Saltar al contenido

buscador

La biblioteca personal del académico, gestor cultural y maestro de muchos, Alberto Abello Vives, reposará en la Biblioteca Karl C. Parrish Jr. prontamente. Este repertorio literario cuenta con cerca de 1.400 ejemplares avaluados en más de 94 millones de pesos y hará parte de una de las Colecciones Especiales de la Universidad del Norte, como el patrimonio vivo de una de las figuras más emblemáticas del Caribe colombiano. La colección, que llevará por título el nombre del samario, estará disponible para consulta, mediante cita previa,  de la comunidad universitaria y el público en general. 

Posterior a su muerte en 2019, Carmen Cecilia Abello contactó al rector Adolfo Meisel para concretar la donación de los libros de su hermano a la Universidad. Actualmente, la Biblioteca Karl C. Parrish Jr. se encuentra en proceso de catalogación del extenso material bibliográfico. En nuestra lista de Colecciones Especiales se encuentran recopilaciones de personajes como Alfonso Fuenmayor Campis, periodista y político barranquillero; Ramón Illán Bacca, escritor y profesor del alma máter; Carlos Angulo Valdés, reconocido arqueólogo colombiano; y la más reciente Colección Álvaro Cepeda Samudio, destacado escritor y miembro del grupo de Barranquilla. 

Alberto Abello Vives fue uno de los principales gestores culturales del Caribe colombiano de las últimas décadas. Conocía los ocho departamentos en su geografía, literatura, las artes, la gastronomía, pero sobre todo, conocía su gente, su talante. Era un Caribe universal, un samario universal” asegura el rector Adolfo Meisel, indicando que la donación que sus hermanas hicieron de su biblioteca personal, especialmente rica bibliográficamente en el Caribe, “es una oportunidad para que nuestra universidad continúe afianzándose en los estudios del Caribe colombiano”. 

Por su parte, Sandra Álvarez Marín, directora de la Biblioteca, explicó que “las Colecciones Especiales de la Biblioteca Karl C Parrish Jr. están constituidas por material bibliográfico y documental que formó parte de las bibliotecas privadas y de los archivos personales y empresariales de personajes con gran influencia a nivel regional y nacional. Precisamente, esta valiosa colección donada por la familia de Alberto Abello Vives contribuirá a enriquecer el acervo bibliográfico de nuestra Universidad”, 

Alberto Abello Vives nació en Santa Marta en 1957 que se radicó en Bogotá desde su adolescencia. Cursó la primaria y el bachillerato en la capital, en el Colegio Santo Tomás de Aquino, y posteriormente ingresó a estudiar Economía en la Universidad Externado de Colombia. Desde entonces, despertó en él una preocupación por el desarrollo y la cultura de su tierra natalicia, que profundizó mediante una maestría en Estudios del Caribe en la Universidad Nacional de Colombia, sede San Andrés

Retornó a territorio continental en el 81 para trabajar como docente en la Universidad Tecnológica de Cartagena, y a finales de esa década inició sus estudios sobre las identidades culturales de la región. De su trayectoria laboral se rescata que fue miembro fundador y primer director del Observatorio del Caribe Colombiano y pionero de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo, instituciones que se dedican a la divulgación de la riqueza del Caribe en diversos aspectos. 

Y todo ese bagaje intelectual quedó plasmado como la firma de Abello en su biblioteca personal. Del material recopilado, hasta el momento, sobresalen temas relacionados al área de las ciencias sociales y las humanidades, y referentes de la sociología, la historia de Colombia y América Latina, el desarrollo social, la cultura del Caribe, la política nacional y latinoamericana, la producción novelística y la economía del país. Sus allegados señalan que eran los ejes temáticos que más le interesaban al académico.

 

Alberto Abello

Alberto Abello Vives durante un evento en la Universidad del Norte.

 

Eloisa del Mar Berman Arevalo, docente del departamento de Historia y Ciencias Sociales de Uninorte y doctora en Geografía de la Universidad de Carolina del Norte, rememora a Alberto como una persona que influenció la consolidación de un campo de estudios interdisciplinario sobre el Caribe colombiano

“Alberto posicionó temáticas y reflexiones teóricas que ayudaron a reconstruir imaginarios sobre el Caribe y a pensar críticamente las asimetrías de poder que han marcado sus configuraciones socioculturales y económicas, tanto al interior de la región como con relación a los centros andinos. Temas como las desigualdades sociales y retos para el desarrollo de la región; la doble inserción del Caribe colombiano a la nación y al Gran Caribe; sus particularidades históricas y etnoraciales; la cultura como eje del desarrollo regional; y la construcción de identidades nacionales subalternas desde las expresiones populares no solamente fueron objeto de su apasionado escrutinio, sino que continuaron, con su apoyo, buscando novedosos horizontes empíricos y teóricos”, señaló la docente. 

Las diversas trayectorias intelectuales de Abello, así como sus afinidades culturales, estéticas y emocionales con la literatura del Gran Caribe se reflejan en su repertorio personal. Con más de 1000 volúmenes, la Colección contiene textos fundamentales y fundacionales de los estudios del Caribe, además de un sinnúmero de piezas singulares que, con la minuciosidad de un coleccionista, Alberto adquirió a través de sus viajes grancaribeños e iberoamericanos.

Por ejemplo, resaltan textos como El Caribe frente a los retos de la globalización, de Pavel Isa Contreras; Miradas a la economía cubana, de Alejandro Pavel Vidal; Naufragios y puertos marítimos en el Caribe colombiano, de Luis René Romero Castaño; Makers of the caribbean, de James Ferguson; The political economy of food and agriculture in the caribbean, de Belal Ahmed; Islands of resistance Puerto Rico, Vieques and U.S. Policy, de Mario Murillo; y Le monde caraibe, de Christian Lerat.

Esta reconstrucción de múltiples miradas acerca de la región permite entrever una marcada ruta por investigar, teorizar y reflexionar el Caribe desde el campo de la historia, la literatura y la economía. Lo que permitió que Abello focalizara sus años de trabajo académico en divulgar la cultura como una herramienta para el desarrollo y, a su vez, la importancia de repensar el desarrollo a partir de la cultura.

Para Berman Arévalo, “el legado de Abello trasciende al conceptualizar el Caribe y su relación tanto con el Gran Caribe como con la nación colombiana. En su libro La isla encallada desarrolla esa idea de que el Caribe colombiano metafóricamente es una isla del Gran Caribe que se encalló en el continente americano y que actúa como bisagra entre el país y el territorio insular, y, a partir de esa idea, se han desarrollado varios trabajos que toman esa metáfora central de la doble pertenencia a la nación y al Gran Caribe”.

 

Colección Alberto Abello

Algunos de los títulos que conforman la colección.

 

Dentro de la Colección también se encuentra un repertorio importante de obras de escritores, periodistas y académicos colombianos, como Ramón Illán Bacca, Héctor Rojas Herazo, Meira del Mar, Álvaro Cepeda, Jorge García Usta, Roberto Burgos Cantor, José Luis Garcés, Gustavo Ibarra Merlano, Germán Rey, Alberto Salcedo Ramos, Patricia Iriarte, Romulo Bustos Aguirre, Giovanni Quessep, Oscar Collazos, Fanny Buitrago, Germán Espinosa, William Ospina y Tomás González. Y algunos libros icónicos de escritores caribeños como Changó El gran putas, de Manuel Zapata Olivella, o Marihuana para Goering, del maestro Bacca. 

Y otros pensadores latinoamericanos con reconocimiento internacional como el argentino Luis Rafael Sánchez, con su novela de 1976 La Guaracha del macho Camacho; el Nobel santalucense Derek Walcott, con El poema épico Omeros, La voz del crepúsculo y El reino del caimito; o Néstor García Canclini, antropólogo y sociólogo argentino. 

La donación póstuma de la colección personal de Alberto Abello a la Biblioteca Karl C. Parrish Jr. se constituye en un aporte invaluable para la consolidación de los Estudios del Caribe en la Universidad del Norte, así como una singular oportunidad para que la comunidad universitaria y el público barranquillero y regional profundice en su conocimiento del Gran Caribe y se familiarice con sus literaturas”, concluyó la docente. 

La Universidad del Norte, desde su Biblioteca Karl C. Parrish Jr., continúa trabajando para consolidarse como un repositorio del archivo histórico de Barranquilla y el Caribe colombiano. Por eso, cuenta con una colección importante de documentos y archivos que han sido donados a través del tiempo y seguirán siendo una pieza clave para la publicación de libros e investigaciones sobre nuestra historia.

 

Por María Fernanda Salgado

 

Alberto Abello y su colección en la Biblioteca Karl C. Parrish Jr.

Alberto Abello, Mercedes Ortega, Adriana Rosas y Orlando Araujo

img

Ejemplares donados

img

Ejemplares donados

img

Ejemplares donados

img

Alberto Abello en Uninorte

img

Ejemplares donados

img

Ejemplares donados

img

Ejemplares donados

img

Ejemplares donados

img

Vigilada Mineducación

Km.5 Vía Puerto Colombia - Tel. (57) (5) 3509509 - Área Metropolitana de Barranquilla, Colombia © Universidad del Norte