Atrás

La Fundavé de las sonrisas

El sentimiento más grande de una persona con cualquier tipo de discapacidad, es sentir autonomía. Ese es uno de los propósitos de Fundavé en Barranquilla, Atlántico, una fundación que trabaja para la inclusión de mujeres, hombres y niños con sordeceguera, baja visón, ceguera y discapacidad múltiple. 

A finales de 2015 se realizó un taller de maquillaje dirigido por el profesional maquillador, Wilmer Monroy de 29 años, que se unió a la misión de hacer sentir a mujeres ciegas o con baja visión, bellas no para los demás sino para ellas mismas, este último fue uno de los aspectos que más se resaltó durante la jornada.

Se dio inicio al taller con María del Rosario, en la actualidad la única representante por Colombia de la Sociedad Nacional de mujeres Ciegas. Para luego seguir con el tallerista Monroy que comenzó explicando la importancia de conocer el rostro (ovalado, redonde, cuadrado y triangular). De inmediato, todas empezaron a tocar sus rostros y una vez lo identificaron, muchas alzaron el brazo a decir sus respuestas, fue ahí cuando el entusiasmo inició. 

La curiosidad y la actividad de las mujeres se mantuvieron presente de principio a fin, es interesante ver como un acto que las personas sin ningún tipo de discapacidad, ven como normal y cotidiano, para estas mujeres es la oportunidad de sentirses que pueden hacer parte de la comunidad y valerses por si mismas.

Al terminar el taller de maquillaje, las mujeres asistentes al evento, no pudieron ocultar la dicha, por lo que les agradecieron a Monroy por haber sacado de su tiempo y tenido paciencia para enseñarles. Finalmente, se dio paso a un momento donde las mujeres pudieron expresar en una palabra cómo fue la experiencia, lo resumieron en: didáctica, excelente, enriquecedora, igualitaria, divertida, espectacular, educativa, entre otras. E inclusive, el deseo de una de ellas fue, que se volviera a repetir.

Otro de los temas que se trató, fue el de equidad de género, de esa sororidad que debe empezar a nacer en las mujeres, pues se escucharon comentarios como: "El peor enemigo de una mujer es la mujer" o "el machismo se escribe con 'M' de mamá" y "uno es lo que uno refleja". Se llegó a la conclusión que era hora de acabar esos imaginarios.

Amas de casa, estudiantes, trabajadoras más que personas ciegas o de baja visión, son mujeres con deseo de sentirse autónomas  y Fundavé es un puente para ello.

Anterior
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.