Blogs Blogs

Atrás

Recomendaciones para reducir la ansiedad durante el COVID-19

 
Por: Martha Lafaurie
Egresada de Administración de Empresas
Coach de salud medicinal funcional, nutrición funcional, bienestar y cambios en el estilo de vida
 
Estamos viviendo un momento desconocido y lleno de incertidumbre para todos y es normal que sintamos algo de ansiedad o preocupación. Creo firmemente que las cosas pasan para traer consigo una enseñanza que nos hace más fuertes y nos hacen crecer espiritualmente. Además, creo que gran parte de nuestra experiencia dentro de esta y cualquier situación difícil depende de la forma en que la percibimos. Aunque tengamos poco control sobre lo que está pasando en el mundo exterior, hay mucho que podemos hacer para sobrellevar estos momentos duros y sacar el mejor provecho de nuestro tan preciado tiempo.
 
Enfoquémonos estos días en lo que sí podemos hacer, en lo positivo que saldrá de todo esto, en abrir nuestro corazón para dar amor a los demás, para ser más compasivos y menos egoístas, en ser amables y pensar en comunidad, en darnos cuenta de que somos uno solo y estamos conectados. Aprovechemos nuestro tiempo para cuidar de nosotros mismos, para comenzar a cuidar realmente de nuestra salud que muchas veces menospreciamos dándole comida poco nutritiva y de baja calidad, aprovechemos la vida en casa y reforcemos las relaciones con nuestra familia, comencemos nuevos hábitos que nos apoyaran no solo en estos momentos si no más adelante en nuestras vidas.
 
Aquí te dejo algunos tips y herramientas que espero te sirvan estos días para disminuir la ansiedad y fortalecerte física y espiritualmente.
 
1. Acepta y vive el momento presente
 
Comienza tu día agradeciendo por las bendiciones en tu vida por muy sencillas que sean siempre hay algo que agradecer, puedes tener un diario de gratitud y anotar 3 cosas cada día y así podrás volver a leerlo cuando te sientas desanimado. 
Utiliza herramientas que te aterricen en el momento presente como respiraciones profundas durante el día, inicia una práctica de meditación ya que hay muchos estudios que confirman que te ayuda a reducir el estrés y a fortalecer el sistema inmune, así como también puedes retomar tus oraciones si eres religioso, pues el hecho de saber que existe una fuerza más grande que tú que te protege no tiene precio. 
Conéctate con la naturaleza si puedes hacerlo con distancia social, toma sol así sea desde tu ventana pues está comprobado que la vitamina D es esencial para el estado de ánimo.
Acepta de una vez por todas la situación y evita quejarte, pues no te sirve de nada y reafirma tu ansiedad. Enfócate en las cosas que están en tus manos para aportar a tu comunidad o cuidar de ti mismo. 
Haz una lista de las actividades o cosas que sí están bajo tu control, aunque soltar y dejar de controlar te va a dar más paz. 
Prepárate para esta temporada con tiempo y con calma, pero siempre pensando en los demás. 
Vive el hoy sin crear situaciones que aún no existen y que solo están en tu mente.
Obsérvate y se consciente de tus emociones y pensamientos y cuando estos no te hagan bien, déjalos pasar y entiende que tu mente no siempre te dice la verdad. Entrena tu mente para pensar positivo y realiza por lo menos una actividad diaria que te cause tranquilidad, paz y alegría.
 
 
2. Muévete regularmente o ejercítate
 
Todo ese estrés y ansiedad debe redireccionarse hacia algún lado para ser eliminado y que mejor manera que haciendo algún tipo de ejercicio suave o moderado durante el día. Mantenerte activo y productivo ayuda a disminuir el estrés que cuando se vuelve crónico debilita el sistema inmune y crea desbalance en nuestro cuerpo. 
Dedica por lo menos 20 minutos para ejercitarte con opciones que relajan al mismo tiempo como yoga o pilates, también puedes bailar o crear tu propia rutina en casa de ejercicios funcionales y aeróbicos guiándote de videos gratis en youtube, utilizando aplicaciones o reuniéndose con profesores y amigos en línea. Puedes caminar dentro de tu casa, utilizar bicicleta o caminadora estática si tienes acceso a ella, pero no hay excusas para no hacerlo. Así que organiza tu espacio en casa para continuar con tu rutina o para comenzar este nuevo hábito.
 
 
3. Aliméntate con una dieta rica en nutrientes
 
Aprovecha esta oportunidad para cuidar de tu salud y qué mejor manera que creando nuevos hábitos y comenzando a comer sano. Con comer sano me refiero a incorporar comida rica en nutrientes de alta calidad, comida real que provenga de la naturaleza en vez de comida hecha en fábricas. 
Enfócate en comida basada en plantas y ricas en fitonutrientes como frutas moderada y verduras de colores variados, hortalizas y vegetales almidonados. Que las verduras ocupen gran parte de tu plato e incluye también una pequeña porción de grasas buenas que disminuyen el hambre y los antojos. Según muchos estudios las grasas buenas nutren tu cerebro, mejoran la memoria, el ánimo y reducen la ansiedad y la depresión. 
Es importante también incluir una adecuada porción de proteína animal o vegetal en tus comidas, que sea un acompañante de tus vegetales, pero no la principal. 
Adiciona muchas aguas filtradas y te verdes y herbales como manzanilla, menta y hierbabuena para mantenerte hidratado y que te brindan calma. 
Elimina de tu alimentación el azúcar, las harinas refinadas y la comida chatarra que causan mucha inflamación en tu cuerpo y tu cerebro provocando síntomas como la ansiedad y depresión. Estas comidas te pueden subir el ánimo momentáneamente pero luego te provocan un bajón mucho más grande y suprimen tu sistema inmune. Ahora es un buen momento para hacer un detox de estas comidas y resetear tu cuerpo de cero.
 
4. Mantén tu conexiones sociales y familiares
 
Nos enfrentamos a un distanciamiento social que nos puede llevar a sentirnos solos y aislados y en consecuencia puede detonar la ansiedad.  El amor y el cariño de los tuyos sigue ahí, aunque estemos lejos de ellos y no haya contacto físico. Si es posible para ti, comunícate por diferentes medios tecnológicos que hoy en día tenemos a nuestra disposición como Facetime, Whatsapp, Houseparty, Google Hangouts, Zoom o simplemente con una llamada telefónica. 
Puedes seguir programando happy hours con amigos, cenas virtuales y hasta celebrar tu cumpleaños con tus seres queridos. Únete a programas en línea que muchas instituciones han puesto a disposición para nosotros estos días como cursos en universidades, visita a museos y bibliotecas virtuales y estudia temas que te han apasionado, pero no has sacado el tiempo para hacerlo antes. 
Busca formas de ayudar a los tuyos y a tu comunidad, sentirte útil y brindar a otros tus servicio y apoyo te brindará gran satisfacción y traerá mucho sentido a tu vida.
Cultiva la esperanza con quienes te relacionas y elige en lo posible temas que te brindan calma y serenidad. No te preocupes si en momentos estás solo, aprovecha también para hacer conexión contigo mismo y tu ser interior. 
Analízate atentamente y revisa cómo puedes ser mejor, crecer como persona y que fortalezas puedes reforzar. “La esperanza es la capacidad de ver que siempre hay una luz a pesar de la oscuridad.” Desmond Tutu.
 
 
5. Mantente informado, pero no te excedas
 
Todos queremos saber qué está pasando en la actualidad con respecto al covid-19 especialmente buscando noticias alentadoras, pero esto se puede convertir en una carrera de saber más y más y de estar constantemente viendo redes sociales y noticias alarmantes, negativas y algunas falsas que pueden detonar tu ansiedad. El monitoreo constante puede ser contraproducente así que es mejor observar cómo te sientes y ajustar acorde a tu tolerancia. Si te comienzas a sentir agobiado, replantea lo que estás haciendo y establece horas específicas de tu día para ponerte al tanto de las noticias más importantes.
Si observas que, al dejar de ver noticias y redes sociales, reduce en gran parte tu ansiedad, pídele a un familiar o amigo que te informen de lo más crucial e indispensable.
 
Evita en lo posible conversaciones, videos y personas pesimistas, así como también discusiones innecesarias sobre la situación actual. 
Visualiza tu vida con un desenlace positivo, enfócate en los proyectos y actividades que vas a volver a disfrutar cuando superemos esta etapa.
 
6. Duerme y descansa lo suficiente
 
Cuando duermes, rejuveneces, reparas, desinflamas y reseteas tu organismo. 
Crea una rutina para dormir y levantarte a las mismas horas todos los días. Duerme de 7 a 8 horas de sueño profundo y trata de dormir preferiblemente desde las 10 pm. Haz un ritual dos horas antes de dormir para prepararse física y psicológicamente y así podrás guiar a tu cuerpo hacia un sueño sanador y profundo. 
Evita la cafeína si sufres de mucha ansiedad y más aún si sientes que te quita el sueño.
Evita el alcohol si tienes problemas de sueño ya que este te ayuda a dormir en un principio, pero luego tu sueño se interrumpe y es de baja calidad. 
Cena mínimo dos a tres horas antes de dormir y puedes tomar una bebida relajante como un té de manzanilla y glicinato de magnesio (mineral natural que relaja tu sistema nervioso y tus músculos) pero antes consulta con tu médico. 
Escribe tus preocupaciones o las cosas que te causan ansiedad en un cuaderno y crea un plan de acción para solucionar o dejar ir al día siguiente.
Date un baño de aromaterapia que te relajara y te pondrá en el tono para ir a la cama, con agua caliente, sales de epsom (sulfato de magnesio), bicarbonato de sodio y aceite esencial de lavanda. 
Reduce las pantallas y aparatos electrónicos dos horas antes de dormir ya que la luz y la información sobre estimulan tu cerebro y pueden causarte insomnio. Sin el sueño ni descanso adecuado tu organismo no podrá repararse y tu sistema inmune no podrá funcionar de forma óptima.
 
Solo tú puedes crear tu realidad, tu estas en libertad de volver esta experiencia productiva para ti y para los demás. Si decides ver lo bueno podrás mantener la calma, te darás cuenta que este momento ha llegado para despertarnos y con la oportunidad para reinventarnos, para apreciar la naturaleza valorar nuestra salud, para reflexionar desde tu interior, para reunirnos nuevamente con nuestras familias en la calidez de nuestro hogar. 
 
Llegó con la oportunidad para disfrutar nuevamente de cosas tan sencillas como los juegos de mesa, contar cuentos y valorar a los abuelos que a veces olvidamos. Es un momento para entender que en este mundo somos todos igual de vulnerables y que en últimas somos seres que estamos conectados, somos uno solo, que debemos cuidarnos mutuamente y dejar de ser egoístas. Llegó el momento para trabajar en equipo y solidaridad, tener compasión por los demás, para ser mejores unidos y más humanos. “Toda experiencia desafortunada trae consigo algún tipo de bendición” Dau Voire. ¡Busquemos esa bendición!
 
Sobre nuestra egresada destacada
 
Martha Lafaurie es Administradora de Empresas de la Universidad del Norte y Coach de Salud de Medicina Funcional de Functional Medicine Coaching Academy Inc. Academia creada en colaboración con el Instituto de Medicina Funcional de USA. En el año 2008 se involucró en una compañía en la industria del bienestar donde su interés por los productos y temas de anti edad, longevidad y vitalidad creció aún más y la llevó a capacitarse ampliamente en esos temas. 
 
En junio del 2017, Lafaurie creó @mywellflow, espacio de bienestar integral, para apoyar a la comunidad a través de información, educación, consejos, programas, talleres, y eventos. Ha realizado cursos holísticos de balance de hormonas, desintoxicación de azúcar y comidas procesadas, de enfermedades autoinmunes, de meditación y está actualizándose constantemente en temas relacionados con la salud y nutrición funcional e integral.
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.