Blogs Blogs

Atrás

Las iniciativas que resaltan ciudad de un ‘Diseñador social y comunicador gráfico’

 

Le tocó la época del helado de tronquito en el Suri, el Frozomalt, el Vivero de la 77, el carnaval en la Murillo, la 43 y la 46, lo que considera fue de gran influencia en su proyecto cultural.

 

Johnny Andrés Insignares Cadena es el creador y director de Todomono, iniciativa que surge en el 2006 y que a través de los 13 años de su existencia imprime el estilo Caribe, alegre y tropical que caracteriza a Barranquilla a través de accesorios, ropa y muebles.  Este egresado del programa de Comunicación Social y Periodismo (2006), con Especialización en Gerencia y Administración Cultural de la Universidad del Atlántico, actualmente cursa la Maestría en Desarrollo y Cultura en la Universidad Tecnológica de Bolívar.

 

Su despertar por el interés hacia la cultura e historia de la ciudad surge en el año de 1998, cuando estando en noveno grado en una clase de español del Colegio San José, lee el libro de Alfredo de la Espriella “Barranquilla, de cabo a rabo”, allí nace su inclinación en trabajar en la parte cultural de su ciudad natal.

 

“Inicio diseñando una primera colección alrededor de lo tradicional y cotidiano de Barranquilla y esa memoria que uno tiene de los buses que agarra para ir a la Universidad, los juegos de la infancia y los dichos que se utilizan en la región”, señala Insignares, quien reconoce en ellos su inspiración para sentarse a diseñar y hacer camisetas.

 

Todomono siempre ha sido un proyecto de comunicación en el que utilizan el diseño para comunicar ciudad. Los pilares que le brindó la carrera en su paso por Uninorte permitieron que surgiera este proyecto. “En aquella época, en la carrera de comunicación social se daban materias como diseño gráfico, animación y afines, que siempre me han gustado”, señaló Insignares.

 

Son muchas las anécdotas que recuerda de su alma mater, una de ellas son las largas horas de edición de material audiovisual en la media torta de la biblioteca o la época del disquete, cuando lo peor que podía pasarle era que durante una exposición, los archivos no abrieran. “Me parece interesante que la universidad se reinventa. Vas al campus y es otra cosa, pero igual llegas a la media torta o a la biblioteca y recuerdas esos pasillos de Uninorte a principios de los 2000

 

Iniciativas que rescatan la memoria cultural de la ciudad

 

En 2016 nace el festival ‘No conocí El Palma’, iniciativa con la que buscan visibilizar la historia y el patrimonio arquitectónico de la ciudad a través de experiencias que llamen la atención de los barranquilleros, especialmente de los jóvenes. Este evento toma lugar en diferentes escenarios icónicos e inexplorados de la ciudad como el mercado, las iglesias, las casas del barrio ‘El Prado’, entre otros y se realiza en septiembre en el marco del mes nacional del patrimonio, celebración que lidera el Ministerio de Cultura, y que a través de la Gobernación del Atlántico, promueven y dan a conocer la diversidad cultural barranquillera, su conservación e historia.

 

“Creo que ha sido un logro con el tema del colectivo Todomono en cómo influye en la sociedad. Vemos que hemos logrado en 13 años resaltar la identidad y apasionar por los valores del ser barranquillero y del ser caribe. Hay muchas marcas que se han inspirado en Todomono y que quieren lograr que la gente se conecte con la ciudad y escucharla de muchas maneras. Son tantos proyectos que hemos realizado que han hecho que la sociedad barranquillera cada vez más valore lo local y conserve el patrimonio material e inmaterial que nos enriquece”, señaló.

 

En abril de ese mismo año, Johnny Insignares y Fernando Vengoechea, del colectivo Todomono, abrieron las puertas de ‘La Popular’, una tienda bar, cuya inspiración son las tiendas de esquina de barrio de la ciudad y que cuenta con una decoración que muestra el arte popular con dichos, iconografías, personajes y música que crean un ambiente de ‘descomplique’.  Con ‘La Popular’, este colectivo le habla a la ciudad a través de una experiencia gráfica, resaltando una vez más, la cotidianidad barranquillera.

 

“Ser egresado Uninorte, es ser egresado de una de las mejores universidades de Colombia y el Caribe. Una Universidad que se reinventa y que ofrece a las nuevas generaciones nuevas oportunidades y nuevos espacios. Todavía me encuentro vinculado a Uninorte, pues apoyan mucho desde Mapuka y la Escuela de Arquitectura, al festival 'No conocí El Palma'”, finalizó. 

 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.