Mis artículos Mis artículos

Publicaciones en Academia. edu

 

CONTACTO
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Texto a identificar Refrescar CAPTCHA Refrescar CAPTCHA

Dificultades al producir vídeos en clase

Es frecuente escuchar que a los estudiantes les encantan los medios de comunicación y que se sienten motivados cuando se usan en clase, sin embargo, si esta incorporación no se hace de manera planificada, resulta un arma de doble filo. 
 
A continuación, ennumero los errores (debilidades mejor) que he podido identificar durante el proceso de producir contenido audiovisual en clase.  Es decir cuando queremos que nuestros estudiantes produzcan un vídeo.
 
1. Creer que hacer un vídeo es muy fácil: generalmente se vende la idea de que hacer un vídeo no requiere de tiempo o esfuerzo. Se tiene la vaga noción que sólo es poner una cámara y hablar. Los docentes desconocen las fases de la producción audiovisual y lo que implica, por lo que generalmente, asignan tareas imposibles de cumplir como " hacer un vídeo de 15 minutos para dentro de  una semana".  En la mayoría de los casos, los estudiantes terminan contratando a un experto que les saque del lío y no participan del proceso.  Realizar un vídeo de buena calidad tanto en lo narrativo como en lo técnico, requiere de ciertas habilidades que son difíciles de desarrollar en tan sólo un semestre académico y además requiere de muchas horas de trabajo.  La gente se sorprende cuando uno explica que para 5 minutos de vídeo se requieren, al menos, 2 horas para grabar y unas 3 más para editar (sin contar detalles finales, ni el tiempo de pre-producción).  Los docentes se apresuran pensando que "todos los nativos digitales" saben hacerlo y llegan a la frustración cuando se dan cuenta que a veces es una tarea poco realista.  Al final, todos los estudiantes suben a la web una presentación en power point con una voz de fondo que nadie recordará, ni entenderá.  Creo que es importante aclarar que el vídeo será en todo caso, amateurs, hecho en casa, y bajo ese supuesto, no se puede exigir al estudiante gran calidad técnica. 
 
2. No tener un objetivo claro: Esto ocurre con cualquier estrategia, pero en este caso, es más frecuente.  Los docentes no saben para qué ponen la tarea de "hacer un vídeo".  Al preguntarles,  generalmente responden que es para "desarrollar habilidades comunicativas" . Es bastante complejo, porque generalmente la tarea se asigna como final de la asignatura y durante todo el semestre no han visto nada, por ejemplo, sobre cómo se escribe un guión, cómo se cuenta una historia y qué elementos se deben tener en cuenta a la hora de estructura la producción.  
 
Es duro desarrollar habilidades comunicativas con una sola tarea. La creatividad y la expresión requiere de un proceso sostenido, en el que se le deben dar las herramientas para que el estudiante despliegue su creación.  Esto se vuelve una barrera, especialmente, si estamos hablando de carreras relacionadas con números o ingeniería.  En otros casos, algunos docentes responden que el objetivo es para que los estudiante se apropien de un tema del curso y refuercen su conocimiento sobre el mismo. Este objetivo hay que tomarlo con pinza. Primero, la producción de video es grupal,  por lo que es dificil medir esto. Generalmente tenemos una visión del trabajo grupal bastante corta, por lo que siempre habrá uno o dos que ponen las ideas y hacen la investigación y los demás observan.  Habría que combinar esto con otras estrategias de evaluación individual.  Segundo:  la investigación sobre un tema podría ser de más de 50 páginas y todo eso no se puede traducir en un vídeo de corta duración.  Si el objetivo final es este, entonces, ¿por qué producir el vídeo? ¿No es más fácil llegar a la fase de producción de guiones? En mi experiencia he visto los rostros de pánico de los estudiantes cuando el profesor llega con esta tarea. Les dices que "es el final"  los estudiantes quieren saltar por la ventana o  simplemente buscar rápidamente un estudiante de Comunicación que les ayude.   Es dificil determinar si un estudiante profundizó más sobre un tema porque hizo un vídeo, pero tal vez, funcione. pero creo que si se hace de una forma planificada. 
 
3. No tener clara la forma de evaluar:  Los docentes al no tener el objetivo claro, pues tampoco saben qué  quieren  medir.  No organizan rúbricas,  o si las hacen, le dan mucho peso a lo técnico y no valoran con mayor porcentaje la investigación sobre el tema y el guión.  Si el docente tiene claro por qué y para qué asignó la actividad esto será más transparente y podrá, desde un comienzo, aclarar con los estudiantes cómo será valorado todo el proceso. 
 
Sin duda alguna hacer un video es tan complejo como hacer un ensayo. Recuerdo estas tareas del pregado  "haga un ensayo de 10 cuartillas, dónde argumente y dialogue con al menos 3 autores, exponga su punto de vista y plantee  un debate..". ¿Puede hacerse bien al primer intento? ¿Cuándo tiempo tarda uno en lograr  escribir un ensayo de calidad que responda a esta exigencia?  Generalmente, el docente nunca pide un borrador del ensayo, ni versiones previas - no hay tiempo para eso - entonces tratas por todos los medios de lograrlo y te preguntas: ¿Cuánto demora mi profesor haciendo un ensayo  y/o artículo para publicar en un revista especializada?  Tal vez, meses de trabajo y búsqueda, entonces. ¿por qué existen este tipo de actividades que no son realistas en cuanto al tiempo vs logro? En la Maestría en la Nacional casi que había un ensayo por semana, así que pude comprender que es una habilidad que se desarrolla con la práctica y "no sale" de un día para otro, creo que en esa época era una máquina de hacer ensayos. 
 
Cuando estudias Comunicación, sabes que hasta el más corto documental y/o reportaje lleva días y hasta meses de revisión de guión y de pre-producción. Se trabajan muchas versiones, borradores y siempre hay múltiples maneras y caminos para contar una historia. Tal vez, lo que falte sea un marco de producción de video para estudiante que no tienen idea de lo audiovisual. Esto les permitiría vivir la experiencia con menos estrés y sacarle el máximo provecho.