del cuerpo está centrada en lo blanco, en lo europeo, en lo que debería ser organizado, disciplinado, inclusive la publicidad para vender productos del cabello está asociada a "domar el cabello indisciplinado y rebelde". Hay que alisar los cabellitos "solecitos" en la frente" e ir a la peluquería por un "bajón de onda y la keratina. Ver más.

Todo esto se constituye en un insumo para hacer prácticas de aula interculturales. Desde cualquier disciplina se puede abrir la discusión sobre lenguajes inclusivos y el respeto por el otro.

Si se trata de rebeldía, todos los cabellos "malos" hablamos sobre la belleza, la difererencia y el poder que da aceptarse y defender una postura, especialmente porque tenemos una mirada masculina de nuestros propios cuerpos y  del de otras mujeres. Sin duda, más que una reflexión estética es una reflexión sobre la identidad, la autoaceptación y la aceptación de las diferencias.  Ver más

Los estudiantes y el público que asistió en general, se llevó muchas preguntas y un abanico de propuestas para seguir fortaleciendo el ojo crítico frente a todo lo que vemos. 

 

 

 

La conversación pica y se extiende...

Hablemos Docencia y los Círculos de Conversación son espacios de debate para que nuestros docentes intercambien ideas y conocimientos sobre su propias experiencias de aula. Tienen un eje temático, pero resulta interesante ver cómo en cada sesión el diálogo puede llevar a ideas nuevas, creativas, que no estaban en el bosquejo inicial y se puede comprobar como la palabra, "pica y se extiende" y abre infinidad de posibilidadades. 

Nuestros docentes lo valoran  porque en medio de la avalancha de dispositivos tecnológicos que a veces no nos permiten comunicarnos cara a cara, es un terreno abonado para encontrar colegas para compartir soluciones, establecer contactos y participar de redes de conocimiento con aprendizajes novedodos. 

Algunos confiesan que no le ven la utilidad: " llevo 20 años siendo profesor, no  lo necesito", "soy un doctor, no necesito estas cosas del CEDU", " ¿eso para qué?"  dicen. Todos los puntos de vista sobre el tema son válidos y la invitación siempre está abierta.  Entre más lleves años enseñando sobre un tema, más se hace necesario mirar  fuera del salón y por qué no, compartir con otros, todas las estrategias que has acumulado en todo este tiempo con los estudiantes. 

De momento, quienes lo aprovechan,han sacado los mejores productos de la experiencia, reafirman el valor de la argumentación para crecer como comunidad docente y además le dan fuerza al valor de enseñar, contruyendo diálogos que regalan la oportunidad de crecer con cada palabra. 

Vea Recursos pedagógicos

Más sobre Hablemos Docencia

 

 

¿Se puede simular una clase?

Una pregunta recurrente que nos hacen, es acerca de cómo se puede usar el Laboratorio de Aprendizaje Docente, LAD, que el CEDU tiene en el primer piso del bloque K.  Básicamente el espacio está dispuesto para experimentar, crear, innovar y repensar  formas posibles de construir una clase (no me gusta la palabra "dictar") 

En el LAD se pueden, por ejemplo, simular nuevas estrategías antes de ser llevadas a una clase real.  Es una excelente oportunidad para probar técnicas nuevas en cuanto a evaluación, uso de tecnología en clase y trabajo colaborativo. Ver video sobre el espacio. No todos los profesores tienen esta oportunidad, generalmente la innovación pedagógica no es prioridad en muchas instituciones en el país y básicamente al profesor se convierte en un lider solitario sin recursos. 

Los espacios para innovar finalmente apuntan al tema de la investigación de aula. Los docentes de Uninorte, con asesoría del equipo del CEDU, pueden sistematizar sus experiencias de aula, reconociendo aciertos y debilidades y publicando un conocimiento que sirve a la comunidad educativa. Ver un laboratorio pedagógico

Luego de terminado el proceso, algunos docentes, publican en revistas indexadas, participan de seminarios, congresos y estancias sobre el tema de su innovación y además comparten con otros docentes lo que han aprendido. 

Las herramientas están, sólo se necesita vencer la resistencia a que sólo se hace investigación en ciertas áreas del conocimiento y que además, los docentes no podemos experimentar (hacer simulaciones,probar) porque no estamos en un laboratorio de ciencias. Es otro tipo de búsqueda, tan valiosa, como la que se puede encontrar en pipetas, fórmulas y microscopios. 

Para reservar el espacio sólo es necesario escribir al cedu: cedu@uninorte.edu.co

  • Disponible para todos los docentes de Uninorte
  • Capacidad para 20 personas  en la sesión de experimentación y/simulación

Más información sobre el Centro para la Excelencia Docente. 

Profesor: ¿Se tragó un radio?

Una estudiante en clase comentó:  "he tenido profesores que parece que se tragaran un radio". Su frase hacía alusión a que muchas veces, algunos profesores, sólo hablan y hablan y parecen "transmitir" sus conocimientos, sin parar, sin detenerse a pensar en la calidad del mensaje o si la audiencia está entendiendo.

Aunque tienen mala fama las clases frontales, tipo discursivas, pienso que si el docente. o cualquier persona que quiere comunicar una idea, enfoca bien su objetivo de comunicación, estas pueden resultar interesantes, inclusive teniendo pocas ayudas visuales. 

Sin duda, se pueden incorporar elementos claves dentro del campo de la comunicación efectiva: 

  • Antes de comenzar una charla, identifque: ¿Qué quiero comunicar? clarifice sus ideas.
  • Definir un mensaje y darle orden  ( inicio, nudo, desenlace)
  • Hacer uso de  experiencias personales (genera empatía, causa cercanía)
Otro factor importante es estar atentos a lo que pasa con la audiencia:
  • ¿Qué quieres que sienta? 
  • ¿Qué quieres que piense?
  • ¿Qué quieres que haga?

Estas tres preguntas las trabajamos con docentes de Uninorte en un taller sobre cómo estructurar un discurso, por ejemplo, para una charla como las TED o con grupos numerosos.

Es bueno para la inspiración ver a otros, por eso recomiendo ver las charlas TED, aunque son cortas (no más de 18 minutos)entregan elementos que ayudan a que la comunicación sea más efectiva.  De igual manera, servicios como el Club de Video del CEDU pueden ser útiles. En el Club los docentes pueden ver clases de otros profesores (de Uninorte o de otras instituciones) y analizar la interacción con el estudiante, entre otras cosas. 

Para ver todos los servicios del CEDU, clic aquí 

¡ La tecnología me atropella!

Esta semana tuvimos una edición especial en el boletín del CEDU sobre cómo seleccionar tecnología en el aula. Algunos profesores nos han comentado que les llamó la atención que el primer factor no fuera la herramienta en si, sino "Definir el objetivo pedagógico".

Como lo comentaba en el post anterior, básicamente cuando esta primera parte no está clara es cuando se generan los conflictos de uso durante la experiencia. 

Algo bien determinante es el diseño de curso. Les comparto este podcast en donde se dan algunas claves para hacerlo.

Básicamente en el boletín le recomendamos: 

1. Aclare su objetivo pedagógico. Si tiene claro el porqué y para qué usará la tecnología como mediación en su clase, todo puede hacerse más fácil. La evaluación se alineará con estos objetivos y su diseño de curso obtendrá los resultados esperados. El CEDU brinda asesoría pedagógica para que su planeación de clase con tecnología sea efectiva.

2. Investigue sobre las opciones y lo que ofrecen. Esto lo puede hacer a través de búsquedas especializadas con apoyo, inclusive, de un Monitor Tecnológico del CEDU.  Disponibles en horario laboral en el  LAD, primer piso del bloque K. Ver más 

3. Participe de pruebas pilotos para hacer análisis con grupos pequeños. El CEDU dispone de un programa especial que permite realizar pruebas con tecnología emergente en clase. En el LAD, primer piso del bloque K, cuenta con un espacio permanente para experimentar. Reserve su espacio con Gustavo Morales. Ext: 4743

 4. Arriesgue: muchas veces la tecnología puede resultar intimidante, pero con acompañamiento y buena disposición es más sencilla de lo que parece. Sólo se necesita estar listos para asumir cambios. 

NOTA: 

Ahora puede disponer de sus cursos, notas, evaluaciones y TODO el Catálogo Web en su celular, descargando la aplicación Blackboard Mobile.  Tan sólo debe seguir estos pasos haciendo clic aquí.