Visor de contenido web Visor de contenido web

Investigador Senior Colciencias CvLAC

Póngase en contacto conmigo

Si desea que establezcamos comunicación, por favor escriba su nombre, correo electrónico y comentario y en breve le escribiré a su correo

Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Este campo es obligatorio.
Texto a identificar Refrescar CAPTCHA Refrescar CAPTCHA

Blogs Blogs

Entradas con etiqueta prevention .

La ineficiencia del Estado para prevenir el Zika

Definitivamente en nuestro contexto eso de los derechos es puro cuento y no hace parte de las interpretaciones que le damos a nuestra realidad. Por eso nos parece común y natural padecer bien el dolor de rodillas consecuencia del Chikungunya o ese brote en el cuerpo como síntoma del Zika. Con seguridad, usted que lee esta columna o algún vecino o vecina suya se lo achaque a la mala suerte, o lo vea con la resignación de que eso nos va a tocar a todos en algún momento, o simplemente porque Dios lo quiso así.

Todos sabemos que el mosquito Aedes Aegypti funciona como una aguja hipodérmica que nos va a infectar con el virus que esté de moda. Sin embargo, las acciones que se desarrollan desde el Estado para su control son tan precarias que generalmente terminan culpando casi que de manera exclusiva a la población por no controlar los criaderos.

No se trata de quitar la responsabilidad individual, pues todos tenemos que asumir las propias acciones para controlar la enfermedad, pero bien se sabe que existe una vasta experiencia a nivel mundial en estrategias de comunicación con participación comunitaria para el control de la reproducción del mosquito. De hecho, en Barranquilla la Universidad del Norte y la Secretaría Distrital de Salud con el apoyo de Colciencias, desarrollaron hace unos años una experiencia pionera a nivel nacional en la utilización de la metodología COMBI para el control de mosquito, la cual posteriormente se ha implementado en varios países de América Latina.

Sin embargo, la lógica de las instituciones estatales hace que no se de continuidad a los proyectos de otras administraciones, que se rote el personal y se pierda la capacitación, pero lo más grave es que evadan la responsabilidad que tienen como Estado de entender que el control del mosquito no debería ser una opción, sino una obligación para garantizar el derecho a la salud de toda la población. Y cuando me refiero al derecho a la salud hablo de que las personas no padezcan como si fuera algo natural, dolencias de enfermedades de las que no tendrían por qué enfermarse ni tampoco morirse.

Es triste escuchar las cuñas de las entidades de salud hablándonos de lo inocuo de la enfermedades o invitándonos a asumir con paciencia los síntoma del Chikungunya, e inclusive proponiéndonos el restringir un derecho como lo es el de decidir en qué momento se tiene un hijo, cuando bien podrían haber asumido una posición más activa y sostenible que llevara a una cultura de control del mosquito y al manejo adecuado de los procesos de atención en caso de presentarse la enfermedad.

Ahora bien, por parte de los medios ocurre una situación similar. En octubre del año pasado, cuando apenas se comenzaba a hablar del Zicka, fui invitado por la EPS AMBUQ a una jornada con profesionales de la salud de las IPS a través de las cuales presta sus servicios, para trabajar el tema de vigilancia, notificación de casos y reporte de los virus Chikungunya, Zika y Mayaro. El doctor Wilmer Villamil, PhD en infectología, medicina tropical y epdiemiología clínica, tallerista invitado, consideró ese evento como histórico porque pocas veces en el país y de manera específica en la Costa Atlántica las EPS se preparan y preparan a su personal de manera anticipada, para atender este tipo de situaciones.

Emocionado con la idea de afirmar un país con este tipo de previsiones y preocupado porque el Dr. Villamil ya advertía las posibles relaciones del Zika con casos de Guillain Barré y malformaciones congénitas, contacté a periodistas de varios medios locales, y les envié el registro con los materiales de la conferencia, buscando que se resaltara el evento y se pusiera el tema en la agenda. Lo que encontré fue desinterés e inclusive argumentos mesquinos como asumir que el destacar una acción de una EPS es considerado un publireportaje.

Al final todos terminamos sacando el cuerpo a la responsabilidad que tenemos frente a este asunto. Mientras hoy aparecen titulares sobre la cantidad de personas con el virus cuando ya poco se puede hacer para prevenir el hecho, en su momento, el único eco encontrado es este

Publicado el día 25 de enero en Las2Orillas