Blogs Blogs

Atrás

Daniel Múnera, un egresado de diseño industrial llevando el sello Uninorte a Bélgica

Al barranquillero Daniel Múnera, egresado del programa de Diseño Industrial, el amor y la pasión por el estudio lo llevó a vivir y trabajar lejos de Colombia. Desde pequeño a Daniel le interesó todo lo que tenía que ver con crear, diseñar y fabricar, pues sus papás, ambos son arquitectos. Poco antes de graduarse de su pregrado Múnera tuvo un fuerte accidente donde casi pierde la vida, sin embargo, él considera que fue el momento en que se volvió emprendedor ya que le toco buscar formas de trabajar desde su casa mientras se recuperaba totalmente. Junto a una compañera de la Universidad, Marcela Gallo, Daniel fue armando un estudio de diseño donde empezaron a trabajar para algunas marcas de Barranquilla. En ese momento creció su interés por el diseño de interiores.

Después de un tiempo Daniel decidió aplicar a una beca en Madrid con el fin de aumentar sus estudios y acercarse a su novia de entonces. Múnera hizo un Máster de Diseño de interiores en la ciudad de Madrid. Después logró hacer las prácticas en un estudio diseño en París con la posibilidad de trabajar con varios clientes internacionales. Momentos que considera muy importantes en su vida ya que le abrieron oportunidades laborales y cambiaron toda su vida personal.

Luego de vivir un tiempo en Holanda, Daniel se fue a Bélgica, lugar donde reside hoy. Allí empezó a trabajar en Buzzi Space, una empresa que se encarga del diseño mobiliario, donde su misión es buscar el bienestar de los empleados y a partir de allí diseñar espacios y productos para suplir las necesidades de los clientes. “En Buzzi Space trabajamos con el aislamiento de sonido, nos aseguramos que los espacios sean correctamente tratados para que los niveles de reverberación del espacio sean los óptimos para poder concentrarte o para poder comunicarte con otra persona, para poder tener una reunión o una videoconferencia“.

Como consecuencia de la pandemia Daniel y su equipo de trabajo han tenido que adaptarse a las nuevas formas de venta y tecnologías para continuar su labor. El barranquillero cuenta que la mayoría de las empresas han bajado los niveles de inversión pero que también hay otras empresas que han aprovechado este momento para remodelar sus oficinas o prepararlas para que la gente pueda volver al trabajo.“La pandemia le ha cambiado el rol y los días de trabajo a cada uno de nosotros, todos nos hemos visto obligados a hacer cosas diferentes a las que hacíamos antes”.

Vivir en otro país con una lengua tan distinta al español como el holandés ha representado un gran reto para Daniel, sin embargo, lo ha ido aprendiendo y ahora cuenta con la ayuda de un profesor para mejorarlo. “Es una barrera grandísima para ser tomado 100% en cuenta y para construir una mejor relación con tus colegas”.

Múnera ahora se está capacitando en diseño de iluminación con el fin de poder hacer el cálculo de iluminación en interiores para que la luz esté a niveles óptimos y así poder trabajar. Por último, Daniel considera que su paso por la universidad y los años de experiencia le han enseñado a no rendirse nunca, que las personas tienen que meterse en la cabeza que pueden lograr todo lo que se proponen y que si se concentran en algo con disposición y energía lo van a poder sacar adelante.

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.