Blogs Blogs

Atrás

Desde el Caribe hasta Roma: el legado afro por el mundo.

Egresada del programa de Contaduría pública en 2018, Cristina De la Hoz, ha trabajado por el rescate de la lengua palenque. Su compromiso por la gestión cultural en pro de la salvaguarda de este patrimonio, la ha llevado a representar a Colombia, en nombre de la región Caribe, en la Feria del Libro de Roma.

“Además de una profesional de la contaduría, soy humanista, llena de valores, habilidades y formación integral forjada por todo el proceso de formación de la mano de nuestra Universidad del Norte”, así se define Cristina De la Hoz.

Palenquera y creadora de A ten mbila, un diccionario Palenquero-Español electrónico,  Cristina se ha desempeñado como directora de la herramienta pedagógica Kribí, a través de la cual se aprende de forma rápida y precisa la lengua palenquera. Así mismo, ha participado como colaboradora de la revista chilena ‘Zánganos’ y estuvo bajo la dirección de productos audiovisuales entre los que se encuentra ‘Icha’, cortometraje realizado en el Festival Internacional Evaristo Márquez.

Kribí, proyecto que lidera,  nace en 2019 posterior a la creación del Diccionario A ten mbila de su autoría, el cual venía trabajando desde el 2014 y fue su proyecto de grado. En aras a dar respuesta a la necesidad de salvaguardar el patrimonio oral Palenque utilizando las herramientas tecnológicas, invita a los estudiantes pertenecientes al grupo estudiantil  afro ‘Makeda Kahina’ y otros compañeros, a pensar y crear la plataforma virtual ‘Kribí’.  

 Gracias a su gestión y proyecto cultural, en 2019 fue seleccionada por la Consejería Presidencial para la Juventud para representar a Colombia, en nombre de la región Caribe, en la Feria del Libro de Roma.

“Recibí la noticia el 27 de noviembre  y el 3  de Diciembre ya estábamos viajando a Roma. Fue una noticia que me tomó por sorpresa, estaba maravillada con la idea de conocer la ‘ciudad eterna’ y feliz de contar mi historia y cómo aporto a salvaguardar nuestra cultura a través de la literatura y las herramientas tecnológicas.”, afirmó De la Hoz.

Así mismo, Cristina considera que está experiencia fue enriquecedora, pues le permitió mostrar en nuevos escenarios una Colombia desde una perspectiva afro y joven, y absorber la historia del viejo continente desde su estética arquitectónica hasta la esencia de su gente que proyecta en su lengua, su comida, y su cosmovisión del mundo.

“Constituyo desde mi quehacer diario, mi aporte a la sociedad cuando soy modelo a seguir de jóvenes soñadores, capaces de imaginar y crear un mundo mejor. Tengo el poder de conectar a otros y transmitir a través de la palabra y las letras un amor y pasión por conocer y abrazar la historia afro de nuestro país y del mundo, mantenimiento saberes ancestrales que han sido transmitidos desde los abuelos a los padres y nietos”.

Una de las anécdotas que De la Hoz recuerda de su paso por Uninorte, es cuando fundó el grupo estudiantil afro ‘Makeda Kahina’. De los casos que particularmente le llamó la atención, fue el de una joven que al conocer un poco más de la historia desde una mirada afro, con gran asombro manifestaba la concepción que ella tenía del continente africano, pues lo imaginaba como “una selva, llena de animales como: leones, elefantes, jirafas entre otros, lejos al desarrollo que le presentaba porque eso era lo que habían vendido en los programas de televisión y las películas”.

Casos como el anterior, le mostraba la necesidad de contar al mundo sobre las comunidades afro, pues para Cristina, “es nocivo el desconocimiento más cuando la historia nos toca tanto. Se hace peligroso mantener una sola versión de la historia la cual, durante muchos años fue escrita desde el punto de vista del hombre blanco que alimentaba paradigmas y daba paso a los prejuicios. Así, ‘Makeda Kahina’, el grupo que fundé y lideré en Uninorte entra a refutar el desconociendo, rompiendo prototipos y creando visiones del mundo desde diferentes ángulos. Este grupo crea comunidad, construye identidad y da paso a la preservación del legado afro”, afirmó.

“Ser egresado Uninorte es pertenecer a una gran familia que sabe que la educación es el mejor instrumento para transformar la sociedad. Es ser consciente que mis acciones presentes configuran mi futuro y aportan de alguna manera al desarrollo de nuestra ciudad, nuestra región y país. Es portar una voz de esperanza, utilizar la imaginación, los saberes y la creatividad para generar acciones que impacten de manera positivas en el mundo”, señaló Cristina De la Hoz.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.