Temporada de 'apareamiento verde': ¿cómo se comportan nuestras iguanas?
Publicado en: 2022-02-03

Es casi imposible no ver a una iguana paseando por el campus Uninorte. Están tan integradas en nuestra cultura universitaria, que son parte de nuestra simbología. Tanto, que existen proyectos y grupos estudiantiles que nacieron por el deseo de cuidar y preservar estas y otras especies que habitan en nuestro campus. Y justamente, estamos en su temporada de apareamiento, por lo que notaremos comportamientos no tan habituales que pueden llegar a impactar a los seres humanos. 

Estos animales diurnos buscan poner los huevos antes de que empiece la temporada de lluvias, para cuando lleguen los bebés tengan mucho alimento, debido al crecimiento de la vegetación.

"Cuando la iguana ha puesto sus huevos, ellas se aleja para dejar el alimento a sus crias y no competir con ellas. Por lo que no los cuídan. Además el mayor depredador de las iguanas, además del ser humano, son los gatos. Por eso, en Uninorte no se ven casi crias de iguana, sin embargo sí un cambio en sus comportamientos, rutinas y relacionamiento", explica el biólogo Juan Salvador Mendoza, candidato a maestría en Ciencias Naturales e integrante del grupo de investigación en Química y Biologías de la Universidad del Norte.

Por ejemplo, las iguanas hembras, antes de este proceso, empiezan semanas de ayuno hasta terminar el período. Sin embargo, beben mucha agua para hidratarse, por lo que siempre deberás dejarla a su disposición. También sufren de somnolencia. En ocasiones, algunos miembros de nuestra comunidad se asustan al creer que están muertas, pero solo están recuperándose.

Los machos, por otra parte, son más agresivos y territoriales durante este tiempo de reproducción. Los caporos (iguanas macho) se pelean con más frecuencia, ya sea por hembras o territorio. Se muerden entre ellos, se agarran de los cuellos, y muchas veces hay sangre, pero es un ritual intrínseco en ellos. Estos comportamientos hacen parte de sus dinámicas biológicas y por más que lleguen a impactarnos debemos respetarlas por dos razones: primero, los machos determinan sus vecindarios, y segundo, es parte de su instinto y lo mejor es no reprimirlo. 

“El único momento en que apoyé una intervención fue en la vía que separa al Bloque K del I, donde hubo una pelea entre caporos y la universidad tuvo que intervenir, porque estaban poniendo su vida en riesgo. Los separamos y quitamos de la calle para que no fueran atropellados, pero fuera de eso, lo mejor que uno puede hacer es dejar que establezcan su jerarquía entre ellas”, expresó la profesora Paige Poole, docente de tiempo completo del Dpto. de Lenguas Extranjeras, quien desde 2014 ha trabajado con Ecocampus en campañas de concientización acerca de las iguanas.  

La iguana es un elemento esencial en el ecosistema y Uninorte siempre ha buscado conservar y cuidar de ella. Ecocampus, junto a profesores, grupos estudiantiles y alumnos que también están interesados en concientizar sobre la protección de la especie, han realizado campañas como Antes de arrancar a las iguanas procura buscar, que pretendían sensibilizar a los conductores en el campus;  Buscando la Voz, concurso de escritura creativa en temas relacionados con el medio ambiente; charlas con expertos, que enseñan sobre la protección y primeros auxilios de este animal; entre otras. 

“Si una iguana está herida, lo que nos sugiere la CRA (Corporación Autónoma Regional del Atlántico) es dejarla reposar, asegurarnos de que tenga mucha agua y estar pendientes. Sin embargo, ellas son animales muy resistentes. A veces lo que nosotros vemos feo, quizás, para ellas no es tan grave”, añade Poole. Sin embargo, si una iguana está muy herida se sugiere informar a Ecocampus para poder remitirla a un veterinario y ser atendida.

Recordemos que las iguanas ven la universidad como un santuario, porque afuera están expuestas a persecuciones, maltratos con piedras y al hurto de sus huevos. Entonces, para ellas, la universidad es un sitio donde nadie puede maltratarlas y por eso es tan importante cuidarlas. 

Green Generation ha trabajado de manera histórica para educar tanto a los miembros del grupo estudiantil como a la comunidad uninorteña en general sobre temas ambientales, entre los que incluyen la fauna presente en el campus. "Las iguanas son un actor relevante en nuestro entorno, por lo que semestre a semestre realizamos campañas de concientización sobre su comportamiento y conservación en la universidad. Nos hemos enfocado en los atropellos de iguanas en el campus y la distribución ilegal de sus huevos, así como su posición como animal exótico y endémico”, manifestó Sharon Andrea Varelo Martínez, estudiante del programa Lenguas Modernas y Cultura, y presidenta del grupo estudiantil, Green Generation.

 

Por: Lucía Gabrielle González

       Más noticias